Despliega el menú
Economía

elecciones generales

Comparativa de los programas electorales para el 28-A: propuestas fiscales, del día a la noche

Los programas electorales de los partidos van en direcciones opuestas en materia impositiva: PP, Cs y Vox por un lado, PSOE y Podemos por el otro.

En materia de fiscalidad, los programas de los partidos varían mucho entre sí
En materia de fiscalidad, los programas de los partidos varían mucho entre sí
Pixabay

Si hay una divisoria clara entre los partidos en España de cara a las elecciones generales del 28 de abril es en materia fiscal: mientras que PP, Ciudadanos y Vox proponen rebajas generalizadas de impuestos, PSOE y Podemos plantean subidas para las rentas altas.

Partido Socialista

El PSOE propone aumentar la recaudación para converger con la UE y, en este apartado, aspira a una mayor progresividad fiscal de la mano de más recaudación de las grandes empresas y los ricos.

En materia impositiva, los socialistas pretenden “armonizar” la fiscalidad al siglo XXI con impuestos sobre servicios digitales y a las transacciones financieras, e impulsando una “fiscalidad ambiental que desincentive la contaminación y favorezca la transición ecológica”.

Asimismo, el PSOE propone modificar el techo de gasto y reformar el sistema de financiación autonómica para “ garantizar la igualdad en el acceso a los servicios públicos en todo el territorio”.

Por último, los socialistas prometen seguir potenciando el Plan de Acción de la AIReF para la revisión y mejora del gasto público. En este año, los objetivos son los beneficios fiscales, el gasto en medicamentos hospitalarios, las infraestructuras de transporte y los incentivos a la contratación.

Partido Popular

El PP inicia su programa con una declaración de intenciones: "La política fiscal debe estar guiada por el criterio de que el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos”. A continuación, desgrana una batería de medidas con esta meta que incluyen una rebaja del IRPF para todos los contribuyentes y una bajada del tipo máximo al 40%. El pago de este impuesto quedará además exento si se sigue trabajando sin cobrar la pensión de jubilación.

Otros beneficios fiscales incluyen a los planes de pensiones y a los parados que inicien un negocio (no pagarían impuestos por los beneficios durante dos años).

En sociedades, los populares proponen un tipo máximo por debajo del 20%, mientras que en patrimonio, sucesiones, donaciones y actos jurídicos documentados (en hipotecas) directamente prometen su supresión. También desaparecerían las tasas vinculadas al turismo.

Junto a estas medidas, el PP recoge en su programa otras complementarias, como un informe de transparencia fiscal que Hacienda remitirá anualmente a cada contribuyente o un conjunto de incentivos fiscales para las compañías más innovadoras.

Finalmente, la formación de Pablo Casado propone que los ayuntamientos con superávit puedan bonificar los impuestos locales para fomentar el empleo. ara aquellos ayuntamientos que presenten superávit presupuestario y no tengan deuda, se podrán bonificar los impuestos locales para el fomento de la actividad económica y la creación de empleo.

Ciudadanos

Ciudadanos también pone el punto de mira en el IRPF, cuyo tipo marginal máximo promete a corto plazo limitar al 44%, un punto menos que ahora para las bases imponibles de más de 66.000 euros. A medio plazo, el objetivo es bajar un punto en cada uno del resto de tramos. Mientras, en las zonas rurales el impuesto sobre la renta bajará un 60%.

El programa del partido naranja incluye además beneficios fiscales para las familias, que serían numerosas con dos hijos o uno si el núcleo es monoparental; todas estas pasarían a tener derecho a una devolución de 1.200 euros en la declaración de la renta. Cantidad que se doblaría para las familias con tres hijos, con otros 600 euros adicionales por cada vástago adicional.

Frente a esto, Ciudadanos propone eliminar deducciones fiscales en el impuesto de sociedades y la supresión del de sucesiones. La formación naranja incluye también un programa de lucha contra el fraude fiscal.

Podemos

Podemos recoge en su programa el establecimiento de un tipo efectivo mínimo en sociedades del 15%, que se amplía al 20% para bancos y empresas de hidrocarburos. Frente a esto, el tipo para pymes bajaría del 25% al 23%.

Además, la formación morada promete poner "fin" a "la tributación privilegiada de las sicav y de las socimi. Junto a esto, Podemos sustituiría el impuesto de patrimonio por uno nuevo a las grandes fortunas (más de un millón de euros) con el que aspira a recaudar un 1% del PIB.

En cuanto al IRPF, plantea subir al 47% a las rentas de más de 100.000 euros y al 55% a las mayores de 300.000 €. Mientras, sucesiones y donaciones se armonizaría a nivel nacional.

Otros impuestos nuevos serían un a las transacciones financieras para las ventas brutas en el mismo día y otro a la banca que eleve en diez puntos el tipo en sociedades, con el objetivo este de recuperar los 60.000 millones que el Estado destinó a rescatar el sector financiero.

En contraposición a las subidas, Podemos propone ampliar el IVA reducido del 4% a más alimentos y a los productos de higiene femenina, y el del 10%, "a todos los suministros básicos de los consumidores vulnerables" y a los servicios veterinarios, ahora en el 21%.

Vox

Vox propone una "rebaja radical" del IRPF, con un tipo único del 20% hasta 60.000 euros y otro del 30% para rentas superiores, más el aumento del mínimo exento a 12.000 €. También el impuesto de sociedades se vería minorado, en este caso con un tipo general al 20% y al 15% en el caso de las pymes. En cuanto al IVA, se reduciría al 4% para fármacos infantiles y geriátricos.

Como el PP, Vox incluye en su programa la supresión de los impuestos de patrimonio, sucesiones y donaciones.

Etiquetas
Comentarios