Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

La delantera inesperada

Arizmendi y Jorge López formarán contra el Valladolid como hombres más avanzados. Las ausencias han obligado a Marcelino a reinventarlos

Arizmendi y Jorge López celebran uno de los goles de la temporada pasada.
La delantera inesperada
elena muñoz

A Marcelino le ha llegado el momento de hacer equilibrios con la pizarra: con casi medio equipo fuera de combate por culpa de las lesiones, las sanciones y las citaciones internacionales sub 20 de Ander y Laguardia (solo hay 15 futbolistas del primer equipo aptos); la cirugía de emergencia, la improvisación y lo inédito invaden los planes del entrenador del Real Zaragoza cuando la temporada apenas se ha desperezado, en la jornada 3.

 

El vaciado de efectivos que sufre el equipo se ha concentrado esta semana en el hemisferio atacante. El drama y lesión de Uche, la suspensión disciplinaria de Ewerthon, la mencionada pérdida de Ander, el tobillo en recuperación de Braulio y la indisponibilidad de Lafita despueblan más si cabe una región ya de por sí incompleta tras el mercado de verano. Marcelino, ante estos contratiempos, deberá acudir al manual de urgencias y transformar su 4-4-2 de cabecera en un 4-2-3-1, con Arizmendi como referencia y Jorge López formando eslabón con las calderas del equipo. Ese será el filo del Real Zaragoza frente al Valladolid: Arizmendi y Jorge López, dos de esos chicos para todo, dos futbolistas cosidos en una delantera inédita e inopinada hace escasas semanas.

 

A ambos futbolistas se les presuponían papeles muy distintos a los que deberán interpretar el domingo, pero a Marcelino no le ha quedado otro remedio que reinventarlos. En el arranque de temporada, la titularidad de Arizmendi contra el Tenerife fue vista como un acto provisional. A expensas de la llegada de un 'nueve' lustroso y goleador y de la reinserción de Ewerthon tras sus cuatro partidos de sanción, Arizmendi aparecía como ingrediente complementario a Uche, apuesta particular de Marcelino para la zona. Sin embargo, lejos de todo eso, Arizmendi se ha propulsado como el máximo artillero del Real Zaragoza. Es su único goleador: uno al Tenerife y dos al Sevilla, el segundo enviado al limbo arbitral por un error del juez asistente. En total, dos goles oficiales que, unidos a las circunstancias, le convierten en el faro ofensivo del Real Zaragoza.

 

Vuelve, de este modo, Arizmendi a sus orígenes de ariete. Su armazón de grúa siempre engañó a los entrenadores de la cantera del Atlético de Madrid para instalarlo como hombre más avanzado. Pero, tras su paso a la elite, su escasa finalización le depuró como un delantero de acompañamiento, hasta finalmente ir retrocediendo metros hacia zonas más periféricas: el interior derecho e, incluso, el lateral diestro, donde lo insertó Koeman en el Valencia.

 

Arizmendi nunca ha sobrepasado los cinco goles en Primera. Y los marcó en el Deportivo de La Coruña (06/07) jugando como extremo derecho para Joaquín Caparrós. Sin embargo, su excepcional capacidad de respuesta y readaptación a la delantera en la temporada pasada (9 goles) supone un aval incuestionable.

El nómada Jorge López

Menos acostumbrado a su nuevo rol está Jorge López. Al riojano le persigue su fama de nómada y hombre multifunción. Alterna las bandas y se recurre a él en los pivotes como desatascador o, incluso, solución de inicio. Pero pocas veces en su carrera ha comenzado un partido como enganche con un delantero, pese a sus condiciones adecuadas al lugar: visión panorámica, ingenio en el último pase? "Toda la vida me han dicho que mis características siempre han sido de un futbolista que juega por dentro, pero casi siempre he jugado en banda. Hace tiempo que no salgo de enlace con la delantera, no sé si lo haré yo u otro compañero, pero si lo hago finalmente intentaré rendir lo mejor posible. Me siento cómodo ahí", asegura.

 

Su versátil perfil le ha conducido con Marcelino de banda a banda, al puesto de organizador, pero jamás tan cerca del ataque. "Solo he jugado en esa posición con Marcelino, tanto aquí como en el Racing, de forma esporádica. De inicio, nunca, solo durante el desarrollo de los partidos", advierte. Ahora será un viaje más en sus frecuentes bailes de posición. "¿Cambiar tanto el chip? No me supone ningún trastorno variar de demarcación porque sé lo que quiere siempre de mí el entrenador. Conozco sus características", subraya.

Jorge López escoltará y Arizmendi disparará. Objetivo: Valladolid.

Etiquetas