Despliega el menú
Economía

pensiones

Los jubilados aragoneses seguirán saliendo a la calle aunque se descongelen las pensiones

La coordinadora cree justificado continuar con las movilizaciones aunque se cumpla la subida del 0,9%, que depende de la investidura, pero se desmarcan de la huelga convocada por algunos colectivos del País Vasco en enero.

Congelados como sus prestaciones, los pensionistas zaragozanos han acudido a la convocatoria de este lunes de la coordinadora para la defensa del sistema público soportando las bajas temperaturas. El grupo de fieles a las concentraciones que se prolongan desde hace casi dos años se ha hecho hueco en el poco espacio que queda libre estos días en la plaza del Pilar por la feria navideña. El tono reivindicativo se ha mantenido en la concentración, en la que ante lo que parece el penúltimo capítulo para lograr la investidura del socialista Pedro Sánchez se ha coreado con más fuerza su lema "¡Gobierne quien gobierne las pensiones se defienden!". 

Tomás Montes ha sido uno de los pensionistas que ha cogido el micrófono, abierto a los asistentes. Ha asegurado que "no va a haber subida si no hay presiones" y ha advertido de que "habrá un 0,25%" que es el mínimo recogido en la última reforma.

Otro de los espontáneos se sorprendía de la reacción del PP. "Vivir para ver. Que salgan ahora el PP y Ciudadanos defendiendo las pensiones públicas", en referencia al anuncio del primero de acudir al Tribunal Constitucional por la decisión del Gobierno de congelarlas. También había quien desde el público seguía echando de menos que se acercaran más jóvenes a las movilizaciones. Alguno despistado de los que paseaban por la plaza se acercaba al grupo de personas que escuchaba los discursos, pero cuando veían que no se trataba de una actuación navideña se daba media vuelta 

Desde la organización, Antonio Matinero ha advertido de que "aunque tengamos un Gobierno progresista, sin presión de la sociedad no nos darán nada". "Hay que seguir en la calle y continuar en la lucha", ha apuntado. Ha hecho referencia a las protestas de "nuestros vecinos franceses", que han conseguido paralizar al país. 

Matinero cree que el anuncio de la subida del 0,9% para 2020, pero que no se aplicará hasta que haya investidura, sirve "para presionar a todos los partidos  y que de una vez se forme Gobierno".  El alza, aunque la ha considerado "baja", respondería al incremento según el IPC que pide el colectivo en su plataforma reivindicativa, pero ha desconfiado porque "estamos de promesas hasta las narices" así que "si no se hace la investidura teóricamente se quedan congeladas". En cualquier caso, el 1 de enero no habrá subida de las pensiones.

Carlos Giner, otro de los portavoces, ha asegurado de que "no sería necesario esperar a la investidura" y que el Gobierno, aunque provisional, podría encontrar otras formas de aprobar el incremento.

Llamamiento a la unidad

Desde la coordinadora se ha hecho un llamamiento a la unidad, sobre todo, ante la cercanía de la formación de un Gobierno. Y ha pedido a los colectivos que defienden la sanidad y la educación pública, a los sindicatos, a quienes protestan contra los desahucios, la violencia de género o la precariedad laboral, que se sumen a las concentraciones de la coordinadora. "Todos juntos haremos que se nos tenga en cuenta", ha asegurado, ante el menor número de asistentes a unas concentraciones que se celebran todos los lunes. Algunos intervinientes pedían que las protestas se trasladaran a los barrios para poder llegar a más colectivos.  

Además, la plataforma se ha marcado distancias con la reciente convocatoria de huelga en el País Vasco desde los sindicatos ELA y LAB para el 30 de enero. La coordinadora estatal bajo la que se encuentra la de Zaragoza no secunda el paro porque considera que responde a intereses "partidistas" de Bildu. Durante los discursos, sus portavoces han afirmado que "respetamos la decisión de las plataformas en el País Vasco y Navarra", pero han destacado que no comparten reivindicaciones como crear una "caja propia" para el País Vasco. La han definido como "una huelga oportunista y sin objetivos laborales ni para los pensionistas".

Las concentraciones en la plaza del Pilar se toman un descanso el próximo lunes, día de Reyes, y se retoman el 13 de enero.

Etiquetas
Comentarios