Despliega el menú
Economía

economía

La planta de PSA en Figueruelas parará por tercer día por la falta de un componente

La escasez mundial de semiconductores obligará de nuevo este miércoles a dejar la cadena de montaje zaragozana sin producción.

La fábrica de PSA en Zaragoza se ha adaptado a nuevas exigencias de salud y seguridad laboral.
Imagen de archivo de la planta de PSA en Figueruelas.
Guillermo Mestre

La falta de un componente de los que llevan ensamblados del vehículos que salen de la planta zaragozana de PSA Opel en Figueruelas obligará de nuevo a parar la producción mañana miércoles, 24 de febrero. Será el tercer día consecutivo que el fabricante de automóviles tenga que detener sus cadenas de montaje por la escasez de semiconductores, unos microchips necesarios para varias piezas, de los que hay escasez mundial desde hace unos meses.

La dirección tiene informada a la plantilla a través de comunicados diarios en los que avisa sobre la situación de la actividad. En el enviado este martes a las 14.00 ha explicado a los representantes de los trabajadores sobre "la necesidad de continuar suspendiendo los turnos de producción". 

Turno de mañana y tarde

En el documento se indica que "la actividad productiva permanecerá suspendida el miércoles en los turnos de mañana y tarde". La dirección de PSA en la fábrica zaragozana de Figueruelas comunicó este el lunes por la mañana que paraba parte de los turnos del día y a primera hora de la tarde ya reconocía que no iba a poder mantener ninguno.

Para conocer si las afecciones se prolongarán más días, la compañía incluida en el grupo Stellantis (fruto de la fusión entre PSA y Fiat-Chrysler) volverá a emitir un comunicado este miércoles, antes de las 14.00.

Los trabajadores disponen también de un teléfono 900 para preguntar por la reanudación del trabajo en la planta. 

Desde la dirección se ha manifestado que lamentan "todos los inconvenientes causados por esta situación de crisis global de suministros de componentes, y continuamos trabajando para su resolución".

En la planta de Zaragoza trabajan unos 5.700 trabajadores que ensamblan tres modelos de coches distintos, el Corsa en su versión tradicional de combustión y también en su versión cien por cien eléctrico, y el Crossland X y C3 Aircross en las dos líneas de montaje de la fábrica.

Este problema de falta de componentes está afectando no solo a los fabricantes sino también a algunas empresas auxiliares.

Etiquetas
Comentarios