Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Gerhard Poschner: "No hay ninguna señal de alarma en el club"

La mala racha de resultados y el pobre juego del equipo en los últimos partidos han provocado una llamada de atención de la cúpula del club al equipo y los técnicos. Se les exige una reacción a partir de mañana.

Gerhard Poschner habla por teléfono mientras observa uno de los entrenamientos del Real Zaragoza.
Gerhard Poschner: "No hay ninguna señal de alarma en el club"
günter baum

Cuatro resultados negativos consumados de manera consecutiva y han surgido las primeras dudas con el equipo.

En cada temporada, todos los equipos del mundo tienen momentos así. Cuando sucede, de lo que se trata es de despejar esas dudas. A nosotros, el partido de este domingo contra el Almería nos viene fenomenal para hacerlo.

Ha habido durante la semana varias reuniones con el entrenador para analizar la situación. ¿Cuál es el diagnóstico en la cúpula del club?

Puedo decir que no hay ninguna señal de alarma dentro del club. Desde mi punto de vista, es bueno y necesario que haya conversaciones y diálogo continuo entre todas las partes. Cuando las cosas no nos salen como nos gustarían, hay que hacerlo más si cabe. Eso no es mala señal. Al contrario, es fundamental que haya comunicación para que todos podamos ayudar a mejorar las cosas.

Entonces, ¿no ha surgido ninguna duda sobre el equipo o sobre el entrenador?

Insisto en que no hay ninguna duda. Pensamos que esto tiene que ser una situación pasajera. Y será una situación pasajera. Ahora mismo, lo que debemos hacer es no perder la confianza en el equipo. Y, lo más importante, es que no la pierdan los jugadores. En el club, en ningún momento hemos perdido la fe en este grupo.

La opinión de los dirigentes sobre la plantilla que se ha conformado en este regreso a Primera siempre ha sido muy positiva.

Así es. Y lo único que queremos ahora es que los jugadores demuestren en el campo todo lo que tienen dentro. Estamos en la obligación de exigírselo. Existe una exigencia muy alta porque tenemos un buen equipo, como demostraron, por ejemplo, en Gijón y frente al Getafe. Lo único que les pedimos es que regresen a esa línea de juego e intensidad. Si entonces, en una situación mucho más complicada que ahora porque había hasta once bajas, demostraron su potencial, pensamos que tienen que ser capaces de volver a hacerlo. Si lo haces dos veces, es porque tienes capacidad de repetirlo muchas más.

¿Qué le han transmitido a Marcelino a lo largo de la semana?

Primero, insisto, que no hay ni una sola duda sobre la plantilla y el entrenador. Y después, que queremos que el equipo vuelva a mostrar la mismo hambre, el mismo espíritu y la misma ilusión que manifestó contra el Sporting y el Getafe. Hay que ir siempre a por el partido, como sea. Después, el marcador será el que sea, porque esto es fútbol y el rival también juega.

¿Qué ha dolido más, el 6-1 de Barcelona o la incapacidad de cerrar marcadores favorables frente al Racing o el Málaga?

Puedo decir que, lo que menos daño ha hecho en el último mes, ha sido la goleada de Barcelona. Ese día, lo peor fue la sensación de impotencia que dio el equipo. El Real Zaragoza ha de ir siempre a buscar los partidos hasta el final y así se evitarán hechos como los que han ocurrido en el último mes.

¿Les extraña que en cierto sector del zaragocismo ya se ponga en duda la validez del entrenador?

Aquí no se cuestiona a nadie. A ningún jugador ni al entrenador. Lo que sí se exige, tanto al técnico como a la plantilla, un buen fútbol, con entrega y, si puede ser, con un resultado favorable. Insisto una vez más: no hay duda alguna dentro del club. Solo exigencia.

¿Ha habido alguna reunión extraordinaria con los jugadores o solo se han llevado a cabo con el entrenador?

No. Con los jugadores, no. Transmitir esto a la plantilla es trabajo del entrenador y del director deportivo y, en esa parcela, no tiene que meterse nadie más.

Se produce esta reacción cuando llega un calendario complicado, con dos salidas seguidas tras jugar mañana ante el Almería (a Valencia y Málaga).

¿Quién dice que sea difícil? No estoy de acuerdo en que sea un calendario complicado. A mí me da igual con quién juguemos y en qué campo lo hagamos. Cada partido es una historia y se parte de cero. En cada choque tienes siempre posibilidades de ganar. Ése tiene que ser el espíritu que impere en el Real Zaragoza.

La Copa se ha puesto cuesta arriba. ¿Caer eliminados ante el Málaga sería un golpe duro?

No va a ocurrir. Vamos a eliminar al Málaga en La Rosaleda.

Se le aprecia duro, inflexible y tajante en sus exigencias al equipo y al cuadro técnico.

Yo estoy seguro de que el equipo tiene tanto amor propio que, ellos mismos van a darse cuenta de que tienen que darle la vuelta a esta trayectoria negativa. Ellos tienen en su mano volver a poner contentos a los dirigentes del club y a toda la afición zaragocista. Es cuestión de que vuelvan a aplicar sobre el campo su fe y su capacidad de juego en cada minuto de cada partido. Y estoy seguro de que, a partir de este próximo ante el Almería, lo van a hacer. Deben de hacerlo y lo van a hacer.

Ustedes, en el club, siguen pensando que la temporada ha de acabar sin sobresaltos.

Esta plantilla no debe pasar apuros. Por su calidad, si tienen confianza en sus posibilidades, estoy seguro de que van a ofrecernos una temporada fenomenal.

Etiquetas