Economía
Suscríbete por 1€

Economía

Franquicias, un refugio ante las crisis

Hay 54 en Aragón y 24 de ellas han surgido del Plan de Franquicias del IAF, que alcanza su décima edición. Facturan un total de 971 millones, una cifra superior a la de 2019, antes de la pandemia, y generan 9.236 empleos.

Participantes en la Jornada de Franquicias 2022 que se celebró el pasado lunes en el Patio de la Infanta de Ibercaja y que clausuró el vicepresidente aragonés, Arturo Aliaga.
Participantes en la Jornada de Franquicias 2022 que se celebró el pasado lunes en el Patio de la Infanta de Ibercaja y que clausuró el vicepresidente aragonés, Arturo Aliaga.
DGA

Compartir riesgos a la hora de crecer y estar bajo el paraguas de una marca reconocida son dos de las principales ventajas de la franquicia, un modelo de negocio que "está creciendo sobre las ventas de 2019" y recuperando el vigor de antes de la pandemia, según reconoció Javier Floristán, presidente de la Asociación de Franquicias de Aragón (AFA), con 21 miembros, al intervenir en la Jornada de Franquicias 2022 celebrada el pasado lunes en el Patio de la Infanta de Ibercaja. "A algunos sectores como la hostelería y los servicios les está costando más, pero otros como el alimentario o el inmobiliario han salido reforzados tras la crisis sanitaria", manifestó.

"La restauración organizada, que representaba un 28% en España, ha crecido hasta el 31,4%. Estamos todavía lejos del peso del 67% que tiene el Reino Unido, pero sí se ha incrementado", explica el CEO de ‘La Mafia se sienta a la mesa. "Los bares pequeños, los establecimientos de ocio nocturno sí han sufrido cierres. Se calcula que de 300.000 establecimientos en España, 50.000 han cerrado, pero las franquicias han superado mejor la pandemia. No han abierto más locales, pero han resultado menos perjudicadas", dice.

En Aragón existen 54 franquicias con 3.500 locales que facturan un total de 971 millones y generan 9.236 empleos, de acuerdo a los datos aportados por Alejandro Gómez, responsable de Franquicias del IAF, que aprovechó la jornada del lunes para presentar la X edición del Plan de Franquicias del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), que busca impulsar nuevas franquicias y expandir y consolidar las existentes. Un programa del que han salido cerca de la mitad de los negocios que funcionan en Aragón bajo este modelo.

"Es muy oportuno para el momento que vivimos, con tantas incertidumbres, en el que ir de la mano de un franquiciador puede ser la alternativa si se quiere emprender", señaló Pedro Ibarra, director del Centro de Negocios de Ibercaja, al presentar la jornada sobre franquicias, en la que hubo una mesa redonda conducida por Pilar Molinero, directora general del IAF, en la que participaron Floristán, de AFA; Silvia Plaza, presidenta de AJE Zaragoza, y José Antonio Pueyo, presidente de honor de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (ECOS)

"Zaragoza es un banco de pruebas para muchos negocios. Lo que nos falta es dar el salto al mercado nacional. La franquicia es una buena fórmula para crecer y poder expandirse al reducir la costosa inversión inicial para el franquiciado y ayudarle bastante en todo lo que es marketing. Aunque pague un ‘royalty’ del 5%, el franquiciador le ofrece mucho más porque no ha de pasar por ese camino de bombas que es emprender y la prueba éxito o error ya la ha realizado la central", destacó Floristán. "La colaboración es un valor incalculable en estos momentos", apuntó Silvia Plaza, desde AJE. "El sector de servicios y comercios es el idóneo para los franquiciadores". dijo Pueyo, que elogió un sistema que permite "aquilatar riesgos" y que puedan consolidarse enseñas tan conocidas como Panishop o Grupo Flamenco. "Hay buenos empresarios y marcas muy potentes. Pero podemos crecer más", destacó Floristán, que apostó por explorar más la vertiente tecnológica en las nuevas ideas de emprendimiento ya que el grueso de las franquicias en España está en el sector de la moda en un 18%, el del retail en un 16% y el de la estética en un 12%.

"Estando en las franquicias se pueden generar economías de escala. Cada vez en las ciudades hay menos diferencias en la oferta comercial. Estaría bien que las nuevas franquicias que saliesen de Aragón aportasen esa diferenciación tan necesaria", planteó Pueyo. "Construir equipos fuertes con sentido de pertenencia a un proyecto es la clave" para Silvia Plaza, al frente de AJE Zaragoza.

En la jornada se presentaron también casos de éxito, como el de José Rébola, director comercial de Panishop, que explicó cómo nació la franquicia que dirige junto a sus hermanos a partir del negocio familiar fundado hace 120 años por su bisabuelo, panadero en 1902. "Cuando hace 30 años cogimos el testigo vimos que no bastaba con hacer buen pan y venderlo sino que para ser franquiciadores", dijo, "había que crear una marca, diseñar un plan de amortización y un contrato justo además de una escuela de formación y un departamento de I+D para investigar nuevos productos", apuntó. Pero por encima de todo, incidió, "muchas ganas de trabajar".

La pasión por el proyecto es fundamental, reconoció Ani Pocino, CEO de AP Social Media, una franquicia que gestiona redes sociales para empresas.

"Mi padre tenía una autoescuela tradicional. Cuando yo me incorporé a los 27 años quise darle un cambio radical centrándome en la parte tecnológica para dar una formación atractiva a los jóvenes", explicó Joaquín Grau, CEO de Autius, que creó en 2017 esta franquicia y va a abrir ya su décima autoescuela.

"El sistema de la franquicia es como poner en forma tu empresa", indicó Pablo Sanagustín, responsable de Nodriza Tech, firma especializada en crear nuevas empresas tecnológicas de futuro. "Hay que arriesgarse. Si os tiene que parar alguien que os pare el mercado y no vuestras inseguridades", exhortó a los presentes. "El enemigo de emprender es el miedo. Implica muchos riesgos y en mi caso estar tres años sin un solo domingo libre", recordó José Manuel Fernández, socio fundador y CEO de Clínicas Dorsia.

El acto de presentación del X Plan de Franquicias, en el que ya han participado 167 empresas, lo cerró el vicepresidente Arturo Aliaga, que puso en valor "el arduo camino que han hecho las franquicias aragonesas basado en la responsabilidad, la sostenibilidad y la competitividad".

"Vimos que había un nicho de mercado sin cubrir en el sector de la estética"

Javier Cabello, en el centro de estética de Paseo las Damas.
Javier Cabello, en el centro de estética de Paseo las Damas.
Guillermo Mestre

Si algo ha aprendido Javier Cabello desde que se inició en el mundo de la franquicia a finales de los noventa, con la marca ‘Vestirclub’, es a "gestionar equipos, rodearse de gente válida" y saber ver las oportunidades de negocio. "Fui el segundo presidente que tuvo AFA (Asociación de Franquiciadores de Aragón), pero en 2005 dejé la presidencia y el negocio familiar". En la actualidad dirige una consultoría y le toca asesorar a muchas empresas, pero en 2017 decidió poner en marcha su nueva franquicia en Zaragoza.

"Vimos que había un nicho de mercado sin cubrir en el sector de la estética. Había peluquerías que la tocaban en parte o cadenas dedicadas al cuidado de las uñas, pero ningún centro especializado". señala. Así que diseñó el plan de negocio y se lanzó a abrir el primer centro en el Actur al que bautizó con el nombre de Ana, su mujer, y ‘manao’, que significa ‘bienestar’. La buena respuesta del público le llevó a abrir un segundo centro, esta vez en la calle Costa con una inversión cercana a 200.000 euros.

"Quisimos hacer la prueba de que nuestros centros aguantaban en uno de los mejores puntos de la ciudad y resultó" , dice. Luego con la llegada de la pandemia, aunque pensó que el negocio se había acabado, resultó lo contrario. "Hemos ido creciendo a dos dígitos. En 2021 inauguramos otro centro en Utebo y esta misma semana el cuarto en el Paseo de las Damas", señala. Los centros son propios y "la idea ahora es empezar a franquiciar y compartir los riesgos con el franquiciado", explica Cabello, al frente de un negocio que emplea a 32 trabajadores y que prevé tener 10 centros de estética en 2025.

"Las previsiones son crecer un 30% este año con quince aperturas más"

Javier Floristán, en La Mafia de Plaza Aragón
Javier Floristán, en La Mafia de Plaza Aragón
Oliver Duch

Javier Floristán, consejero delegado y fundador de La Mafia, un negocio que celebró el año pasado su veinte aniversario, prevé crecer un 30% en ventas este 2022 con quince nuevas aperturas de las distintas marcas -integradas en el Grupo Lmsslm- y llegar a los mil empleados con una media de quince por establecimiento.

"El ejercicio anterior facturamos 47 millones frente a los 30 de 2020. El segundo semestre fue muy bueno y este primer trimestre también", asegura. "La apertura en Chiclana (Cádiz) en 2021 funcionó bien, así que vamos a crecer en toda la zona de la costa de Cádiz, en Málaga y en Torremolinos (Alicante)". Para este año, adelanta, tiene previsto llevar la franquicia a Portugal, con dos nuevos restaurantes en Lisboa. "La semana pasada abrimos en Vic (Barcelona), la próxima en Orihuela (Alicante) y hasta el verano tenemos previstas aperturas en Logroño, Sevilla o Barcelona, y varias más hasta finales de año", comenta el presidente de AFA que quiere alcanzar la cifra de 75 u 80 establecimientos franquiciados en lo que queda de año. "En Aragón siempre hemos sido de franquiciar; de probar para ver si el concepto funciona y trasladarlo luego al conjunto de España", afirma, y el momento actual es propicio, reconoce por el crecimiento experimentado en la valoración de las marcas durante la pandemia.

Con la sede de la franquicia en pleno corazón de Zaragoza, en Plaza de Aragón, donde además del restaurante cuentan con un centro de formación, Floristán pone su empresa como ejemplo de que se puede seguir creciendo con un modelo de negocio que amortigua los riesgos.

"Aposté por la franquicia porque te permite crecer exponencialmente"

Rubén Benavente, con parte de su equipo.
Rubén Benavente, con parte de su equipo.
Francisco Jiménez

El creador de Ambinature, Rubén Benavente, ha apostado por el modelo de franquicia porque al ser fabricantes les permite crecer exponencialmente. "En España este sector no está muy profesionalizado", explica. Han empezado a franquiciar hace unos cuatro meses, pero la empresa la fundó hace siete años. "Se basa en la prestación de un servicio de marketing olfativo a todo tipo de negocios", indica. Para ello, explica, "no se necesita una gran inversión para el franquiciado ni necesita un local físico, con lo que los gastos fijos se minimizan y el retorno de lo invertido es rápido".

La idea de Ambinature, explica, nació al darse cuenta de que "las empresas cada vez dan más importancia a la imagen de marca, diseño de espacios, iluminación, etc., y necesitaban que un aroma agradable fuese parte de su enseña". Entonces pensó en Ambinature y que aportaría más calidad si controlaba todo el proceso desde el diseño y fabricación de los equipos a la creación de los aromas propios hasta el servicio al cliente final.

Con un equipo de 15 personas, comercializa ya sus productos en 20 países, señala Benavente, que este año tiene previsto lanzar al mercado cinco nuevos aparatos con tecnología propia.

El momento actual es bueno para la franquicia, de cuyas ventajas destaca "tener detrás una gran marca que te apoya; la formación continuada que ofrece, un software de gestión que evita gastos; el asesoramiento fiscal y jurídico; rapidez de crecimiento y bajo riesgo ya que el modelo de negocio está probado por el franquiciador".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión