Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Raúl Goni: "En 3 o 4 semanas, espero estar disponible"

El sábado se cumplirán 8 meses desde que se rompió la rodilla derecha. Su vuelta al equipo está ya muy próxima

Raúl Goni, con el peto verde, saluda a Abel Aguilar en el instante en el que se reincorporó a los entrenamientos del grupo hace ocho días.
Raúl Goni: "En 3 o 4 semanas, espero estar disponible"
O. DUCH

Tras ocho meses de baja, llega ya el final de su túnel. Ya ve la luz.

 

Así es. Ha sido un gran esfuerzo, muy duro. Pero creo que ha valido la pena sufrir porque todo va muy bien. Tengo muy buenas sensaciones en mi rodilla operada. He podido entrenarme ya con el equipo un par de días y veo que la meta está muy cerca.

 

Los médicos y usted mismo han manifestado durante esta larga convalecencia que la rehabilitación ha ido perfectamente.

 

En ese sentido, he tenido mucha suerte y no he vivido ningún sobresalto. Hay muchas operaciones de este tipo que generan contratiempos en la rodilla durante el proceso de recuperación y hay incluso que parar. El propio cuerpo va marcando la evolución y, en mi caso, no he dejado de trabajar ni un solo día. Todo ha salido muy bien hasta hoy, ni un solo drenaje, ni una inflamación anormal. Nada negativo que recordar.

 

Entonces, ¿cuándo le vemos estrenar su nueva camiseta con el 6 a la espalda?

 

Lo antes posible. Ahora va a ser cuestión ya de acumular horas de entrenamiento con el equipo hasta que el entrenador y yo veamos que todo está dispuesto para volver. Solo me falta ritmo.

 

Seguro que en su mente tiene un plazo marcado.

 

En tres o cuatro semanas, espero estar disponible al cien por cien. Quizá el día del Almería en La Romareda, a primeros de noviembre, ya podría estar apto para que el míster pudiese contar conmigo si así lo desea.

 

Ya ha tocado balón junto a la plantilla. ¿Todavía le da respeto entrar en el cuerpo a cuerpo con un adversario?

 

Estoy en esa fase de superar mentalmente los temores. Es la última parte de una recuperación tan larga. La semana pasada ya hice enteros los dos últimos entrenamientos y me sentí bien. Jugué el partidillo y, aunque no tuve acciones comprometidas, me noté cómodo. Espero que en los próximos días se dé la circunstancia de tener que meter el pie con fuerza y que lo haga sin problemas. No creo que los tenga, seguro que no.

 

Y ahora será cuestión de encontrar un hueco en el equipo. En pocos días, Marcelino va a pasar de la precariedad a la abundancia de gente.

 

Así es. Incluso Víctor Laguardia y Ander Herrera han regresado antes de lo previsto lamentablemente por la eliminación de España en el Mundial sub-20. Hay que reconocer que, de momento, la entrada en el equipo está ahora muy complicada. En líneas generales, pese a varios resultados adversos que se han dado en este inicio de Liga, el equipo está dando una buena imagen en mi opinión. Y salir de una lesión tan larga como la mía tiene ese inconveniente: que el retorno a las alineaciones suele ser muy complicado.

 

¿Qué ha sido lo más duro que ha vivido desde aquel fatídico 10 de febrero en el que su rodilla se rompió en Cartagena jugando con la selección española?

 

Los primeros días. Es durísimo verte tirado justo en un momento en el que estás muy bien, feliz, siendo titular en tu equipo, habiendo llegado a la selección y disfrutando del mejor momento de tu progresión como futbolista. Fue como pasar del cielo al infierno. De repente, en una semana, te operan y no puedes ni caminar. Eso fue, anímicamente, lo más difícil de superar. Después, con el paso de los meses, el verte fuera del equipo, trabajando siempre solo, sin poder ir a la pretemporada con los demás, es otro 'shock' fuerte. Pero no queda más remedio que afrontarlo y ya ha pasado.

 

Y ahora toca engranar en una plantilla diferente a la que dejó, con muchos compañeros nuevos, otra vez en Primera.

 

Sí, pero la gente que ha venido este verano al Zaragoza creo que es gente muy maja, muy normal. Se ha conseguido hacer un buen grupo en el vestuario y eso permite que, jugadores como yo, que vamos a venir de varios meses sin estar con el equipo en el día a día, nos acoplemos rápidamente al resto. No tengo ninguna duda de que será así.

 

¿Cuál es su sueño para esta temporada en la elite?

 

Superar bien este bache personal con el paso de las semanas y consolidarme en el equipo. Quiero aportar lo más que pueda para que el Real Zaragoza, como colectivo, consiga las metas que se ha marcado en el futuro. Y en el plano personal, cuanta más experiencia pueda acumular en Primera División, más contento estaré a final de campaña.

Etiquetas