Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÓRMULA 1

La lotería de Montecarlo

Alonso espera que sus rivales fallen en el enrevesado trazado para lograr su tercera victoria consecutiva.

Llega Mónaco con el glamour, los barcos en el puerto y las apuestas. Nada está escrito en la carrera más molesta e insegura del calendario, a la que ningún piloto renuncia, y donde se han dado alguna de las mayores sorpresas de la Fórmula 1. Por ejemplo, Fernando Alonso dobló a todos los pilotos menos al segundo y al tercero el curso pasado. Se impuso con total autoridad por segundo año consecutivo. Jarno Trulli logró vencer y faltó un pelo para que fuera un doblete de Renault. Y es el lugar donde Ferrari no gana desde 2001.

Alonso intentará pescar en río revuelto con su R28. La falta de potencia del Renault le relega a un según plano, donde se pelea con Toyota, Red Bull y compañía. Sin embargo, las peculiaridades monegascas pueden aupar a Alonso hacia las posiciones delanteras e incordiar a McLaren, BMW y Ferrari, aunque todo depende encontrar un hueco en la calificación. Más vale salir adelante, aunque se lleve un poco más de combustible, frente a tácticas arriesgadas. Habrá pilotos que, como el año pasado, vayan a una parada y pongan en serias dificultades a otros.

Para el asturiano esta carrera puede suponer su podio número 50. Además, está a falta de un punto para alcanzar los 500 desde su debut en 2003. El asturiano podría salir del Principado con cifras a las que antes no les daba mucha importancia, pero que ahora valora cada vez más porque los puntos son cada día más complicados de conseguir.

Siete años de sequía

La 'scuderia' tiene ganas de hacerlo bien en Montecarlo. Ha vencido en cuatro de las cinco carreras hasta el momento y considera que ahora es el momento de hacer un doblete con Raikkonen y Massa. El finlandés lidera el campeonato y es más fiable que el brasileño, el piloto menos fino de los grandes. Enfrente, estará Hamilton, que vuelve al lugar de los hechos. Aquí, hace un año, comenzó su cruzada contra el asturiano. Argumentó que el equipo le frenó para que ganara el asturiano, lo que provocó una investigación por parte de la Federación Internacional del Automóvil. Para el británico, Mónaco es una reválida que le puede dar incluso el liderato del Mundial.

La lucha estará en todo lo alto entre los Ferrari y los McLaren y habrá que ver si los italianos son capaces de romper el maleficio que les persigue desde 2001. En McLaren tienen por delante el reto de ganar sin tener un piloto de experiencia en sus filas. De la Rosa ha dejado el coche puesto a punto para la carrera después de unas simulaciones en el circuito Paul Ricard. Frente a los dos equipos favoritos, BMW tratará de dar la sorpresa y ganar su primera carrera. Kubica ha superado a Heidfeld este año, y no en vano lleva cuatro puntos de ventaja al alemán, pero la mayor experiencia del piloto germano le puede dar esa ventaja añadida con la que no cuenta el polaco.

Etiquetas