Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

RACISMO Y FÚTBOL

Investigan agresiones racistas en un partido en Barcelona

El club violento está supuestamente formado por miembros de la peña radical ¿Boixos Nois¿.

Los Mossos d’Esquadra y la Federación Catalana de Fútbol han abierto una investigación a raíz de la supuesta agresión racista que cometieron los miembros de un equipo de fútbol de Tercera Regional, durante un partido disputado el pasado sábado en Barcelona. El encuentro terminó con cinco personas heridas y otras cinco denunciadas por lesiones.

La Comisión Antiviolencia de la Federación Catalana de Fútbol (FCF) se reunirá para investigar la supuesta agresión sufrida por diez componentes del Rosario Central, un equipo de la regional catalana compuesto principalmente por futbolistas sudamericanos, en el partido que les midió con el Bada Bing, en el que supuestamente militan seguidores de los ‘Boixos Nois’.

Según denunciaron los futbolistas agredidos, parte de los jugadores del equipo rival la emprendieron a golpes con ellos tras la expulsión de un compañero, por lo que sufrieron traumatismos, pérdida de conocimiento y cortes, mientras les insultaban por su origen.

En un comunicado, el club Rosario Central explicó que había pedido la presencia policial a la Federación Catalana, porque el Bada Bing tenía antecedentes de partidos anulados por agresiones.

Aunque la Federación asegura que pidió a los Mossos su presencia, fuentes policiales explicaron ayer que el único aviso que tenían por este equipo era para el día 21, cuando está previsto que jueguen contra el Montsant de la Peira.

El Rosario Central asegura que muchos jugadores del Bada Bing son miembros de la peña ilegalizada del FC Barcelona ‘Boixos Nois’ y que habían pertenecido al club Lope de Vega, que fue expulsado de la Federación Catalana en 2006 por hechos similares.

Agresores identificados

El partido del sábado fue suspendido por el árbitro tras la expulsión de un jugador del Bada Bing, ya que los jugadores y aficionados de este club empezaron a proferir insultos racistas, amenazas de muerte y golpes a los jugadores y aficionados del Rosario Central, que cuenta con miembros de siete nacionalidades distintas.

Según fuentes policiales, una primera llamada al teléfono de emergencias 088 advertía de insultos y gritos, pero de ninguna pelea. Por ello, desde la sala de coordinación de Mossos y Guardia Urbana se decidió enviar a una patrulla de este último cuerpo.

Unos 20 minutos después se recibieron dos llamadas más denunciando ya las agresiones, por lo que se decidió mandar unidades de orden público, que tardaron unos ocho minutos en llegar. Cuando llegaron, tres patrullas de la Urbana ya habían identificado a los implicados y denunciado a cinco agresores. También se trasladó al menos a cinco heridos a centros médicos. Los heridos denunciaron las lesiones ante los Mossos, que se han hecho cargo de la investigación y que recogerán las diligencias de la Urbana más el testimonio del árbitro.

El Ayuntamiento de Barcelona se personará en la causa contra el Bada Bing, mientras que la Generalitat estudia hacer lo mismo. Así, el alcalde, Jordi Hereu, dijo que “hay determinadas conductas que no se pueden aceptar en ningún sitio”. Además, el Movimiento contra la Intolerancia ha pedido a la Comisión Antiviolencia “la máxima aplicación” de las sanciones previstas en la Ley contra el Racismo y la Violencia en el deporte.

Etiquetas