Despliega el menú
Economía

Trabajadores de Schindler protestan por los despidos en la planta de Zaragoza

Piden la readmisión de los empleados, de los que la empresa ha prescindido por «causas económicas, técnicas y organizativas».

Los trabajadores de Schindler, durante la concentración en la plaza Glorieta Sasera de la capital aragonesa
Los trabajadores de Schindler, durante la concentración en la plaza Glorieta Sasera de la capital aragonesa
Heraldo.es

Tras una pancarta en la que podía leerse ‘Schindler despide injustamente, readmisión ya’, varias decenas de trabajadores de la planta del fabricante de ascensores en Zaragoza han desafiado este sábado las gélidas temperaturas para protestar por la salida de varios trabajadores de la empresa. En una concentración celebrada en la plaza Glorieta Sasera de la capital aragonesa, los manifestantes han mostrado su rechazo a la decisión de la empresa de prescindir de varios trabajadores "por causas económicas, organizativas y de ineptitud profesional" y han exigido a la multinacional que vuelva a readmitir a los trabajadores. "Es incomprensible que una empresa que tiene 800 millones de beneficio alegue circunstancias económicas para el despido", ha señalado Antonio Gutiérrez, delegado sindical de USO en la planta aragonesa. Gutiérrez ha destacado además que no existen razones de "incompetencia profesional" cuando el trabajador despedido lleva 24 años en su puesto de trabajo sin ningún expediente ni amonestación. Y además ha resaltado que la empresa está poniendo en marcha un nuevo sistema organizativo con el que insiste en que no es necesaria tanta gente, pero "en 2017 se utilizaron más de 40 trabajadores de ETT".

La protesta celebrada este sábado ha sido una muestra de apoyo especial a Domingo Casaos, despedido el pasado mes de noviembre después de casi 25 años en la planta zaragozana, donde fue uno de los artífices de la puesta en marcha de la sección sindical de USO en 2016. "Siempre ha sido muy activo sindicalmente y he participado abiertamente en muchas asambleas primero como mero trabajador y después como delegado sindical", ha explicado Casaos, que ha destacado que la lectura que muchos de los trabajadores hacen de la decisión de la empresa es que "la sección de USO desequilibró la privilegiada comodidad sindical en el que la firma vivía en las negociaciones de convenio".

Casaos ha asegurado que no duda de que UGT y CC. OO. hayan luchado por los intereses de la plantilla, pero ha destacado que "era un estilo sindical poco combativo y desde 2008 estábamos retrocediendo en algunas condiciones laborales". Ese fue el motivo por el crearon la sección sindical de USO poniendo en marcha también "tres medios de difusión la concienciación social y obrera", ha explicado.

Tras una infructuosa reunión de conciliación con el empresa en el SAMA, este trabajador, que ha llevado su despido a los tribunales, cuenta con el apoyo de sus compañeros que han salido a la calle para denunciar que desde el mes de noviembre se han producido 6 despidos en la planta, tres de ello de empleados de producción, "cuando en los últimos nueve años no se había prescindido de ninguno de los trabajadores de mono de esta planta", que cuenta en Zaragoza con una plantilla de 490 trabajadores.

Etiquetas
Comentarios