Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

Repoquer ofensivo

La alineación del Real Zaragoza frente al Deportivo anuncia la alianza por primera vez sobre el césped de Matuzalem, Aimar, Sergio García, Oliveira y Diego Milito. Un pentágono de poderosa tendencia atacante y creativa.

Oliveira celebraba al término del entrenamiento de ayer del Real Zaragoza el regreso de Diego Milito al equipo: "Es una buena noticia. Es un hombre importante para nosotros. Un jugador con gol. Y lo necesitamos ahora, cuando todos nos necesitamos de todos, especialmente de Diego. Ojalá podamos hacer goles el sábado".

Ricardo Oliveira bendecía la recuperación del argentino al tiempo que se le llenaba la boca de agua mientras recordaba el inminente reencuentro de la trinidad formada por él mismo, el Príncipe y Sergio García, tres de las pocas sonrisas que se pueden esbozar en esta temporada fracasada. Un trío de gol y peligro: "No sabemos aún si jugaremos o no. Si nos volvemos a juntar, mejor. Creo que para ellos también. Pero aunque entremos tres delanteros, Diego Milito y yo arriba y Sergio abierto a la banda, debemos jugar también con mentalidad defensiva, con agresividad y esfuerzo, y corriendo a presionar cuando no tengamos balón".

Sin embargo, frente al Deportivo, tres se anuncian escasos. Si finalmente Manolo Villanova decide ejecutar su previsión, Pablo Aimar y Francelino Matuzalem, dos talentos aterciopelados, se reunirán con el conspicuo tridente en un frente ofensivo caudaloso, de poderosa creatividad, con cierta vocación goleadora e inédito durante la temporada. Entre los cinco son responsables del 78% de los goles del Real Zaragoza en Liga. Han marcado 35 de 45.

Sería la primera vez que este pentágono mágico firme su alianza sobre el césped. El zarpazo de Touré sobre la rodilla de Matuzalem y el pubis desengrasado de Aimar lo impidieron antes. Tampoco coincidieron cuando la temporada era temprana, antes de la lesión de Matu. Y el tobillo contusionado de Diego Milito lo evitó en las dos últimas jornadas.

Milito evoluciona bien

El Príncipe progresó ayer en su recuperación y entró en contacto con el balón. Se mostró mejorado, hambriento de volver para sofocar su mal momento frente a la portería enemiga. No marca desde el 8 de marzo, cuando ejecutó de penalti al Atlético de Madrid. El descanso activo de estas semanas puede haber despertado de nuevo su voracidad. Acompañado por Oliveira, que ayer se ejercitó suavemente y al margen debido a una leve sobrecarga en un abductor, ambos, autores de 15 goles cada uno en Liga, deberán guiar la salvación rompiendo redes.

Por detrás, el sábado, les secundarían por la izquierda Aimar, que mantiene repleta de telarañas su cuenta goleadora de la temporada, y Sergio García (4 goles), que retornaría al espacio derecho del centro del campo, una vez que Gabi Fernández cumplirá un partido de sanción al no recibir el indulto del Comité de Competición. El catalán representa la alternativa más sacrificada e intensa para ese lado del campo.

El quinto vértice sería Matuzalem (1 gol en Liga). Aunque últimamente ha jugado más retrasado, su capacidad de llegada es indiscutible. Se antoja pieza esencial para la salvación.

A ellos cinco se les unirá en un equipo de ingente tendencia atacante otro hombre de instinto medianamente ofensivo, Albert Celades, que asirá el timonel y la carta de navegación de nuevo.

Etiquetas