Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

OLIMPISMO

La antorcha encuentra paz

El fuego olímpico desfiló por primera vez en China continental en un ambiente festivo y armonioso.

Después de un turbulento viaje por el mundo, la antorcha olímpica vivió su primera y feliz jornada por la China continental. El alero de los Bucks de Milwaukee (NBA) Yi Jianlian y la estrella del cine de artes marciales Jackie Chan fueron dos de las celebridades que la portaron en su entrada por la ciudad de Sanya, en la tropical provincia insular sureña de Hainan y sede del concurso de belleza Miss Mundo.

Precisamente la última mujer coronada como más bella del orbe, la china Zhang Zilin, fue otra de las relevistas. El honor de ser la primera, sin embargo, estuvo reservado a la patinadora de velocidad Yang Yang, primer oro chino en unos Juegos Olímpicos de invierno, concretamente en los de Salt Lake City 2002. "¡No creo que esto sea verdad!", dijo Yang Yang en una entrevista con medios chinos. "No tengo manera de describir lo emocionada que estoy", agregó

Entre fuertes medidas de seguridad -por si acaso- decenas de miles de chinos aclamaron el fuego olímpico al grito del eslogan "Vamos, China", bajo un cielo soleado, y ataviados con los colores nacionales. La multitud ondeaba banderas chinas e incluso se encaramó a los árboles para contemplar mejor el paso de la antorcha, recién llegada de Hong Kong y Macao. Doscientos ocho portadores llevaron la antorcha durante las casi diez horas que duró la maratoniana jornada para recorrer unos 30 kilómetros.

La antorcha olímpica llega a Hainan tras estrenarse el viernes y el sábado en territorio chino, con su paso por las ex colonias de Hong Kong y Macao (devueltas a manos chinas por ingleses y portugueses en 1997 y 1999, respectivamente).

En ambas, las manifestaciones son legales a diferencia del resto del país, en aras de la fórmula ideada por el fallecido líder Deng Xiaoping de "un país dos sistemas", lo que elevaba el riesgo de protestas, que finalmente fueron mínimas.

"Un viaje de armonía"

El recorrido por Sanya fue cuidadosamente escogido para mostrar lo que el relevo debería ser para Pekín: "Un viaje de armonía" y, según explicó el diario "South China Morning Post", la antorcha pasó por lugares señalados para las minorías étnicas locales.

"Como primer paso del relevo de la antorcha, estamos honrados y orgullosos", declaró el jefe del Partido Comunista de Sanya, una de las isla turísticas más cercanas al continente, ante un reducido grupo de mandatarios antes de despedir la llama olímpica.

Ninguna de las protestas de las últimas semanas a favor de la independencia de la región de Tíbet se ha repetido. Varios de los asistentes al relevo llevaban camisetas con la leyenda "Tíbet fue, es y será siempre parte de China". La seguridad era mínima y cualquier posibilidad de que el recorrido vuelva a ser interrumpido antes del inicio de los juegos de agosto sólo se reduce a dos zonas: el propio Tíbet y la región de Xingjiang, donde operan ciertos movimientos separatistas musulmanes.

"Que alcancemos la fase en la que podamos realizar las Olimpiadas muestra que somos un país desarrollado que se está volviendo rico y poderoso", dijo Wu Qi, de 23 años, un profesor de Hainan.

La antorcha viajará por más de un centenar de localidades chinas y el mayor temor para los organizadores está ahora en su paso por dos regiones conflictivas: el Tíbet y la región noroccidental de Xinjiang, con aspiraciones ambas de independencia. Incluso Pekín ha acusado a Al Qaeda de trabajar con musulmanes separatistas en esta última zona conflictiva.

Desde Sanya, la antorcha recorrerá en su camino a Pekín 31 provincias y territorios autónomos. Las siguientes estaciones son el lunes Wuzhishan, el martes la capital de Hainan, Haikou, y el miércoles la ciudad de Guangzhou (Cantón) en el sur de China.

Etiquetas