Economía
Suscríbete por 1€

El fraude aflorado el pasado año por Inspección de Trabajo suma 36,5 millones en la Comunidad

Este organismo autónomo regularizó a 2.711 trabajadores que estaban sin declarar y se transformó en indefinidos un total de 6.744 contratos en Aragón

Un repartidor de Glovo.
Un repartidor de Glovo.
S. E.

Un año intenso, con un 23% más de expedientes tramitados, es el que ha cerrado la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) en Aragón. El fraude laboral aflorado ha supuesto un importe de 17, 7 millones en sanciones a las empresas más 18,6 millones en liquidaciones a la Seguridad Social, lo que suma 36,5 millones frente a los 30 millones de 2021, según el balance aportado por Román García Oliver, director territorial de este organismo, que detectó un total de 1.322 falsos autónomos, 1.291 de ellos de la plataforma de reparto Glovo el pasado año. «Está pendiente de cerrar la actuación contra Uber Eats donde tenemos detectados 1.800 trabajadores pero queda acabar de tomarles declaración».

Ayer mismo, recordó el director territorial de la ITSS en Aragón, se conocía una nueva multa de 56,7 millones impuesta a Glovo por parte de la Inspección de Trabajo en Madrid por no haber dado de alta a 7.022 trabajadores y tener a otros tantos inmigrantes sin permiso de trabajo. «Se olvida que una de las primeras actuaciones contra Glovo tuvo lugar en Zaragoza. Antes de que saliera la denominada ‘ley rider’ se les impuso una multa de 9 millones (3 en sanciones y 6 en liquidación a la Seguridad Social», comentó García Oliver.

El problema, añadió, es que «la compañía sigue sin cambiar de modelo y sin regularizar a los trabajadores». Lo que habría que ver, añadió, es qué se hace:«¿Qué pasa con compañías como esta que no acatan las sanciones. Si agotada la vía administrativa se puede acudir al código penal por un posible delito de explotación de trabajadores?» planteó.

Más allá del problema que suponen los falsos autónomos, Román García Oliver explicó que el 60% de su trabajo es planificado, es decir, lo buscan los inspectores con visitas a las empresas que sumaron 9.842 (incluidas un millar en festivos y por la noche) el año pasado, mientras que un 14% les llega a través de denuncias, con un total de 2.790 en 2022. En cuanto a las infracciones, de los importes más cuantiosos son las que tienen que ver con el empleo y la Seguridad Social, es decir, no cotizar lo que se debe, que ascendió a 9,2 millones; así como por tener en situación irregular a trabajadores extranjeros lo que supuso sanciones de 2,4 millones. Mientras que a empresas infractoras en materia laboral se les requirió también al pago de 3,9 millones en 2022. 

«Lo que más se sanciona», destacó García Oliver son los incumplimientos por tiempo de trabajo, en materia de salarios y por tipo de contrato». Por supuesto también se vigilan los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, lo que sumó 465 expedientes en 2022.

Así, entre otras actuaciones, destacó también la transformación en indefinidos de un total de 6.744 temporales en el año de entrada en vigor de la reforma laboral y la regulación de 2.711 trabajadores no declarados. Asimismo, el director territorial de la ITSS puso en valor un trabajo de equipo que ha permitido conseguir 1.931.989 euros en salarios recuperados durante el pasado año. 

Sobre la polémica que existe sobre la forma de computar a los fijos discontinuos, García Oliver solo se pronunció en el sentido de que «la ley tendría que ser más clara porque sin dar garantías de ocupación este tipo de contrato podría convertirse en contrato a llamada» y para sectores como la hostelería o el campo, la norma necesitaría ser mucho más precisa, abundó.

Por otra parte, el director territorial de la ITSS en Aragón reconoció el déficit de medios que arrastran desde hace años para poder trabajar en las 70 líneas de actuación que tiene abiertas y poder sacar los 19.544 expedientes del pasado año. «Necesitamos más recursos y capacidades. En 2015 se crea el organismo estatal de Inspección de Trabajo y Seguridad Social como organismo autónomo pero no se nos dota de los efectivos ni la estructura organizativa necesaria. En julio de 2021, Administración y sindicatos llegaron a un acuerdo para hacerlo posible, pero no se ha cumplido». De ahí, explicó, las protestas y paros para exigir que se refuerce este organismo. El lunes hubo una concentración frente al edificio Trovador en Zaragoza y está convocada huelga hoy. 

Una plantilla que debería ser de 144, pero con 18 vacantes sin cubrir

Aún siendo pocas 144 personas para llevar la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en Aragón, solo 126 puestos están ocupados mientras que 18 siguen sin cubrir. Hay 4 inspectores en Teruel, 7 en Huesca y 18 en Zaragoza donde hay dos vacantes sin cubrir, es decir hay 29 en lugar de 31. En lo que son subinspectores hay 6 en Teruel, 8 en Hueca y 27 en Zaragoza, pero quedan otros dos puestos (uno en Huesca y otro en Zaragoza) sin cubrir, es decir 41 frente a 43. Y en cuanto a personal de estructura existen 7 en Teruel, 10 en Huesca, 32 en Zaragoza y 1 en la dirección territorial, lo que hace un total de 50 pero faltan 14 por cubrir. Junto con la falta de personal, no hay estructura. No hay una relación de puestos de trabajo y los salarios aunque con más competencias, no han cambiado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión