Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TENIS

Resurge Federer

El suizo vence a Djokovic y recupera el segundo puesto en el ranquin ATP.

Roger Federer, en un descanso del partido de ayer.
Resurge Federer
DIEGO AZUBELEFE

El suizo Roger Federer recuperó ayer el número dos del mundo al derrotar al serbio Novak Djokovic en las semifinales del torneo de tenis de Shanghái, donde hoy jugará por el título con el británico Andy Murray.

El tercer cabeza de serie está a mitad de camino de un fin de semana de revanchas tras derrotar por 7-5 y 6-4 al serbio, que lo eliminó en cinco sets en las semifinales del US Open hace un mes tras levantar dos bolas de partido.

Murray, que se impuso ayer por 6-4 y 6-1 al argentino Juan Mónaco, podría ser el próximo en la lista de Federer, que perdió a mitad de agosto ante el escocés en la final de Toronto.

"Estoy jugando realmente bien. Estoy contento con la forma en la que estoy golpeando la bola", advirtió el ex número uno del mundo, ganador de 16 torneos del Grand Slam. "Tuve una gran preparación. Pero la temporada todavía es larga y después de esto, todavía tengo cuatro torneos más por jugar".

Federer y Djokovic pugnaron durante más de una hora por el primer set, pero éste cayó del lado del suizo, que salvó cuatro bolas de break en el cuarto juego, tras romper el servicio del serbio en el undécimo game.

Una vez que tuvo el primer parcial en el bolsillo, el juego de Federer se elevó aún más, empezando con un break en el primer game y un segundo en el tercero para asegurar. Djokovic recuperó uno de ellos, pero no fue suficiente para cambiar el signo del partido.

El serbio, que mañana lunes volverá al tercer lugar del ranquin mundial, buscaba en Shanghái su segundo título seguido tras su triunfo en Pekín la pasada semana. "Pero en un abrir y cerrar de ojos, estaba dos breaks abajo con 4-1", lamentó. "Jugó grandes puntos justo cuando los necesitaba, así que, saben, mereció ganar, debo reconocerlo", admitió Djokovic.

Federer buscará hoy su tercer título del año, después de Cincinnati y el Abierto de Australia. Para ello tendrá que derrotar a Murray, al que ha ganado en siete de las 12 ocasiones en las que se han enfrentado.

Mónaco buscaba ayer la primera final de su carrera sobre pista dura y en un certamen de categoría Masters 1000, pero Murray fue demasiado para el argentino.

"¿Qué pasó? Bueno, del otro lado estaba Andy Murray", admitió el sudamericano, que dará un buen salto en el ranquin tras una gran semana en Shanghái.

Murray, que realizó un penoso US Open, parece haberse recuperado completamente de la enfermedad que lo aquejó la pasada semana en Pekín y está recobrando sus mejores sensaciones.

"Me moví realmente bien hoy, lo que es muy importante para mi juego", dijo el escocés. "Tengo buenas sensaciones sobre la cancha, llegué a muchas bolas. Me siento bien".

Así lo demostró en el juego clave del choque de ayer, cuando el argentino servía para igualar 5-5. Mónaco venía de recuperar un break y mandaba 15-0, pero cuando el 30-0 parecía seguro, el argentino vio cómo Murray le devolvía dos "smashes" seguidos. Desquiciado, tiró fuera el tercero.

"Después de eso, estuve totalmente descentrado", admitió el sudamericano, que cometió 29 errores no forzados. "Él rompió y ganó el set. Al comienzo del segundo, empecé a sentir las piernas muy cansadas y él empezó a jugar muy bien. Tuve muy pocas chances".

Murray, de 23 años, tiene ahora la oportunidad de ganar su segundo Masters 1000 del año tras derrotar a Federer hace dos meses en Toronto, donde levantó su hasta ahora único título de la temporada. El suizo querrá servirle la revancha.

El Masters 1000 de Shanghái reparte 3,24 millones de dólares en premios y puntos para el ranquin de la ATP.

Etiquetas