Despliega el menú
Economía

Gastos del hogar

El número de familias con problemas para pagar las facturas se triplica en un año

Los aragoneses que han tenido retrasos en el pago del alquiler, la hipoteca o las facturas de la vivienda ya superan el 10%, mientras que los que tienen dificultades para llegar a fin de mes rozan el 60%.

Los problemas económicos de las familias aragonesas continúan creciendo debido al desempleo, la caída de los salarios y la pérdida de prestaciones y subsidios. Cada vez son más las personas con dificultades para llegar a fin de mes, los hogares que no pueden afrontar gastos imprevistos o los que tienen retrasos para pagar los de la vivienda, así como las familias que tienen que renunciar a vacaciones, su coche o necesidades tan básicas como una buena alimentación.

En solo dos años, el porcentaje de hogares de Aragón con dificultades para llegar a fin de mes ha pasado del 36% a casi el 60%, aunque el crecimiento es todavía mucho mayor para los que lo hacen con mucha dificultad, según la recién publicada Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE). En 2012 estaban en esta situación tan solo un 5% de de los aragoneses, mientras que este año ya supera el 15%. Tan solo ha disminuido el número de familias que afirman subsistir con "cierta dificultad", ya que muchas de los que en años anteriores estaban en este grupo han empeorado su situación económica y ahora llegan a fin de mes con más problemas.

La caída de los ingresos familiares, que a nivel nacional han registrado el nivel más bajo desde el año 2005, ha obligado a muchas personas a priorizar los gastos y renunciar a algunos que hasta hace unos años eran casi incuestionables, como las vacaciones -un 36% de los aragoneses no pueden permitirse el irse una semana al año-, u otros mucho más necesarios, como los derivados de la vivienda. En el último año, los hogares aragoneses que han tenido problemas para afrontar estos gastos se han multiplicado por tres y el número de personas que han tenido retrasos en los pagos de la hipoteca, el alquiler, la comunidad o las facturas de agua, luz y gas ya superan el 10% .

"Cuando los ingresos van menguando, las familias van priorizando los pagos. En principio, y con mucho esfuerzo, con ayuda de las familias cuando pueden, van afrontando los gastos fijos y dejan de lado los que no son imprescindibles para vivir, como el ocio, la ropa o ciertos alimentos. Cuando la situación sigue ahogando, se ven en la necesidad de decidir si comen o pagan los gastos de vivienda y la luz, el agua...", explica Irene Gállego, presidenta del Colegio de Trabajadores Sociales de Aragón.

Cientos de ayudas para la vivienda

El año pasado, el Ayuntamiento de Zaragoza tuvo que conceder cientos de ayudas de urgente necesidad para gastos derivados de la vivienda: 192 ayudas para hipotecas por un valor de 104.461 euros, 451 para facturas eléctricas (55.645 euros), 130 para el gas (19.867 euros), 350 para electrodomésticos (111.305), 127 para equipamiento del hogar (17.097 euros) y 85 ayudas para gastos de comunidad por valor de 35.350 euros.

Sin embargo, y a pesar de que las familias en una situación ya dramática intentan destinar lo poco que tienen a lo más básico, que es la comida, se están detectando incluso casos de mala alimentación. "Se está pasando a dietas poco equilibradas carentes de productos frescos y en los colegios y en las consultas de los pediatras ya se están detectando casos de malnutrición infantil", denuncia Gállego.

Sin capacidad para gastos imprevistos

Otro de los datos de esta Encuesta de Condiciones de Vida que pone de relieve la crítica situación que atraviesan cada vez más familias es la capacidad para afrontar gastos inesperados o extraordinarios. El porcentaje de personas que ya no pueden reaccionar -económicamente- ante este tipo de situaciones ha pasado de un 26,4% a un 30,3% en un año. En 2007, por ejemplo, tan solo un 12% de los aragoneses y un 13% de los hogares no tenían capacidad para pagar estos gastos, por lo que en el último lustro este problema se ha duplicado. "La capacidad de ahorro de estas familias ya hace mucho tiempo que desapareció. Este porcentaje lo van incrementando nuevos hogares en los que alguno de sus miembros ha pasado al desempleo y entra en este círculo cerrado tan difícil de romper sin políticas de protección social adecuadas", indica la presidenta de los trabajadores sociales.

La explicación a esta situación estaría, según los datos del INE, en la progresiva caída de los ingresos que han sufrido los hogares españoles desde que comenzó la crisis. El ingreso monetario medio anual neto por hogar se ha situado en 23.123 euros, una cifra un 3,5% inferior respecto al año anterior y que se convierte en la más baja de los últimos siete años. Es decir, que las familias españolas ganaban más dinero -de media- en 2006 que en la actualidad, cuando el nivel de vida ha aumentado considerablemente desde entonces.

Consulta los pisos disponibles de compra y alquiler en Aragón.

Más información sobre el sector vivienda.

Etiquetas