Despliega el menú
Economía

Uno de cada diez empleados de la industria cárnica es falso autónomo, denuncia CC. OO.

El sindicato advierte de que las inversiones previstas en Aragón han de llegar con "empleo estable".

Vicente Canet, de pie, y Ana Sánchez, en la asamblea.
Vicente Canet, de pie, y Ana Sánchez, en la asamblea.
José Miguel Marco

Es el cuarto sector industrial en España y el primero en la agroalimentación. Integra a 10.810 empresas, que emplean a unas 115.000 personas. Representa el 21% de la industria alimentaria y supone el 2% del PIB. Sus exportaciones crecieron un 75% en los peores años de la crisis (2010- 2016), como lo hizo también su empleo, que aumentó un 26,7%.

Estos son los números que presentan al potente sector cárnico español, tal y como recoge un informe elaborado por CC. OO., en el que también se evidencia la situación de "precariedad" y "explotación" que sufren muchos de los trabajadores de este sector. Lo denunciaron ayer el responsable de la industria cárnica estatal de CC. OO. Industria, Vicente Canet, y la secretaria general de CC. OO. Industria Aragón, Ana Sánchez, momentos antes de participar en una asamblea de delegados y afiliados de la industrias cárnicas aragonesas para informar sobre las medidas del sindicato para "dignificar las condiciones laborales del sector".

Para corroborar sus argumentos, Canet destacó que el 27% de los trabajadores de la industria cárnica esta subcontratado, un porcentaje que se eleva hasta el 48% en una muestra realizada entre un tercio de las empresas. Además, y aunque el representante sindical reconoció que son datos difíciles de obtener, denunció que "se puede afirmar, y son estimaciones muy conservadoras, que uno de cada diez trabajadores es un falso autónomo".

Muchos trabajadores, explicaron en CC. OO. se emplean en la industria cárnica a través de "falsas cooperativas", a las que las empresas externalizan su actividad principal (matadero, despiece y elaboración de producto), y con las que disponen de "mano de obra barata, con una flexibilidad sin límites". Las consecuencias se reflejan tanto en sus salarios (un 40% inferiores a los trabajadores por cuenta ajena del sector) como en sus prestaciones sociales (ya que sus cotizaciones son también la mitad). Pero también repercute en las arcas del Estado, puesto que dado que las empresas no cotizan por estos trabajadores, "el fraude a la Seguridad Social se estima en 60 millones de euros anuales", según CC. OO.

De esta situación no es ajena la Comunidad aragonesa, donde existen 148 empresas, el alimentario es el segundo sector industrial de Aragón, que emplean a casi 7.000 personas. Y es un sector emergente, señaló la secretaria general de Industria de CC. OO. Aragón, haciendo referencia a los cuantiosas inversiones anunciadas en la región, como las de Bonárea, grupo Pini, Grupo Jorge, Fribin o Jamcal. "Es un aviso a navegantes", dijo Sánchez, que advirtió que el empleo que llegue "tiene que ser de calidad".

CC. OO. ya ha comenzado a actuar en tres frentes: denunciando los fraudes ante Inspección de Trabajo, solicitando la retirada de la licencia administrativa a las falsas cooperativas y exigiendo la reforma de la Ley de Cooperativas.

Etiquetas
Comentarios