Despliega el menú
SD Huesca

Rubi: “Solo pienso en que el Huesca gane y que lo que hagan los demás nos importe poco”

El entrenador subrayó su total confianza en los jugadores que salten de inicio ante un Reus con el que espera que sus hombres “se suelten”.

Rubi comparecía este viernes en El Alcoraz.
Rubi comparecía este viernes en El Alcoraz.
Rafael Gobantes

Cerrará la jornada el partido que este domingo enfrente al Huesca contra el Reus, pero el entrenador de los oscenses, Rubi, espera que nada de lo que haya ocurrido en los otros campos pueda despistar a sus hombres del que es su único cometido en territorio catalán: ganar. Porque tras tres jornadas sin hacerlo, el técnico azulgrana, siempre desde la tranquilidad, no quiere retrasar más el triunfo. “No hay que dramatizar, pero sí que tenemos ganas de lograr una victoria para dar un pasito más”, afirmaba este viernes en su comparecencia en la sala de prensa de El Alcoraz, después del entrenamiento que llevaba a cabo el conjunto en el IFPE Montearagón, destacando que la exigencia de ocupar el primer puesto te lleva a eso, a convertir la victoria en una necesidad, aunque sea como equipo visitante.

“Preveo que antes del partido habrá algún equipo que se nos haya acercado, como todas las jornadas. Lo que pasó la semana anterior es bastante atípico, porque solo ganaron los que estabas séptimos o octavos. Pero tenemos que olvidarnos de eso, solo queremos jugar un buen partido y ganarlo. No quiero que se hable de los demás, solo que el Huesca gane y lo demás nos importe poco”, añadía el entrenador sobre la presión que podía causar el hecho de que el equipo cerrara la jornada nuevamente.

Pero antes de mirar a otros estadios, el entrenador tiene la tarea de recomponer su propia pizarra, aunque la recuperación de Brezancic y la retirada de la quinta amarilla a Chimy han aliviado una convocatoria que se preveía en mínimos. El técnico mantuvo su discurso habitual en lo que respecta a las bajas, sin querer escudarse en ellas. “La confianza es máxima en los que tengan que salir. Está claro que nos faltan Pulido, Melero y Cucho, que vaya tres... pero tengo mucha fe en que el equipo haga el fútbol del otro día”, decía Rubi, en referencia al encuentro contra el Almería, en el que el equipo tuvo buenos minutos, pese a que las expulsiones condicionaron el resultado final, al terminar el Huesca con nueve jugadores.

Precisamente ese aspecto, el de las tarjetas rojas, es el que admitió el técnico que más le enfada, calificándolas como “evitables”. “Nos quejamos de nosotros mismos, porque si nos expulsan es por algo. Nos pasó con Chimy y ahora nos pasa otra vez. Y tenemos que tener muy claro que partidos que se ganen con diez, se pueden contar con los dedos de las manos. Por eso no quiero perder la oportunidad de ganar por estar con uno menos”, decía al respecto el entrenador, admitiendo que los rivales ya buscan un poco esa reacción, y parándose especialmente en Chimy Ávila, como uno de sus jugadores más temperamentales. “La sangre caliente es complicada, pero lo tenemos que conseguir, porque el perjuicio es muy grande”, añadía.

La cartulina roja que vio Pulido frente al Almería será la que obligue a Rubi a redibujar su línea defensiva para este domingo, que se ha mostrado especialmente sensible en las últimas jornadas, al acusar los centrales Carlos David e Íñigo López la falta de ritmo competitivo cuando les ha tocado salir al campo. Esto hace que el propio entrenador admitiera este viernes que Luso es también candidato a retrasar su posición. “Es verdad que los centrales han sido siempre los mismos, pero porque ellos se lo han ganado. Y a pesar de que el resto entrenan muy bien, entrar en un partido después de tiempo de inactividad es complicado. Pero espero que sepamos aprovechar cuando nos pasen cosas negativas para abrir los ojos y no repetirlo”, consideraba, sobre la actuación de sus zagueros, defendiendo también que aunque puedan sentirse más señalados por el entorno, la profesionalidad de los jugadores debe llevarles a sobreponerse a ello.

Independientemente de la elección del entrenador para el centro de la defensa, la premisa será la de la concentración máxima ya en los primeros minutos, para evitar que se repita la situación de las últimas jornadas, en las que los oscenses han recibido gol antes del minuto 12 de juego. “Con el Lorca ya nos pasó antes. Porque está claro que los equipos salen en casa muy fuerte, y tenemos que estar más concentrados”, admitía Rubi, asegurando que es un tema que se ha tratado con los jugadores en las anteriores semanas y que se sigue trabajando en los entrenamientos.

No quiere Rubi que el nerviosismo aflore en sus hombres, ya que sabe que puede ser un enorme lastre que no les impida sacar su potencial. “Una cosa es que sea muy exigente, y coja a los jugadores y les diga todo los que les tengo que decir, para bien o para mal. Pero luego, la tranquilidad la necesitas para poder desarrollar tus habilidades. No hablo de pasotismo o de que te de igual, pero he vivido en situaciones en las que al no haber esa tranquilidad, las cosas se hacían peores. Siempre dándolo todo, porque eso es innegociable, pero prefiero un jugador tranquilo que uno nervioso, porque la situación es buena”, apelaba.

Quiere eso Rubi en Reus, especialmente de sus delanteros, a los que les pide, “dejarse ir, soltarse e ir a por todas”. A la hora de hablar del rival, destacó que solo ha perdido dos partidos en su campo, frente al Lugo y Rayo, para argumentar el peligro de los catalanes. “Es un equipo que juega bien al fútbol. Está trabajado y es muy técnico en el centro del campo. Las bandas son muy verticales y los laterales son muy importantes ofensivamente”, exponía el técnico, que no se olvidó tampoco del balón parado. No obstante, dijo también que el Reus es un conjunto que genera pocas ocasiones, por lo que destacó la obligación de hacer un buen encuentro defensivamente y aprovechar las oportunidades. Todo para “estar a la altura del enfrentamiento y para que los aficionados que se desplacen a ver el encuentro, “no se vayan descontentos”.

Etiquetas
Comentarios