Despliega el menú
Economía

Lambán: “Si algo no impide el impuesto de sucesiones es la inversión económica en Aragón”

El presidente aragonés ha negado en el almuerzo coloquio con empresarios organizado por APD y Deloitte que este tributo tenga nada que ver con que las empresas elijan un sitio u otro para invertri

Lambán, en el almuerzo coloquio organizado por APD y Deloitte.
Lambán, en el almuerzo coloquio organizado por APD y Deloitte.
Oliver Duch

El presidente del Gobierno aragonés considera una “sobreactuación absoluta” la polémica que está generando que Aragón tenga uno de los impuestos de sucesiones más altos de España y ha dicho taxativamente que “si algo no impide este impuesto es la inversión económica en Aragón” e incluso ha puesto el ejemplo de Bon Área con su inversión de 400 millones prevista en la localidad zaragozana de Épila.

En el almuerzo coloquio con empresarios que ha protagonizado en el Hotel Reina Petronila de la capital aragonesa, organizado por APD y Deloitte, Lambán, en sus respuestas a los invitados, ha negado que “el impuesto de sucesiones tenga nada que ver con las decisiones de las empresas para invertir en un sitio o en otro” y ha recordado que este tributo “no es de origen comunista o anarcosindicalista sino liberal”. Otra cosa, es, ha precisado que “si vemos que tiene efectos perversos o indeseables en algún caso, corrijamos la aplicación de dicho impuesto”.

El máximo responsable del Ejecutivo autonómico ha justificado tener que hacer uso de los tributos que tiene la Comunidad para poder cumplir con el déficit. “Incluso con el impuesto de sucesiones vamos a liquidar este año con déficit y también 2018”. La solución, a su juicio, pasa por reformar el sistema de financiación autonómica de tal forma que se puedan armonizar los impuestos en España. Mientras tanto, ha asegurado, no tiene ningún sentido este “cinismo fiscal” que provoca que “por un lado se me pida pagar proveedores en tiempo y forma, reducir el déficit a velocidad más rápida que otras comunidades, tener unos servicios públicos mejor financiados; y por otro, se me reproche que no haga carreteras y además que baje impuestos”. Lo que Aragón, precisa, ha subrayado, del Gobierno central es “que se nos dé más dinero” y que exista un “equilibrio fiscal” entre regiones.

Eso sí, ha vuelto a insistir Lambán, “el impuesto de sucesiones no tiene nada que ver con la inversión que pueda venir o  el cambio de domicilio fiscal de las empresas catalanas”. Aragón “nunca ha tenido una intención carroñera de aprovecharse del quebranto económico de Cataluña porque si a Cataluña le va mal, a Aragón le irá peor”. Además, el político ha restado importancia al hecho de que muchas empresas catalanas hayan cambiado de domicilio social. “Eso no me obsesiona. Yo lo que quiero es que vengan inversiones reales a Aragón, la recepción de domicilios sociales no me quita el sueño" ha añadido. En este sentido, ha recordado que “desde que Artur Mas llegó al Gobierno en Cataluña en 2012 se han producido traslados de sede social en tropel y muchos a Aragón y eso no ha tenido ninguna incidencia en la economía real”.

En el almuerzo coloquio, Lambán ha vuelto a pedir que se cumpla la sentencia sobre los bienes de Sijena y que haya una reforma del sistema de financiación autonómica que dote de más recursos a Aragón.

Etiquetas
Comentarios