Economía
Suscríbete por 1€

automoción

Opel retoma la producción en Figueruelas a la espera del anuncio de nuevos modelos

Las adjudicaciones de otros vehículos eléctricos y las elecciones sindicales, claves en el futuro de la fábrica zaragozana.

Nave de prensas de la planta de Opel España, del grupo Stellantis, en Figueruelas.
Nave de prensas de la planta de Opel España, del grupo Stellantis, en Figueruelas.
José Miguel Marco

La fábrica de Opel España en Figueruelas, del grupo Stellantis, retomará en el turno de noche que entra hoy la actividad productiva después de las vacaciones estivales. Lo hará en las naves de carrocerías y pintura mientras que será mañana cuando se inicie el ensamblaje completo de los tres vehículos que salen de sus cadenas de montaje, el Opel Corsa, el Opel Crossland y el Citroën C3 Aircross.

Los cerca de 5.500 trabajadores de la factoría estarán ya en sus puestos desde mañana después de que en estas tres semanas que ha estado parada se hayan realizado pequeñas actualizaciones en las naves de prensas, carrocería, pintura, montaje y acabado final y en el taller de baterías. Durante la parada también se han hecho trabajos de mantenimiento en diferentes edificios, se ha revisado el sistema antiincendios, y las rutas de los vehículos autogestionados (AGV), se han hecho labores de limpieza y desinfección del circuito de agua potable, se han puesto a punto las torres de refrigeración y se ha revisado la estación de control de gas natural, entre otras mejoras.

La fabricación en Figueruelas se reanudará ahora con normalidad, después de que en los últimos meses no hubiese sido necesario parar por falta de componentes como había ocurrido con anterioridad, y existe cierta expectación ante el próximo anuncio oficial de los nuevos vehículos que se adjudicarán a la factoría para su producción desde 2023.

Stellantis anunció en mayo pasado la llegada a su fábrica zaragozana de los modelos eléctricos que podrían sustituir en las cadenas de producción a los SUV o todocaminos que se ensamblan en la línea 1, el Crossland y el C3 Aircross, cuya vida útil está prevista hasta finales de 2023 en el primer caso y hasta primeros de 2024 en el segundo. Entonces se ensamblarían en Figueruelas las versiones eléctricas del Peugeot 208 y el Lancia Ypsilon, según ha publicado la prensa especializada pero no ha confirmado la compañía. El actual Corsa que se produce en la planta, la sexta generación del modelo que por primera vez tiene tanto una versión térmica como eléctrica, tendrá vigencia hasta 2026.

«Las expectativas a corto plazo en la fábrica no son malas, la producción se debe reanudar sin problemas, pero lo que preocupa es lo que pueda pasar a medio plazo, con las nuevas adjudicaciones y lo que ocurra después de 2026», indicó a este diario José Juan Arcéiz, secretario general de FICA UGT. Este sindicalista, expresidente del comité de empresa de la factoría, considera fundamental que la carga de trabajo existente permita mantener los puestos de trabajo. Si solo se producen coches eléctricos, señaló, el volumen de vehículos que se ensamblan puede reducirse, lo que repercutiría en el empleo.

En el futuro de la fábrica también será importante lo que ocurra en las elecciones sindicales previstas para finales de octubre o primeros de noviembre. Arcéiz confía en que se mantenga la mayoría negociadora que salga de las urnas y que UGT –que tiene unos 2.500 afiliados en la planta– siga siendo la central mayoritaria. El año que viene habrá que negociar un nuevo convenio, reseñó el dirigente sindical, que quiso recordar que el Corsa actual se está ensamblando en Figueruelas como consecuencia del convenio anterior, que es «el que nos ha llevado hasta aquí».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión