Despliega el menú
Economía

Carlos Espinosa de los Monteros: "La mejoría de la imagen de España ha generado 20.000 millones"

El Alto Comisionado para la Marca España asegura que el conflicto catalán no ha dañado la imagen del país, pero sí podría afectar si el proceso y la inestabilidad se alarga.

Han pasado cinco años desde la creación de Marca España. ¿Cuál es el balance?

La imagen de España ha cambiado bastante y en sentido favorable. La percepción que los demás tienen de nuestro país a comienzos del año 2018 es unos 12 puntos más que lo que era cuando comenzamos a trabajar en 2012.

¿Esa mejoría ha ayudado a las empresas a abrir mercados?

Un país que tiene buena imagen es atractivo para ser visitado, para venir a estudiar, para abrir negocios, para comprar sus productos, para venir a jubilarse… y eso tiene un valor económico que afecta a unos sectores más que a otros, pero en definitiva todo el mundo sale ganando de que la imagen de su país sea de progreso y de prosperidad.

¿Y eso ayuda a atraer inversiones extranjeras?

Es un doble efecto, una buena imagen de un país despierta curiosidad e interés en España y eso se traduce en flujo de visitantes, de turistas, de estudiantes, cuyas cifras van aumentado todos los años. Por otro lado, supone también un atractivo para venir a invertir, para participar en un mercado importante, que tiene 46 millones de personas. Y no hay que olvidar la posición que España tiene de enlace entre Europa e Iberoamérica. Somos una base que sirve, por una parte, para facilitar el acceso a los mercados iberoamericanos a los productos europeos o de otros países y, por otro lado, una base para que las industrias y empresas iberamericanas que deciden venir a Europa tengan una entrada a través de España.

¿Se puede cuantificar esa mejora en la imagen de España?

Hay diversos analistas y estudios que han intentado ver la correlación entre la mejora de la imagen y el efecto económico que produce en términos de aumento de las exportaciones, atracción de inversiones y de turismo. Esa correlación pone de manifiesto que la mejora de la imagen de España en los últimos cinco años se ha traducido en algo más de 20.000 millones de euros de mayor ingreso para España.

¿El conflicto catalán ha dañado la imagen de España?

Todos los procesos que generan inquietud y actitudes de reserva como puede ser el tema de Cataluña claro que suponen un efecto, pero por ahora este no ha sido especialmente grande para España porque algunas de las inversiones, de las visitas y de los flujos de turistas que iban para Cataluña han podido cambiar hacia otras regiones como Aragón, Valencia, Baleares, por lo que el saldo neto para España no se ha visto especialmente afectado. Pero, de continuar el conflicto sí tendrá un efecto sobre la imagen, especialmente de Cataluña pero también del conjunto del país.

¿Y la presencia de Puigdemont en Europa y su campaña contra España?

No, eso no le interesa a nadie. En un primer momento tuvo repercusión y salió en las primeras páginas de los periódicos, pero ahora a ningún medio de comunicación europeo ni internacional le interesan las andanzas de un delincuente por Europa.

Como Alto Comisionado de la Marca España se siente frustrado cuando lee artículos como el publicado en ‘The Times’ que decía que para ser español hay que ser maleducado, sucio, impuntual...

No, la verdad es que hay mucha gente que escribe y opina sobre los distintos países. Siempre hay artículos críticos, de caricatura, basados en clichés… pero no es por ahí por donde la gente se guía a la hora de tomar sus decisiones de inversión o de turismo, por ejemplo.

¿Somos los españoles los que menos nos creemos la buena imagen y la buena marca que tiene España?

En eso efectivamente hay una diferencia entre lo que los demás, los nacionales de otros países, piensan sobre España y lo que pensamos nosotros mismos. Nosotros somos muy críticos, hipercríticos con nuestro propio país y confundimos lo que pueden ser las frustraciones o el desencanto hacia el Gobierno con el propio país. Eso se distingue perfectamente en Francia, donde hay frustración con el Gobierno actual o el anterior, pero los franceses siguen amando, respetando y queriendo a su país y están muy orgullosos de su nacionalidad. En España por razones históricas no ha sido así y confundimos lo uno con lo otro.

La nueva estrategia de la Marca España se centra en el español, ¿por qué se ha elegido ahora el idioma?

Nosotros tenemos el privilegio de tener un idioma universal, que es el oficial en más de 20 países, que lo hablan cerca de 600 millones de personas, que es el segundo idioma que más se aprende en el mundo después del inglés, que se utiliza en segundo lugar en todo lo que es el idioma digital, en internet, en el tema científico, etc, etc. Tener ese activo es algo que cualquier país quisiera y que mira con envidia. Es un activo, como todos los idiomas, que facilita la comunicación y con eso el intercambio, las relaciones sociales y las comerciales. El mundo está cambiando rápido y hay otros caminos de expresión, básicamente en el mundo digital, y de lo que se trata es de conseguir que el español esté presente en estos ámbitos con la misma fuerza o más que lo ha estado en el pasado.

¿Con algunas acciones concretas?

Hay que definir un plan, que se irá concretando con acciones que se harán públicas más adelante.

Usted que conoce bien el mundo económico y empresarial, desde la atalaya de la Marca España. ¿Cómo ve la situación actual del país y su futuro más próximo?

Cuando se hacen este tipo de análisis más que fijarnos en una fotografía hay que fijarse en la película y ver cuál ha sido el desarrollo de cada imagen, la tendencia, hacia donde vamos. Creo que en ese análisis solo hay razones para el optimismo. Las cifras económicas que tenemos sobre la mesa son favorables, con una tasa de crecimiento elevada, un desempleo que va bajando de manera sustancial cada año, con volúmenes de exportación que se superan cada ejercicio, ingresos por turismo en aumento... En esa película se puede ver una evolución positiva, consolidada, y pocas preocupaciones de manera inmediata para los dos próximos años. Si los españoles seguimos haciendo lo que hemos hecho en estos últimos años yo creo que el futuro estará lleno de oportunidades y de buenas noticias.

Etiquetas
Comentarios