Despliega el menú
Economía

Tercer Milenio

empresas

Avatares virtuales en la era covid-19

La empresa aragonesa Imascono saca un producto que permite automatizar procesos de atención al cliente.

[[[HA REDACCION]]] eva_avatar_inteligente_01.jpg
SAM, asistente virtual del despacho zaragozano Seico desarrollado por Imascono.
Heraldo

Inteligencia artificial. Llevaban entre año y medio y dos años colaborando con el Instituto Tecnológico de Aragón (Itainnova) para desarrollar productos basados en inteligencia artificial que puedan hacernos la vida más fácil. Pero ahora, obligados a responder a algunos de los retos que impone la nueva normalidad derivada de la pandemia del coronavirus, han decidido sacarlos al mercado. Los inquietos profesionales de la empresa aragonesa Imascono, fundada por Pedro Lozano y Héctor Paz, acaban de presentar su nuevo ‘invento’, un asistente virtual que –aseguran– es «más humano» que los sobradamente conocidos Siri (Apple), Alexa (Amazon) o Cortana (Microsoft). Se denomina EVA (Enterprise Virtual Avatar) y «ayuda a evitar hasta un 80% los contactos humanos durante la visita a recepciones, puestos de información, espacios promocionales de ‘retail’ y eventos», apuntan desde la empresa. «No es solo una voz sino que tiene una imagen y su conversación es más natural», afirma Héctor Paz al explicar las características del avatar creado por Imascono, que «es capaz de relacionarse y puede responder preguntas sencillas». El personaje, apunta también, «pestañea, hace gestos y te habla» y su fisonomía puede ser diseñada con el cliente en función de sus necesidades. Puede ser hombre o mujer.

Nuevo escenario. Imascono indica que EVA es «una herramienta sencilla que facilita el respeto a las medidas de higiene y seguridad recomendadas para frenar la prolongación de todo tipo de virus, además de prevenir futuras situaciones que exijan evitar la interacción humana directa». Este escenario, por tanto, es más propicio para el lanzamiento de un producto que, como recuerda Héctor Paz, puede ayudar a las empresas a ser más eficientes al no tener que destinar a un empleado a realizar tareas que en este caso puede hacer una máquina. En cambio, sus trabajadores pueden estar centrados en realizar actividades de más valor añadido. «Los asistentes virtuales permiten ofrecer una atención de 24 horas en tiempo real, reduciendo el tiempo de espera en la atención al cliente y, por consecuencia, mejorando notablemente la experiencia de usuario», apuntan desde la compañía.

Seico, primer cliente. Un despacho de asesoría legal, laboral y fiscal de Zaragoza, Seico, se ha convertido en la primera empresa cen disponer del avatar de Imascono, de EVA, si bien en su caso particular el asistente virtual se llama SAM (Seico Avatar Multimedia). «Vemos en la tecnología la posibilidad de mejorar y automatizar procesos, con la vista puesta en la mayor calidad de nuestro servicio», declara Jesús Lorente, socio del despacho, que recientemente inauguró sus oficinas en Sagasta 2, en Zaragoza. «Seico ha sido proactivo en este tema y hemos atendido a sus necesidades concretas», señala sobre este cliente Héctor Paz.

Superar la crisis. Admite el cofundador de Imascono que su empresa ha podido afrontar el parón generalizado de la actividad empresarial al trabajar en el sector tecnológico y tener en marcha proyectos con grandes empresas, las que aguantarán mejor los embates de la crisis y podrán ejercer como tractoras de muchas pymes. Con un equipo de doce personas, la compañía creada por Paz y Lozano (que también es presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Zaragoza) está especializada en desarrollos de realidad virtual y aumentada. En plena pandemia, lanzó una gama de productos ‘Interactive Virtual Spaces’, que permite a las empresas seguir conectadas con sus usuarios a través de mundos virtuales. 

Etiquetas
Comentarios