Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Lafita: «Mi futuro puede cambiar en cuestión de horas»

Ángel Lafita i Futbolista del real zaragoza i El interior aragonés habló ayer en Inglaterra por primera vez en esta pretemporada. Afirma que el club no le ha ofrecido la renovación, gesto que interpreta como un adiós anticipado, y asegura que no se irá a cualquier precio.

Lafita, en el Hotel Champneys Health.
Lafita: «Mi futuro puede cambiar en cuestión de horas»
T.COLE

Ángel Lafita rompió ayer su silencio, postura que anunció tomaba como medida de precaución a la vuelta de las vacaciones de verano. El canterano ha estado callado por completo desde el 11 de julio. En Soria no dio rueda de prensa ni se acercó a ningún periodista. Su situación en el Real Zaragoza no es cómoda y, según se acerca el inicio de la Liga y el final del mercado, los nervios en el jugador y su entorno aumentan a causa de la nebulosa en que se mueve su futuro. Sin saber aún si seguirá en el cuadro zaragocista o se irá traspasado, Lafita quiso ayer hacer públicos sus sentimientos tras una llamativa conversación con el entrenador en medio del campo de fútbol de Packington. El aragonés asume que el club no quiere que siga, que desea venderlo para obtener dinero líquido; pero avisa de que la oferta que pueda venir ha de ser de su agrado y que no admitirá presiones para que se marche a cualquier precio.

Casi un cuarto de hora de charla a solas con Javier Aguirre sentados sobre el césped. ¿De qué han hablado?

Evidentemente, de asuntos personales. Todos estamos con la incertidumbre sobre cuál va a ser mi futuro y es lógico que el entrenador me pregunte por ello. Los dos estamos de acuerdo en que hay que afrontar la situación con tranquilidad. Sabemos mi caso, que me queda solo un año de contrato y que el club no me ha propuesto una oferta de renovación. Así que si llega una oferta que sea buena para las dos partes, pues se estudiará y se aceptará si gusta a ambas. Si gusta solo a una, no será así y se quedará en tierra de nadie.

¿Es cierto que usted habló recientemente con el club para tantear la posibilidad de renovar su contrato con el Real Zaragoza?

Eso es falso. No es así. En ningún momento he hablado yo con el club sobre mi futuro. Ni ellos se han puesto en contacto conmigo ni yo con ellos. Así que hay que deducir que por las dos partes está clara la situación.

El entrenador le pregunta a usted por su futuro. ¿Usted le ha preguntado a él qué piensa de su caso?

Yo ya sé lo que piensa el míster sobre mí y estoy contento de saberlo. Aguirre es muy franco y nuestra relación personal se basa en esa franqueza. Nos podemos mirar a la cara mutuamente sin problemas. Para mí, eso es suficiente.

Se adivina que no le está gustando cómo se están transcurriendo las cosas.

Yo mantengo mi filosofía de estar en silencio, entrenar duro e intentar ganarme un puesto en el equipo. Todo con la idea de cumplir el año que me queda. Y si hay novedades, ya se verán. Hoy en día soy jugador del Real Zaragoza a todos los efectos.

¿Qué cree que va a pasar al final de esta película?

Sinceramente, no lo sé. Un día estoy fuera y al día siguiente estoy dentro. Es una incertidumbre permanente. Me intento aislar, trabajo en silencio por ese motivo y solo pienso en ponerme en forma porque en menos de tres semanas empieza la Liga.

En la primera alineación del verano y en otro tipo de pruebas tácticas, hay varios jugadores que no están entrando. Y usted es uno de ellos. Da la sensación de que se está preparando el camino para su salida del equipo de aquí a diez o quince días.

Puede ser. Claro que puedeser eso lo que esté pasando. Pero también puede suceder que al final sí que esté aquí el día del Levante y acabe quedándome. Tal y como está todo, permanentemente en el aire, yo tengo la sensación de que las circunstancias pueden cambiar en cuestión de horas.

¿Y su representante, Manuel García Quilón, qué le dice de este lío?

Mi representante habla directamente con el club. Él sabe mejor que nadie cómo estoy y cuáles son las intenciones de ambas partes. Tiene muy claro lo que tiene que hacer.

Se le ve tremendamente incómodo.

Es que es una situación que llevo padeciendo muchos años. Por unas cosas o por otras, siempre me ha tocado estar en un marco de incertidumbre que me hace vivir intranquilo. Y eso no le gusta a nadie. Pero es lo que me toca sufrir y trato de hacerlo lo mejor que puedo.

Si al final le tocara seguir en el Real Zaragoza el año que le queda de contrato, ¿cómo lo asumiría?

A mí me gustaría quedarme siempre en el Real Zaragoza. Es el club de toda mi vida. Ya lo dije cuando volví del Deportivo de La Coruña. Esta es mi quinta temporada en el primer equipo desde que debuté. Y siempre me siento cómodo en mi ciudad y en el equipo de mi ciudad.

Parece mentira que el Zaragoza lo repescara del Dépor a través de una maniobra tan polémica y ahora, dos años después, lo trate así.

Eso debe explicarlo el club. Sé que la situación del club es muy delicada económicamente y, todo lo que signifique obtener dinero por traspasos, se entiende perfectamente. Por eso, comprendo que ante cualquier mínima oferta que pueda ser sugerente para ellos, hagan números y la valoren para hacer caja. Yo los entiendo a ellos, pero pido que también comprendan mi postura. Las ofertas tienen que ser buenas para las dos partes, no solo para una.

Etiquetas