Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

"Vengo a transmitir mi carácter, vengo a ganar"

Carlos Cabezas llegó ayer a Zaragoza y firmó por el CAI. El internacional español robustece la apuesta de presente y futuro de la entidad aragonesa.

Willy Villar y José Luis Abós, a la izquierda y derecha, respectivamente, de Carlos Cabezas.
"Vengo a transmitir mi carácter, vengo a ganar"
OLIVER DUCH

En este paréntesis de tres lustros han sucedido hechos preciosos en el baloncesto español, historias en las que Zaragoza no ha sido partícipe directa desde la extinción del CBZ. La irrupción de la quinta de Lisboa 99, de los juniors de oro, de la generación española que ha gobernado el baloncesto FIBA, constituye el hecho más sobresaliente. El fichaje de Carlos Cabezas, en cierto modo, debe catalizar el regreso de Zaragoza al lugar que le corresponde. Después de ocho años de sufrimiento, de un pobrísimo bagaje deportivo, el CAI firmó ayer un jugador de jerarquía, de prestigio, de referencia en el baloncesto español y continental. Llega Cabezas para sentar bases, y no me refiero a Riera, sino a los cimientos del club.

Willy Villar, director deportivo del CAI Zaragoza, reiteró la obviedad en la presentación de Carlos Cabezas. Sin ninguna duda, el terrícola con mejor currículo en la historia de la entidad aragonesa, con un Campeonato del Mundo en su haber. " Es muy fácil presentar a este jugador porque todo el mundo conocéis lo que ha conseguido", se arrancó Villar.

Después, explicó los porqués de su incorporación. "Su fichaje responde a la oportunidad. No es una cuestión de necesidad, sino de oportunidad -insistió Villar-. Se ha hecho un esfuerzo. Creemos que puede ser un hombre muy importante en este proyecto y en el futuro del club en la ACB. Todo ha sido gracias al arrojo del Consejo de Adminiestración, personificado en Reynaldo Benito. Estamos de enhorabuena", se felicitó Villar.

Implicación absoluta

Carlos Cabezas suele portar la batuta. Delante del micrófono tampoco se explica mal. Ayer se explayó con sinceridad abrumadora. "Mi carrera deportiva dio un cambio cuando me marché a Rusia. En agosto pasado me comunicaron que no contaban conmigo. A partir de ahí, esperé y tomé una decisión. Willy Villar se puso en contacto conmigo. Yo tenía ganas de jugar. El CAI me gusta, me da mucho respeto. Por eso he venido a Zaragoza, para ayudar al CAI a ser un grande", afirmó Cabezas.

En los últimos días se han producido distintos vaivenes en la negociación. La lesión del segundo base del Unicaja de Málaga, club que disfrutaba de derecho de tanteo sobre el jugador, aportó unos gotitas de incertidumbre a los días posteriores a que el CAI Zaragoza presentara una oferta en firme por el jugador. "Parecía que se iba a torcer tras lo que ha pasado en Málaga a última hora. Llevábamos 10 días de espera. Afortunadamente, todo ha acabado bien y jugaré en el CAI", apuntó.

Cabezas también se refirió a su actual estado de forma y a su aportación al conjunto que gestiona José Luis Abós. "Mi último partido lo jugué a mitad de junio. Tuve un mes de descanso y luego he estado entrenando. Me voy a poner las pilas cuanto antes. No vengo de líder al CAI, pero vengo a transmitir mi carácter, a ganar, a una ciudad con un gran ambiente de baloncesto, igual que Málaga", subrayó el base.

También destacó su especial relación con Darren Phillip, actual capitán del CAI Zaragoza y ex compañero en anteriores travesías de Cabezas. "Conozco a DP desde Málaga. Es un americano atípico. Me ha hablado muy bien del club, de la gente. A los bases, Van Rosom y Riera, los conozco menos", confesó.

Sus últimas palabras estuvieron destinadas al próximo partido, a su debut, al encuentro ante el Barça fijado para el próximo domingo. "Sé que voy a debutar ante el Barça. Es curioso porque en el Unicaja también debuté ante el Barça, y mi último partido antes de marchar a Rusia también fue ante el Barça. Voy a jugar con el número 16 en la camiseta, porque el 10 está ocupado por otro compañero. Todos tenemos muy claro que cada partido va a ser una final", concluyó el nuevo timonel del CAI Zaragoza.

Etiquetas