Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

Palabra de capitán

El trío de capitanes del Real Zaragoza se reunió con HERALDO para profundizar en la crisis del equipo y reflejar las impresiones colectivas en la batalla por eludir la Segunda División. Luis Carlos Cuartero, superviviente del último descenso, Alberto Zapater, bandera local, y Diego Milito, actual referencia mediática, no dudan de la salvación.

Lo inquietante de la situación ha despertado sensaciones de todo tipo. Se mezclan el temor, la angustia y el pesimismo con la esperanza y la convicción. ¿Cuál es el verdadero estado de ánimo del grupo?

Cuartero: Preside el optimismo. La plantilla está preocupada por la clasificación, pero no porque se vea incapaz de sacar esto adelante. Todos estamos mentalizados para ello. Es cierto que nuestra posición es complicada y cuesta llegar de domingo a domingo, la semana se hace larga. Después de Valladolid nos hubiera gustado jugar a los dos días para resarcirnos de la derrota. Pero la afición debe saber que somos optimistas y estamos con muchas ganas.

Zapater: Después de perder en Valladolid y verme en la clasificación, hablé y es normal que estuviera fastidiado. Era difícil dar entonces un mensaje positivo. Pero el mensaje debe ser optimista. Debemos meternos en la cabeza que saldremos adelante. Yo dije que si no ganábamos al Betis, bajábamos. Me refería a tomar el partido como una final, aunque sin la presión de un vida o muerte.

Diego Milito: Somos conscientes de nuestra delicada situación clasificatoria y psicológica, pero hay ganas, optimismo y unidad. Cuando no llegan las victorias, la semana se hace larga. Pero, desde el entrenador hasta el utillero, estamos convencidos. Tenemos un gran equipo y la salvación está en nuestra mano. Depende de nosotros y, con la ayuda de la gente, saldremos adelante.

¿Se marcan una cuota de puntos concreta para la salvación y vigilan los calendarios de los rivales directos?

Diego Milito: Estará entre los 42 o 43 puntos. Históricamente ha sucedido así. Pero solo pensamos en ganar un partido y luego otro. Si lo hacemos ante el Betis, cogeremos aire y confianza para ir a Getafe y afrontar lo que queda de la mejor manera. Se pueden hacer cálculos, pero, si no vences, no vale la pena pensar en los puntos necesarios o en si pierde o no un rival. Lo importante somos nosotros.

Cuartero: Con 33 puntos seguro que no te salvas. Por eso debemos ganar y sumar ya. Diego comenta una cifra que es incierta porque puede encarecerse si los de abajo ganamos varios partidos. Vamos a reaccionar ahora. Incluso creo que nos van a sobrar los últimos tres partidos y nos reíremos de lo mal que lo hemos pasado. Nuestro calendario es bueno para no llegar necesitados al final. Eso sería aún más dramático que ahora. Nos esperarían finales de verdad, por no descender. A mí me han tocado vivirlas y no se las deseo a nadie.

Cuanto más ha caído el equipo, menos capacidad de reacción ha demostrado. Ahora la situación es límite. ¿Por dónde pasan las soluciones para esquivar el descenso?

Cuartero: Tenemos La Romareda. Siempre ha respondido. La afición ha sacado partidos adelante, como el pasado año ante el Atlético. Ahora tenemos en casa a Betis, Recreativo y Deportivo, y no se me pasa otra cosa por la cabeza que no sea la victoria. Entre nuestras ganas y la gente, lo lograremos.

Diego Milito: Es cierto. Este año hemos visitado campos hostiles donde la gente gana puntos y condiciona a los árbitros. Eso debemos aplicarlo en La Romareda y convertirla en un fortín.

Hablan de la afición. En el último descenso, Cuartero sufrió directamente la fractura entre el equipo y la grada. Ahora ese comportamiento ha cambiado y ante el Betis habrá lleno. ¿Tranquiliza?

Cuartero: Claro. Entonces, casi nadie recordaba el último descenso, y esta vez la experiencia de Segunda es reciente. Sabemos lo mal que lo pasamos hace unos años. Pero con estas ganas y La Romareda, si yo fuera rival, vería complicado puntuar en Zaragoza. Cuando las cosas se complican y oyes el rugido del campo, se pone la piel de gallina y sacas fuerzas. La conexión con el público tiene un porcentaje elevado de la salvación.

La obligación de permanecer en Primera genera ansiedad y presión. ¿Tiene la plantilla el carácter requerido para superarlas?

Zapater: El futbolista profesional sabe que representa a mucha gente. Conocemos cuál es nuestra presión. Luchar por la UEFA siempre es mejor que hacerlo por no bajar, pero estamos preparados para ello.

Antes de viajar a Valladolid, se le restó cierto dramatismo a ese partido porque aún quedaba margen. Una semana después se repite el escenario, pero resulta inevitable ganar al Betis.

Diego Milito: Sin duda, queda una jornada menos. Frente al Valladolid era una final y queríamos ganar, pero sabíamos que no era un partido a vida o muerte. Si perdíamos, no nos íbamos a Segunda. Yo intenté restar presión para jugar tranquilos porque aún teníamos margen de maniobra. Cada vez queda menos, y contra el Betis, en casa, debemos ganar. Pero aún quedarán siete partidos más. Si vencemos, luego deberemos hacerlo en Getafe, y luego frente al Recreativo. Necesitamos vencer cuatro partidos para estar tranquilos.

Cuartero: El Betis viene de sumar seis puntos seguidos y derrotar al Barcelona, pero esta temporada nos cruzamos con equipos que una semana antes han jugado contra el Barça y sacamos conclusiones un poco irreales. Me parece más aproximado medir al Betis según el partido frente a Osasuna. No me disgusta el Betis para jugar el domingo. Es un partido ideal para ganar. Tiene grandes futbolistas, pero deja jugar y su estilo se asemeja al de Villarreal o Atlético. Por ejemplo, el Almería está más ordenado tácticamente, juegan más juntos y tiene jugadores más peleones.

Después espera el Getafe. Ese partido se inserta entre su partido de vuelta en UEFA ante el Bayern y su final de Copa del Rey contra el Valencia. El Zaragoza puede beneficiarse de esta circunstancia...

Zapater: Nos hemos fijado. Pero debemos mirarnos a nosotros. Estamos en un momento en que ganar tres partidos seguidos sería muy importante. Ganaríamos la tranquilidad y la confianza que necesitamos.

Manolo Villanova rescata el equipo (solo faltará Juanfran) que tan buenas impresiones produjo en la victoria al Atlético y la derrota inmerecida en Villarreal. ¿Reconforta el retorno del grupo que tan buen fútbol brindó?

Zapater: El juego ahora poco importa. Con buen fútbol es más factible imponerse, pero necesitamos ganar como sea y por encima de todo. No nos preocupa el buen juego, sino hacernos fuertes y asegurarnos un resultado positivo.

Diego, su clarividencia ante el gol se ha apagado en las últimas fechas. ¿Le alarma la sequía?

Zapater: En Valladolid, de mi gol, medio es suyo, los delanteros también están para eso.

Diego Milito: Son momentos. Mi trabajo es buscar el gol, aunque lo peor es no tener situaciones para hacerlo. Prefiero errar cinco manos a mano, no me iré tranquilo a casa, pero por lo menos sé que estuve cerca. Todos los delanteros del mundo, incluso los mejores, pasan momentos malos, donde son incapaces de meter un balón a un metro, y rachas, donde la metes desde cualquier lado. Yo trabajo para mejorar y quebrar el mal momento, pero me preocupa más volver a encontrar el fútbol y las oportunidades. Este equipo se ha caracterizado por ser ofensivo y tener ocasiones, y hoy no lo conseguimos.

Carlos, usted protagonizó salvaciones con Luis Costa y sufrió el último resbalón a Segunda. ¿Cómo se aprovecha esa experiencia en el seno del vestuario?

Cuartero: Me remito más al descenso. Insisto en que hay que hacer los deberes ya. No podemos dejar de intentarlo para no fallar. Debemos ser responsables. Y, si fallamos, hay que volver a intentarlo porque tenemos calidad. Esta semana ha sido un lujo verlos entrenar (Cuartero continúa con su recuperación y se ejercita al margen) y han trabajado con una intensidad enorme. Estamos poniendo toda la carne en el asador.

Etiquetas