Despliega el menú
Economía

ECONOMÍA

Prodesa lleva a Texas la primera planta de pellets trasladada en contenedores

La empresa aragonesa diseña un sistema que permitiría mover la fábrica de una ubicación a otra.

Personal de Prodesa prepara los contenedores
Personal de Prodesa prepara los contenedores
Prodesa

El último proyecto de I+D de la empresa de ingeniería aragonesa Prodesa Medioambiente es ya una realidad y va camino de materializarse hasta el último detalle en Estados Unidos. Se trata de la primera fábrica de pellets de biomasa de tamaño compacto que puede ser trasladada en contenedores homologados para su instalación en destino y que, una vez finalizada su fase de montaje en Zaragoza, salió la semana pasada hacia el puerto de Houston (Texas).

Especializada en dar soluciones integrales para la producción de biocombustibles sólidos, Prodesa da un paso más en su actividad como diseñador y constructor de plantas llave en mano para la valorización de las biomasas de origen forestal para la producción de astillas y pellets de madera. Su proyecto PelletBox by Prodesa se basa en un sistema que permite llevar una fábrica de una ubicación a otra con costes más económicos.

«Vimos una necesidad en el mercado relacionada con el hecho de que la materia prima no es inagotable», apunta Miguel Ángel Camino, director adjunto de la empresa aragonesa. «Por ello lanzamos este proyecto, que permite llevar la factoría de pellets adonde esté la materia prima y no al revés, que es lo habitual», señala.

Indicado para todo tipo de biomasas y producciones de hasta 5 toneladas a la hora o 30.000 toneladas al año, la última innovación de Prodesa «minimiza los costes de transporte, así como los trabajos de BOP (Balance of Plant, es decir, la obra civil) y montaje de obra», indican desde la compañía. Bajo el concepto de ‘plug & play’, precisan, la planta de pellets estará en producción una semana después de la llegada de los contenedores a planta.

Las líneas completas de molienda y pelletizado de las correspondientes factorías se alojan en cuatro contenedores marítimos homologados de 40 pies. «Su óptimo diseño y disposición interior garantiza los espacios necesarios para una correcta operación y mantenimiento de la planta», aseguran desde la empresa. Hay un quinto contenedor, añade Miguel Ángel Camino, que es el de la sala de control.

El director adjunto de Prodesa reseña que la compañía llevaba ya unos años desarrollando con sus ingenieros este proyecto, en el que de una u otra forma han estado involucrados prácticamente todos los trabajadores de la firma, que son 85 en total. «Queríamos testarlo bien antes de ofrecerlo a los clientes, y así lo hemos hecho», relata. En el montaje de esta primera planta, la que va a Texas, se llevaba desde marzo, mes en el que se firmó el contrato con el cliente, cuyo nombre no revela por razones de confidencialidad. «La ingeniería y la construcción de esta se ha hecho en Zaragoza, todo se ha ensamblado y montado aquí, con nuestros proveedores de confianza», señala antes de insistir en que toda la tecnología y la ingeniería con la que trabaja Prodesa es propia y que en este proyecto han participado también los departamentos Compras, Logística de la empresa... «Al final, todos», resume.

Creada por los emprendedores zaragozanos José Manuel Martínez y José Ignacio Pedrajas en 1999, Prodesa Medioambiente se ha hecho un nombre internacional por su especialización que ha ganado enteros en los últimos años. En Estados Unidos es una firma muy conocida en su sector, especialmente desde que el propio Pedrajas abriera una sede en Atlanta (Georgia) en 2011.

Miguel Ángel Camino constata que esa instalación en territorio estadounidense –en Atlanta se lleva a cabo una gestión comercial y hay un taller para dar atención a sus clientes en el país– ha sido decisiva en su despegue. De ahí que sea precisamente en EE. UU., que recientemente ha albergado otro proyecto innovador de la firma de ingeniería aragonesa, al utilizar cáscaras de cacahuete como materia prima para fabricar pellets, donde se materialice el proyecto PelletBox. «Entre septiembre y octubre nos desplazaremos a Texas para verificar la instalación de la planta, que en todo caso no será una gran obra, ya que la cimentación es mínimo y no se requieren más edificios», dice. Paralelamente, indica, Prodesa irá presentando el proyecto en ferias internacionales y a premios especializados.

 

Esta innovación es uno de los hitos que destaca Prodesa Medioambiente en la celebración de sus 20 años de andadura. Con sede central en la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza), la compañía tiene ahora en marcha proyectos destacados en Vietnam y Canadá, que le ayudarán a mejorar su cifra de negocio registrada en 2018, que fue de 24 millones de euros.

Recientemente Prodesa ha abierto nuevas sedes en los países bálticos y Vietnam, junto con talleres mecánicos que aportan apoyo y soporte local a los proyectos que se realizan en Europa del Este y Asia, «lo que nos permite lograr una mayor rapidez de respuesta del departamento de postventa», afirman. La empresa tiene otra filial en Francia y una más en Rusia.

Etiquetas
Comentarios