Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CONSUMO

Bruselas quiere 'pollos al cloro' en el mercado europeo

La Comisión europea es partidaria de permitir la comercialización en Europa de pollos desinfectados con cloro. se trata de un tema extraordinariamente controvertido, que contradice las posiciones tradicionales europeas en esta materia.

La alimentación industrial produce situaciones de riesgo en la materia prima, potencialmente perjudiciales para el ser humano. Los pollos hacinados en naves insalubres, engordados con antibióticos en pocos días y sacrificados casi sin dilación, en el momento de adquirir el calibre definido por las cadenas de logística y comercialización, pueden transmitir salmonella o el campylobacter, una bacteria responsable de la mayor parte de los envenenamientos alimentarios.

En Europa, este género de problemas son afrontados con normas fitosanitarias muy estrictas en el proceso de cría, desarrollo, sacrificio y comercialización de las aves. No siempre fue así: a comienzos de los años 90, un informe del Buró Europeo de Asociaciones de Consumidores (BEUC) daba cuenta de que en 14 países europeos, entre los que se citaba a España, una cuarta parte de las muestras de pollo contenían bacterias de la salmonella y tres de diez campylobacter. La situación ha cambiado radicalmente, fruto de actuaciones que tienen como base una normativa comunitaria que data de 2004.

Estados Unidos no sigue las prácticas europeas, que son caras. Ha optado por desinfectar los pollos al final de la cadena, con un tratamiento antimicrobiano, generalmente a base de cloro.

La comercialización de pollos tratados de esa forma en Europa está prohibida, pero el responsable de Comercio, Peter Mandelson, ha llegado a un acuerdo con las autoridades norteamericanas para abrirles las puertas de la UE. Y la Comisión europea convalidó ayer el planteamiento de su comisario.

Lo ha hecho contra criterio de una mayoría de socios de la UE, que le expresaron su oposición a la iniciativa durante el último Consejo agrícola, y contra criterio de los productores y consumidores europeos, que acaban de hacer público un informe en el que se demuestra que las infecciones de origen microbiológico en los pollos no disminuyen significativamente con los tratamientos al cloro.

El asunto pasa ahora a un comité especializado. Tiene pocas posibilidades de prosperar.

Etiquetas