Despliega el menú
Economía

EMPLEO

El comité de Pikolin, proclive a negociar el ERE de suspensión si la empresa se lo presenta

Los representantes de los trabajadores harán hoy asambleas para tranquilizar a la plantilla y decirle que no permitirán ningún despido.

 El comité de Pikolin está dispuesto a escuchar, discutir y negociar las condiciones de un expediente de suspensión de empleo siempre y cuando la empresa lo presente. Esta es la respuesta que los representantes de los trabajadores dieron ayer al planteamiento que les hizo la dirección el lunes de que se vería obligada a rescindir entre 96 y 143 contratos si toda la plantilla no compartía el problema de disminución de carga de trabajo que se ha dado por la caída de las ventas desde que empezó la crisis.

Junto al problema, la dirección les ofreció una posible solución: un ERE de suspensión de entre 20 y 40 días para toda la plantilla sin complementar.

«No estamos dispuestos a aceptar ninguna merma en nuestros puestos de trabajo. No obstante, estamos dispuestos a escuchar y negociar las condiciones de un ERE de suspensión, que son muchas más que las económicas», aseguró Juan Pérez, presidente del comité, de OSTA, que explicó que «ha de ser la empresa la que dé el paso de concretar y presentarnos el ERE de suspensión para que podamos hablar». Asimismo, en la reunión a la que ha sido llamado el viernes, el comité solicitará a la dirección que presente un plan de bajas voluntarias incentivadas por si algunos de los empleados quisieran acogerse.

Se trata, según el responsable del comité, de evitar por todos los medios que se produzcan despidos y si, a consecuencia de la crisis, hay menos trabajo, conseguir que se reparta entre todos. Precisamente, para transmitir un mensaje de tranquilidad y serenidad a la plantilla, el comité ha convocado hoy asambleas para informar a los trabajadores de cómo está la situación de la empresa. «El comité no va a permitir que haya ningún despido. Le vamos a decir hoy a la plantilla que esté tranquila, que estamos dispuestos a hablar y negociar», reiteró Ángel Tello, delegado sindical de Comisiones Obreras en Pikolin. En su opinión, lo que pretende la empresa es acordar el expediente de suspensión antes de presentarlo ante la autoridad laboral para que vaya ya con pacto y así se agilicen los trámites.

Desde la dirección de Pikolin, no adelantaron si el viernes concretarán los detalles del ERE suspensivo que han propuesto al comité: «Veremos qué pasa ese día, cuando nos reunamos y hablemos con los sindicatos». Sin embargo, se mantuvieron firmes en la solución ofrecida de ir a un ERE suspensivo de entre 20 y 40 días sin complementar para evitar así el recorte de plantilla.

Preocupación entre la plantilla

De hecho, la noticia de que Pikolin podría verse en la necesidad de rescindir entre 96 y 143 contratos de no llegar a un acuerdo para repartir la menor carga de trabajo provocó ayer mucha preocupación entre los empleados. «Han creado bastante alarma. Por eso, hoy trataremos en las asambleas de tranquilizar a la plantilla y decirle que no vamos a permitir ningún ERE de extinción».

La dirección de Pikolin reconoció el lunes que le saldría mucho más barato externalizar el nuevo almacén, que previsiblemente estará funcionando en Plaza en abril, pero que estarían dispuestos a no externalizarlo si el comité admite que el ERE de suspensión que necesita aplicar no sea complementado por la empresa. Pikolin insiste en que tiene un excedente de personal de entre 96 y 143, debido a la caída de las ventas, la mejora de la productividad y las nuevas inversiones, pero que estarían dispuestos a aguantar y esperar a que la situación mejore «si la plantilla acepta compartir el esfuerzo», con un expediente de suspensión temporal para todos.

Etiquetas