Despliega el menú
Economía

perspectivas 2021

Marcos Bellvis: "El capital humano es lo más importante para adaptarse a la crisis y poder salir adelante"

Marcos Bellvis representa a la cuarta generación de una familia que lleva 90 años innovando. Tiene claro que toca reinventarse y a 2021 le pide salud y esfuerzo para amoldarse a los nuevos tiempos.

Marcos Bellvis, en las escaleras del salón de actos del Centro de Arte y Tecnología Etopia, en el que ha trabajado su empresa.
Marcos Bellvis, en las escaleras del salón de actos del Centro de Arte y Tecnología Etopia, en el que ha trabajado su empresa.
Toni Galán

La suya es una familia que siempre ha estado ligada a la innovación y, orgulloso de ello, Marcos Bellvis recuerda que ya su bisabuelo materno imprimía las cartillas de racionamiento de la posguerra en la imprenta La Moderna o que su bisabuelo paterno empezó a fabricar la olla a presión. Luego llegaron otros inventos hasta que tomó forma Bellvis, que hoy es una empresa especializada en pavimentos industriales, mantenimiento y equipamientos para piscinas, maquinaria de limpieza y gestión deportiva. 

Con tanta historia a sus espaldas y tras superar la crisis del 94, la de 2008 y ahora esta, ¿cómo cree que se puede salir reforzado de esta situación?

Es el más difícil todavía y hace que fomentemos nuestra resiliencia. El capital humano es lo más importante para adaptarse a las crisis y poder salir adelante. Optimizar el equipo y los procesos, junto a la formación, nos hace cada vez más fuertes. Nuestra familia lleva más de noventa años innovando y ahora toca reinventarse.

Dada la diversidad de su negocio, ¿qué sector de los que trabaja diría que ha sido el más afectado por la pandemia?

En el sector público, en las piscinas, bajó porque muchas no se pudieron poner en marcha, pero nos amoldamos al cliente privado y a su demanda de piscinas portátiles. En los pavimentos, hubo que mejorar los tiempos de ejecución, pero no paramos ni un solo día. Nos hemos reinventando con más flexibilidad y, siendo conscientes de que lo primero era la salud y seguridad, no podíamos parar porque trabajamos para los mataderos más grandes de Europa e iban desbordados.

¿Adaptarse a las circunstancias les ha dado la posibilidad de crecer?

Nuestro padre ya hace más de veinte años nos presentó el gel hidroalcohólico y yo le decía que eso no se iba a vender y, sin embargo, ha sido el producto estrella de este año. Hemos llevado gel a muchas instituciones y mutuas nacionales, pero, en este caso, no para aprovecharnos de la situación.

¿Ser una empresa familiar ha facilitado la toma de decisiones en estos momentos tan difíciles?

Una de las ventajas de la empresa familiar es que el concepto se traslada a la empresa buscando el bien común y eso hace que el equipo funcione a la perfección. Nuestro padre nos inculcó la importancia y los valores de la familia. Desde la crisis de 2008, he hecho el mejor máster de mi vida reestructurando la empresa para salir adelante.

¿Cuáles son sus principales proyectos para el próximo año?

El más emblemático es el Pabellón Puente, donde vamos a renovar todo el pavimento interior para el proyecto Mobility City. Pero también algunas empresas reconocidas del sector agroalimentario. Algunos de los proyectos más grandes los tenemos fuera de Aragón, pero también aquí.

¿Qué le pediría a los Reyes Magos para este 2021?

Salud, fe y esperanza. La salud ahora es lo prioritario, sobre todo a nivel familiar. Pero en lo profesional, diría que la constancia, el esfuerzo, el sacrificio y la sencillez nos permitirán salir adelante y amoldarnos a los nuevos tiempos.

¿Cree que esta crisis ha sido todo un desafío?

Sí. Por desgracia a todos nos ha tocado un poco la cabeza. También ha sido un ejemplo de solidaridad, pero es uno de los cambios más importantes a nivel social. Está claro que hay un antes y un después de esto. El hidrogel ha venido para quedarse; la mascarilla, por un tiempo, y también el distanciamiento social. Echo de menos esos abrazos de los amigos y, sobre todo, de la familia.

¿Quién es?

El director comercial de Bellvis, Marcos Bellvis (Zaragoza, 1976), pertenece a la cuarta generación de un negocio cada vez más diversificado que gestiona junto a otros dos hermanos. Se define a sí mismo como una persona con fe, con los valores que le enseñó su padre muy presentes y que antepone el valor de las personas y de su familia al negocio.

Etiquetas