Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

La triple incógnita de Marcelino

El acompañante de Pulido, la pareja de Antonio Hidalgo y los laterales representan las dudas del entrenador asturiano para medirse al Elche

Marcelino se dejó la garganta en el entrenamiento de ayer en La Romareda al tiempo que en su cabeza, mientras no vigilaba su hoja de notas, se cocinaba la alineación para el partido frente al Elche. Aunque para Marcelino entrenarse a la luz del día y sin clausuras no supone ningún desagrado porque mantiene la alineación en conserva hasta el mismo día del partido, la vespertina sesión de ayer permitió intuir la forma que presentará el Real Zaragoza ante el Elche.

La enfermería dejó como novedad el restablecimiento de Pavón, a quien Marcelino llamó de urgencia para el partidillo cuando trabajaba con los fisios, y las persistentes molestias de Generelo, que comenzó con el grupo pero que debió retirarse al banco de masajes. Por lo demás, Gabi, Oliveira y Ayala dejaron constancia de sus recuperaciones completas.

Sin embargo, eso no les garantiza una camiseta de partida para el domingo. Marcelino dispuso para empezar un ejercicio de transición defensa-ataque y de repliegue, y, a continuación, ensayó en un partidillo con dos equipos (con apoyo del filial) y numerosas variantes.

Según lo enseñado ayer por el técnico del Real Zaragoza, le azotan tres núcleos de dudas: los laterales, el acompañante de Pulido, y la pareja de Antonio Hidalgo en el mediocentro. Para los flancos defensivos, Pignol, Paredes y Chus Herrero se disputan dos plazas, con ventaja para los dos primeros. Ayala y Pavón se juegan la escolta de Pulido. En principio, el Ratón parte con ventaja después de toda la semana integrado en el grupo, pero no debe descartarse la presencia de Pavón si finalmente el físico no se le vuelve a desplomar.

En el doble pivote, con Zapater sancionado y Generelo con problemas, Antonio Hidalgo tiene hueco fijo. Junto a él, Marcelino probó a Jorge López primero y a Gabi después. La entrada del riojano en el centro supondría una de las novedades más gruesas del once e implicaría la permanencia de Arizmendi en el costado derecho, una vez que ya se ha recuperado de sus molestias y se le ha retirado el vendaje que lució en la sesión de miércoles. En la izquierda, entraría Caffa, respaldado por su partido en Las Palmas. Si finalmente es Gabi el pivote, Jorge López pasaría a la derecha y Arizmendi podría guardar reposo.

En ataque, todo apunta al reencuentro de Oliveira con Ewerthon.

Etiquetas