Despliega el menú
Deportes

FICHAJES

Últimas horas de mercado

Agapito, al fondo, contempla al meta Roberto.
Últimas horas de mercado
J. G. C.

Tras el desayuno de hoy domingo, alrededor de 40 horas quedarán tan solo para que se cierre el mercado invernal de fichajes. Llega el momento del acelerón final en las decenas de negociaciones abiertas por medio mundo para muchos clubes, entre ellos el Real Zaragoza.

Los dirigentes blanquillos afrontan el vértigo del final del plazo de contrataciones con varios deberes por cumplir. En la puerta de entrada, dos fichajes deseados que no han podido hacerse efectivos: otro defensa central y un centrocampista de jerarquía. Y en la puerta de salida, la definición exacta de cuál va a ser el destino de Ewerthon, Luccin (ambos sin ficha a esta hora), Obradovic y Pavón.

De esas seis tareas, parece complicado que puedan concretarse al gusto de Agapito Iglesias al menos la mitad. En lo referente a los fichajes, una vez roto el trato para traer al defensa internacional chileno Waldo Ponce, las alternativas que da el mercado son ahora mucho menos sugerentes y más caras. Y, sobre el añorado medio centro que pide Gay como timonel del juego del equipo, la división de opiniones en el seno del club dificulta que el deseo cuaje, sobre todo una vez que se fue al limbo la pasada semana la ilusionante opción de haber traído cedido al internacional alemán del Stuttgart Thomas Hitzlperger.

Otra pretensión del club que se ha venido abajo en las dos últimas fechas es la de dar salida a Paco Pavón. Se estuvo cerca de cerrar el acuerdo con el Ankaragucu turco, pero el hecho de que el defensa madrileño saliera económicamente perjudicado en la operación (no le garantizaba ninguno de los dos clubes la percepción del dinero que tiene firmado con el Zaragoza hasta junio de 2011) ha hecho que Pavón esté decidido a seguir aquí pese a que su participación en el equipo pase a ser -una vez más- prácticamente nula de ahora en adelante.

Las otras cuestiones son de menor importancia desde el punto de vista del club zaragocista, aunque sí que son vitales para el futuro inmediato de los tres jugadores implicados. Ewerthon, Luccin y Obradovic esperan con mucha tensión el paso de este día y medio. Los dos primeros, o consiguen ficha en algún equipo, o estarán cinco meses entrenando sin poder jugar. Y el serbio, que podría reaparecer de su extraña lesión de rodilla dentro de aproximadamente un mes, vive pendiente de si el Zaragoza cierra la contratación o no de un jugador extracomunitario, hecho que le dejaría también sin licencia y le obligaría a irse a otro equipo para poder llegar a mayo con opciones de ser convocado por Serbia para acudir al Mundial de Sudáfrica.

Los dos fichajes pretendidos no tenían anoche objetivos fijos y se está a expensas de las piezas que ofrezca el mercado en sus coletazos finales. Si sale algo interesante, se valorará y se hará. Si no es así, la plantilla quedará como está, con Obradovic dentro y, seguramente, con Luccin dado de alta. Y por Ewerthon, se espera un movimiento final del Betis.

Etiquetas