Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Quino Colom se hace mayor en Europa

El base del CAI Zaragoza, que jugará en Lérida la próxima temporada, ha sido una de las estrellas del Europeo Sub-20 en el que España logró la medalla de bronce a las órdenes de Gustavo Aranzana.

A Quino Colom le falta rodar y evolucionar para llegar a ACB, nadie lo niega. Para ello este próximo año estará cedido en el Plus Pujol Lleida a decisión del CAI. Sin embargo, el andorrano ya se ha hecho mayor en Europa, concretamente de la mano de la selección SUB-20 dirigida por Gustavo Aranzana. El director de juego fue incluido como mejor base del quinteto ideal de la competición celebrada en Letonia (Europeo Sub-20) donde logró encaramarse al tercer cajón del podio.

Ha sido un logro dulce. No es el oro, ni la plata pero ha sido igual de trabajado. Desde el principio del Europeo, Colom fue demostrando su capacidad para estar en la primera línea de la rotación del combinado nacional. Sus buenas actuaciones se fueron sucediendo una tras otra hasta el punto de ser el jugador que más minutos disputaba en los encuentros de España.

Sus números fueron creciéndose y se establecieron entre las más nobles estadísticas de los jóvenes talentos del viejo continente. Como anotador, cumplidor y efectivo, al situar su media de anotación por encima de los 10 puntos en toda la competición, y como pasador, un lujo. El de Andorra se dedicó a servir y repartir pases de canasta en los 244 minutos que acumuló en los ocho partidos. 6.2 asistencias por choque le han servido para ser incluido entre los cinco mejores de la competición junto a Raduljica, Gecevicius, Dasic y el valenciano Víctor Claver.

Fue un torneo en el que la selección fue de menos a más. A pesar de un tropiezo temprano frente a Macedonia, Colom y sus compañeros reaccionaran imponiéndose con solvencia a Letonia y Bulgaria.

Con el pase a cuartos de final logrados, hubo que pelear por hacerse con una de las dos plazas de grupo para entrar en la lucha por las medallas. Ahí llegó Colom, tras la derrota contra Serbia, destrozó a Francia con 19 puntos y 12 asistencias, en un partido vital para los intereses del banquillo de Aranzana. La semifinal, con la ausencia de Ravasseda, fue aguantar el 'jarreo' de Lituania, que cortó de pleno la trayectoria ascendente de España. Turquía era la rival a batir por el bronce. Y no se falló. Se ganó con solvencia. Anotó pocos puntos pero repartió otro puñado de pases de canasta que le valieron su inclusión entre los cinco mejores de la competición. Colom progresa, mejora...en fin se va haciendo mayor bien en Lérida o bien en Europa.

Etiquetas