Economía
Suscríbete

Manuel Teruel: "La fuga de empresas se ha paralizado, pero a ver qué ocurre"

El presidente de la Cámara de Comercio y de la Feria de Zaragoza advierte de la desaceleración del crecimiento en España y de una posible recesión en Cataluña.

Manuel Teruel alerta de los riesgos económicos que supone que el conflicto catalán se alargue.
Manuel Teruel alerta de los riesgos económicos que supone que el conflicto catalán se alargue.
A. Navarro

¿El conflicto catalán ralentizará el crecimiento de toda España?

Va a depender del tiempo que dure. Evidentemente la imagen de España se ha deteriorado. El 1 de octubre estaba en Argentina y pude ver en la televisión cómo un país europeo de primer nivel, España, ejemplo de democracia, daba una imagen al exterior muy diferente a la real. Eso hace un daño tremendo porque los mercados son muy sensibles y los fondos de inversión, que invierten no solo en los bancos sino en muchas empresas de aquí, valoran esos acontecimientos como elementos de riesgo. Si en próximos días esto se sosiega y llegamos a las elecciones del 21 en un clima de normalidad, pues daño habrá hecho, pero lo superaremos. Lo peor es que si el conflicto se alarga puede crear problemas importantes de crecimiento en España.

¿Prosigue la fuga de empresas o de momento se ha frenado?

La información que tengo es que esa fuga de empresas se ha paralizado. Pero vamos a ver qué ocurre con esa segunda ola de agitaciones que anuncian los independentistas a consecuencia de las detenciones. Si hasta las elecciones del 21 de diciembre no se hacen tonterías en Cataluña y no usurpan la calle, la economía se recompondrá. Habremos perdido unas décimas de crecimiento pero saldremos. Si no es así, estaremos en otro escenario.

¿O sea que podemos volver a la casilla de salida?

Como digo si el conflicto se alarga, se reanudará el movimiento y migración de empresas. Es lamentable que España, que tenía un crecimiento por encima de la media europea y que estaba creando empleo, suframos semejante traspiés, que es muy malo para todos. Pero, insisto, vamos a ver qué pasa de aquí al 21 de diciembre. Aunque parece corto, es un largo plazo. Sin embargo, como dice el refrán no hay que arrastrar el puente hasta que se ve el río.

¿Y las exportaciones también pueden verse afectadas?

La exportación no tiene por qué fallar. Las empresas están vendiendo cada vez más fuera. La mía por ejemplo, Taim Weser, no vende ni un euro a Cataluña hace años ni tampoco al resto de España. Nuestro mercado es el mundo y seguiremos vendiendo ahí. Encontrar proveedores alternativos a Cataluña es muy fácil, encontrar clientes como el catalán puede ser más complicado, pero tampoco es un porcentaje tan alto el que suponga dentro de la economía aragonesa o española. Y en esta situación el gran perdedor es Cataluña y el resto de España, pero fundamentalmente Cataluña que se puede empobrecer y entrar en recesión.

Pero la economía, en general, tiende al contagio

Sí. Aunque el principal castigado es Cataluña. Tiene 45.000 millones de comercio con el resto de España. Es una cantidad importante, pero no hay que olvidar que en Cataluña se seguirá comiendo, vistiendo, gastando energía y la proximidad hará que ese comercio se mantenga.

Y el empleo también se ha visto afectado. Nunca Cataluña había liderado el aumento del paro como ha sucedido en octubre

Sí, es muy preocupante porque en el sector servicios se puede ver reducida la contratación. Si la gente deja de ir de vacaciones a Cataluña el impacto en el empleo puede ser devastador. En el resto de España también, si empezamos a hacer mucho ruido y resulta que la situación catalana se extrapola a España y en vez de decir que hay un problema localizado en Cataluña, es España la que tiene el problema, el turismo que viene puede resentirse. El sector financiero exactamente igual. Pueden cerrarnos la espita del crédito y eso afecta directamente a empresas que necesitan imperiosamente de financiación externa para sobrevivir. Esto es una espiral que lo que hay que hacer es tratar de frenarla.

El Banco de España ha dicho que la economía española perderá hasta 27.000 millones en dos años si el conflicto se enquista.

Hablando de competencia económica nuestro problema no es Cataluña contra España ni Aragón contra Navarra ni Andalucía contra Madrid sino España contra el mundo. Y en temas de producción, si el conflicto catalán se alarga, el problema que se puede generar no es que se vayan empresas de Cataluña a Madrid o Valencia sino a Marruecos, Vietnam, China u otros países. Ese es el auténtico problema. Evidentemente las empresas mantenemos el empleo porque es una responsabilidad social y en el barco vamos todos, pero en una situación como esta lo que puede ocurrir es que surjan deslocalizaciones.

Junto con la fuga de empresas, ¿podría producirse la de importantes certámenes feriales?

Claro. Y voy a dar un ejemplo. En octubre era la asamblea anual de cámaras, 2.500 de toda Europa, y se suspendió. Y he de decirte que siendo yo presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio este encuentro se llegó a celebrar en países como Estambul donde había inestabilidad y también en Grecia. Sin embargo, por primera vez en la historia se ha suspendido en Barcelona. El conflicto catalán afecta muchísimo. Una persona que va a un congreso quiere ir dos o tres días a una ciudad y estar bien. No quiere ver gente con cacerolas por la calle o cortando el tráfico y con manifestaciones.

¿Porqué Aragón no ha aprovechado más su cercanía a Cataluña para atraer más empresas?

La prudencia que hemos manifestado todos –el Gobierno autónomo, las organizaciones empresariales, Cámaras, etc,– es muy buena no solo para ahora sino para después. Las primeras empresas que han tenido ruido mediático son grandes empresas y evidentemente la capacidad financiera de Madrid no es la de otros sitios y la alternativa de Barcelona es Madrid. No lo somos ningún otro más. En el caso de Caixa Bank compró en su día una caja de ahorros en Valencia. Es lógico que se desplace más hacia ese ámbito porque posiblemente marcharse a Madrid sería considerado una afrenta para Cataluña. Luego ha habido otras empresas más pequeñas que se han desplazado donde tenían sus orígenes.

¿No nos ha perjudicado tener un sistema impositivo más caro que el de otras comunidades?

Lo que ocurre es que durante estos días Andalucía y Extremadura se han movido en el impuesto de sucesiones y Aragón se ha quedado igual, pero hay que verlo de forma global. Hay un problema de fondo que es la mala financiación de las comunidades y en un momento de crisis, lo que se ha hecho ha sido exprimir todos los impuestos posibles. Lo que se necesita es cambiar el modelo de financiación autonómica y que algunos impuestos tengan una equiparación entre comunidades.

Otra deficiencia de Aragón es la salida hacia Europa, ¿no?

Independientemente de la Travesía central que antes o después llegará es muy importante la conexión Cantábrico Mediterráneo porque con eso sí que desde Aragón, podemos salir por las dos partes. No olvidemos que el Valle del Ebro es más del 30% del PIB español. A veces nos quejamos en Aragón de que no tenemos peso porque somos poca población y solo el 3% del PIB pero si nos vertebramos desde el País Vasco hasta el Levante, somos el núcleo o columna vertebral de España y eso nos daría una posición estratégica muy diferente a la actual. Yo soy un enamorado del corredor Cantábrico Mediterráneo por Teruel. Tuvimos en Cámara al ministro de Obras Públicas hace un mes, anunció las inversiones y se están cumpliendo. En 2020 la línea Zaragoza- Valencia estará en condiciones y será competitiva.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión