Economía

Finanzas

Ibercaja vende una cartera de préstamos, la mayoría dudosos, de 534 millones de euros

La operación permite a la entidad financiera situar en torno al 5% su tasa de morosidad y rebajar al 7,2% el ratio de activos improductivos brutos.

Sede central de Ibercaja en la plaza de Paraíso de Zaragoza.
Sede central de Ibercaja en la plaza de Paraíso de Zaragoza.
Toni Galán

Ibercaja ha cerrado la operación de venta de una cartera de préstamos, en su mayoría dudosos, con un valor nominal de 534 millones de euros. La venta, bajo la denominación de cartera Ordesa, se ha llevado a cabo mediante un proceso competitivo al que han concurrido diferentes inversores internacionales de primer orden. MELF Investment Holding II SARL, sociedad asociada a Marathon Asset Management, con sede en Nueva York ha sido finalmente el adjudicatario de esta cartera, ha explicado este viernes la entidad aragonesa en un comunicado.

Asesorada por Alantra, con esta operación Ibercaja reduce un 40% el saldo dudoso de crédito a empresas inmobiliarias y no inmobiliarias, respecto al cierre de marzo de 2019. Además, el ratio de morosidad disminuirá, aproximadamente, en 170 puntos básicos, respecto al de cierre de marzo del año pasado, con lo que se situará en el entorno del 5% a cierre de este primer semestre, frente al 5,7% del sector según el último dato disponible.

Además, con esta venta, ha detallado el banco, el ratio de activos improductivos brutos se reducirá hasta el 7,2% al finalizar junio, frente al 8,8% de marzo. De este modo, en los últimos doce meses, Ibercaja habrá disminuido su saldo de activos problemáticos brutos en aproximadamente 1.500 millones de euros o un 37% del saldo a cierre de junio 2018. Pero además, esta operación, ha señalado la entidad, supondrá un impacto negativo en resultados antes de impuestos de aproximadamente 25 millones de euros a contabilizar en el segundo trimestre del ejercicio y en términos de capital, la transacción generará un impacto positivo en el ratio de solvencia CET1 Fully Loaded.

Ibercaja ha recordado que la venta de esta cartera se suma a otros hitos conseguidos desde el inicio del actual ciclo estratégico, como la emisión de capital AT1 por 350 millones de euros en el mes de marzo del pasado ejercicio y la venta de la cartera de activos adjudicados Cierzo por 641 millones de euros en diciembre.

“Esta transacción permite avanzar en el saneamiento del balance y la disminución de activos improductivos, con el objetivo de mejorar el perfil de rentabilidad del banco”, han explicado desde la entidad. En el Plan Estratégico anterior (2015-2017), Ibercaja ya llevó a cabo otras operaciones similares, como es el caso de las carteras denominadas Goya y Fleta, en las que se traspasaron préstamos promotor clasificados como dudosos por importe de 698 y 490 millones de euros, respectivamente, la primera de ellas en 2015 y la segunda en 2017.

Esta operación permite a la entidad financiera continuar avanzando en el saneamiento del balance y la disminución de activos improductivos y se convierte en uno de los puntuales para su salida a bolsa en la situación más adecuada. 

Etiquetas