Despliega el menú
Economía

La Fed saca de la crisis a EE. UU. al iniciar una subida de tipos gradual desde el 0,25%

Janet Yellen anticipa, tras el "fin de una era extraordinaria" que comenzó
en 2008, más incrementos del precio del dinero durante el próximo año.

La presidenta de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, ayer en Washington.
La presidenta de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, ayer en Washington.
Chip Somodevilla/AFP

La economía norteamericana ha superado la crisis económica que comenzó en septiembre de 2008 con la caída de Lehman Brothers y ha culminado con la primera subida de tipos de interés en el país en los siete últimos años. La Reserva Federal (Fed) se encargó ayer de constatar el buen estado en el que se encuentra la primera potencia del mundo tras aprobar el incremento del precio oficial del dinero al 0,25%. Fue un paso mínimo, pero esperado por prácticamente todos los inversores. Si el banco central estadounidense no lo hubiera hecho, se habrían encendido todas las alarmas. Y si la medida hubiera sido de mayor impacto, también.

El organismo presidido por Janet Yellen ha acabado con la etapa de dinero barato –los tipos oficiales se habían anclado en el 0% desde hace exactamente siete años, con Ben Bernanke al frente de la Fed– que ha beneficiado a la economía estadounidense a base de inyecciones de liquidez en un sistema contagiado por la crisis financiera de 2009. Lo ha hecho por unanimidad de todos sus miembros. "Esta acción marca el final de un periodo extraordinario de siete años de tipos cerca de cero para apoyar la recuperación de la economía tras la peor crisis financiera y recesión desde la Gran Depresión", indicó Janet Yellen durante su intervención.

Además, lo ha hecho con la perspectiva de que el coste del dinero se irá incrementando a lo largo de 2016, aunque de manera gradual, tal y como esperaban los inversores internacionales.

En concreto, la Fed prevé ahora que los tipos de interés se sitúen en un rango de entre el 1,2% y el 1,4% durante el próximo año. E incluso anticipó que ahora el objetivo se establece en una tasa que podría alcanzar el 3% a dos años vista, aunque siempre dependerá "de la evolución de la inflación y de la tasa de paro", según explicó Yellen.

El nuevo cuadro macroeconómico publicado por la Fed tras su reunión de ayer aventura un panorama para Estados Unidos en el que anticipa que "la actividad continuará creciendo a un ritmo moderado y el mercado laboral seguirá fortaleciendo", indica el informe del organismo. Y considera que los riesgos tanto nacionales como extranjeros son ahora mucho menores a la hora de aventurar el futuro del país.

El Banco Central estadounidense anticipa que el PIB crezca desde el 2,1% de este año hasta el 2,4% del próximo, una décima más que lo estimado en sus anteriores previsiones. Por lo que se refiere al desempleo, el organismo dirigido por Yellen prevé que cierre 2015 con una tasa del 5%, sin cambios con respecto a tres meses atrás, y del 4,7 % en 2016, una décima menos de lo calculado previamente.

Esa es la causa que explica el comportamiento que tuvieron los mercados desde las 20.00, cuando la Fed dio a conocer su decisión. En el caso de las bolsas, tanto el índice Dow Jones como el S&P-500 mejoraron sus respectivas cotizaciones entre un 1% y un 1,2%. Por su parte, el euro sufrió una caída repentina desde los 1,096 hasta los 1,090 dólares, aunque después se recuperó rápidamente hasta la posición inicial que venía registrando durante toda la tarde a la espera de la decisión final. Por su parte, el barril de Brent cerró en los 37,19 dólares, un 3,27% menos que al cierre de la sesión anterior. En los últimos minutos de la sesión, el precio del petróleo sufrió un ligero retroceso tras el anuncio de la Fed.

Etiquetas
Comentarios