Economía

"La subida de las pensiones te la gastas saliendo a comprar el pan un día"

Luchar por el futuro de los hijos y nietos está entre las reivindicaciones de los jubilados que afirman que la situación del colectivo es "grave".

Protesta de jubilados en Zaragoza.
Protesta de jubilados en Zaragoza.
FABZ

Los pensionistas se han levantado en pie de guerra esta semana para exigir unas prestaciones justas. La movilización del jueves ha visibilizado la situación de los mayores.

“Hay un desconocimiento total de la población de la situación real del sistema de pensiones”, asegura Carmen Ledesma. “La situación es grave” porque “de aquí a unos años la gente estará con la mitad de la pensión”. Por ello, afirma que “la lucha es por nuestros hijos y nietos”, por su futuro. Viuda de 71 años, que ayuda a su hija y sus tres nietos, se siente “privilegiada” por cobrar 768 euros al mes porque otras personas en su situación reciben menos. "Tenemos que compartir la pensión ayudando a los allegados", reconoce. "El fin de semana estamos cinco en casa", pone como ejemplo. Y lamenta que jóvenes como su nieto de 25 años, ya con pareja, no se pueda emancipar por la precariedad de los contratos.

“El poder adquisitivo nos ha variado muchísimo por mucho que nos digan que no hemos perdido”, afirma y desde UGT Aragón defiende una mayor subida. En la carta que le envió el Ministerio de Empleo y Seguridad le informaba que su pensión subía 1,90 euros.

"La subida de las pensiones te la gastas saliendo a comprar el pan un día", critica Mauricio Ruiz. "Que seamos mayores no quiere decir que seamos tontos. Ahora se pierde poder adquisitivo”, añade. Este viernes celebra su 73 cumpleaños. Sobre la subida del 0,25% que denunciaron por "ridícula"  considera que es “una congelación encubierta” que se lleva viviendo en los últimos años. “Dicen que hemos perdido el 7% del poder adquisitivo pero yo calculo que será un 10% largo”, afirma desde la comisión de mayores de la Federación de Barrios de Zaragoza (FABZ) que organizó la protesta. En su caso, disfruta de una pensión alta porque se jubiló por enfermedad “en los años buenos”, recuerda. Ha estado desde los 14 años trabajando “oficialmente”, apunta, y a los 44 le jubilaron en una gran empresa industrial por problemas de corazón. Ahora cobra 1.455 euros al mes.

Reconoce que también ha tenido que apoyar en algún momento a sus hijos, cuando la crisis dejó a uno de los cuatro sin trabajo y con una hipoteca. "Se tuvo que venir a casa para ahorrar gastos", recuerda. Además, tiene seis nietos.

Carmen lamenta que en su generación las mujeres que trabajaban dejaran su empleo cuando se casaban, como fue su caso, para encargarse del cuidado del hogar y los hijos, lo que las ha dejado con pensiones más bajas. Aunque volvió a trabajar después, tuvo que volver a salir del mercado laboral para atender a su marido y otro familiar. “Tengo años cotizados pero no son suficientes para percibir una pensión de jubilación”, explica, más elevada que las de viudedad.

Ambos coinciden en que las movilizaciones “van a seguir”. Mauricio espera que no haya sido una movilización puntual porque consideran que al colectivo les sobran los motivos.

Etiquetas
Comentarios