Real Zaragoza

Martín González: "Queremos evitar jugar tres partidos seguidos fuera de casa"

Ha renovado su contrato hasta 2019. El club refuerza así su proyecto de futuro. Acaba, también, de cerrarse el mercado de invierno. Y se ha cruzado el ecuador del curso. Martín González repasa todas estas cuestiones.

Martín González, director deportivo del Real Zaragoza
Martín González: "Queremos evitar jugar tres partidos seguidos fuera de casa"
Oliver Duch

Hombre de discurso y gestos serios, prudentes y tan reposados que le construyen una fachada solemne y discreta, Ángel Martín González tripula el proyecto deportivo del Real Zaragoza con el impulso de su reciente renovación hasta 2019. Un síntoma de varias cosas. La primera, que se aprecia su trabajo realizado. La segunda, que se confía en que siga haciéndolo el tiempo suficiente como para que el Real Zaragoza se mueva en un guión estable y con una identidad propia. El director deportivo desmenuza la actualidad de su equipo convencido de que aún no se ha tocado techo. Y descubre que dirige su trabajo en el escenario de la cautela, mirando más hacia un Zaragoza en Segunda que hacia un Zaragoza en Primera en la próxima temporada. Aunque, en el momento de la entrevista en el que deja observar su más evidente muesca de ilusión, lanza un aviso: "Creo que el Zaragoza, en los play off, con La Romareda llena, puede conseguir el objetivo".

¿Cuál es la posición del Real Zaragoza respecto a la fecha del partido aplazado contra Osasuna?

Queremos evitar que tengamos que jugar tres partidos seguidos fuera de casa. Sería algo excesivo en un momento tan importante de la temporada como en el que estamos ahora. Veremos si nos ponemos de acuerdo con Osasuna y comunicamos una fecha a la Federación Española.

¿Qué conclusiones extrae después de media temporada?

El comienzo fue muy difícil y raro. Hicimos el equipo muy tarde. Creo que estamos es buena posición para pelear por el objetivo. Ahora, no puede ser otro que el ascenso. El primer objetivo, no obstante, es consolidar al equipo en la categoría. En este sentido, no puedes descuidarte ni un segundo porque existe una igualdad tremenda. Tenemos que sacar cuanto antes los puntos suficientes para que el equipo no deba mirar atrás. Una vez consigamos eso, veremos hasta dónde nos llegan las fuerzas, si podemos meternos entre los seis primeros, lo que, a día de hoy, es el objetivo real que nos podemos plantear.

¿No cree que al equipo le ha faltado cuerpo para ganar a los mejores de la categoría?

A veces, los partidos toman rumbos que no esperas por cualquier situación. No es normal que el Valladolid nos marque en el primer minuto de partido. Son situaciones que condicionan. Hacen que un partido en el que realmente tienes opciones de competir parezca que no has tenido posibilidades. El equipo tiene mimbres suficientes para poder pelear con los mejores. La plantilla es corta. Notamos más las bajas que otros equipos porque somos pocos jugadores. Pero creo que tenemos para competir y para meternos entre los seis primeros. Veremos cómo gestionamos esta segunda vuelta, sobre todo, que las lesiones nos respeten. En la primera vuelta, nos han hecho mucha mella. Tenemos que poder conseguir una regularidad que hasta ahora tampoco la hemos tenido.

¿Por qué?

Sobre todo, ha faltado consolidar un once en el que no haya todas las semanas que cambiar muchos jugadores. Al final, todo eso te condiciona. En cada línea, hay futbolistas importantes. Especialmente, en la defensa hemos tenido muchos problemas, nos ha faltado gente clave y lo hemos acusado un poco. Pero creo que estamos donde estamos, con opciones de todo y con la certeza de que aún quedan muchos puntos para poder consolidar a este equipo.

¿Tiene la sensación de que los pequeños detalles han privado al equipo de muchos puntos? Por ir a lo próximo: el gol del Mirandés, los dos goles del Valladolid o el accidentado comienzo de segundo tiempo contra Las Palmas...

Sí. Pedro Mari Zabalza me decía cuando me entrenaba en Osasuna que los partidos se ganan y se pierden en los pequeños detalles. Y es verdad, desequilibran la balanza muchas veces. En acciones puntuales se te va un partido o lo ganas. Igual que hemos tenido momentos en los que hemos cometido errores muy caros, también hemos tenido aciertos en los que el rival pensará lo mismo que nosotros. Al final, debemos equilibrar aciertos y errores.

Existe la percepción de que el Zaragoza aún no ha tocado su techo, pero los rivales principales se han alejado hacia Primera. Queda mucho, ¿usted cree que aún se puede reenganchar el equipo al ascenso directo?

Primero, hay que pensar en salvarse, para no tener que mirar atrás. Consolidarnos en la categoría. A partir de ahí, tenemos mimbres para competirle bien a cualquiera. Estamos muy lejos de arriba, así que hay que cumplir ese primer objetivo y el segundo será meterse entre los seis primeros. Si después hay fuerza para más, perfecto. Teniendo en cuenta todo, meterse en promoción sería un éxito. Además, creo que el Zaragoza, en los play off, con La Romareda llena, puede conseguir el objetivo del ascenso.

¿Es más sencillo ganar los partidos en esta categoría apostando al 1-0 que al 4-3?

Sí. Estoy convencido de ello. Y los dos últimos partidos son la muestra. Hemos conseguido dejar la portería a cero después de varias jornadas sin hacerlo y eso ha sido un primer paso vital. Tener seguridad atrás, saber que es difícil que nos marquen... Arriba tenemos gente con mucho gol. Estoy seguro que en cada partido vamos a hacer uno o dos, haciéndolo un poquito mejor o peor. Pero es importante que no recibamos, así ganaremos muchos partidos más en la segunda vuelta.

¿Qué es lo que más le ha gustado del equipo?

El grupo humano que se ha formado. Es excepcional. Están compitiendo todos por lo mismo y nadie piensa en su situación personal. Creo que hay muy buen ambiente, son buena gente.

Cuando se ficha a 15 futbolistas es natural que fallen algunos, pero en este Zaragoza el índice de acierto ha sido providencial para que ahora se siga peleando arriba. La mayoría han caído de pie...

Sí. Pero es una virtud de ellos. Síntoma de que han venido motivados, con ganas de hacer cosas. El ambiente que rodea el club ha ayudado. Si vas a un sitio en el que hay complicaciones, en el que todos los días hay problemas, eso se traslada al jugador. El futbolista del Zaragoza está cómodo, contento, la gente le trata bien, el público es cariñoso... todo eso hace que el jugador dé mucho más de lo que sería posible en una situación complicada.

¿El club le ha permitido un espacio para trabajar con comodidad?

Estoy contento, muy cómodo. Tengo plena libertad para trabajar y para hacer lo que he necesitado. El único condicionante es el tema económico, la Liga nos tiene muy limitados en ese aspecto. Estoy en un buen club, en una buena ciudad y con buenas compañía. Valoro mucho la cercanía de la gente del club. Con Charly (Cuartero), Javi (Suárez), Paco (Checa)... con todos. Hay confianza y así las decisiones se toman con mayor seguridad.

Acaban de renovarle hasta 2019...

Y lo agradezco. Así se lo dije a ellos. Me da tranquilidad y ahora mi misión es devolver esa confianza y cariño.

La apuesta (cuatro temporadas más) es un signo estabilizador.

Para un director deportivo, cuya herramienta principal es la planificación, debe de ser un estímulo trabajar con el largo plazo...

Es muy importante. Consolidar unas bases y tener un proyecto de futuro es vital. No sé por qué, si por cómo soy o porque siempre han confiado en mí, pero siempre he sido una persona de estar mucho tiempo en los sitios. He sido estable en mis puestos, como futbolista o técnico. Sin estabilidad es complicado elaborar un proyecto. Hay que sentar unas bases para poco a poco ir mejorando.

Hay cesiones que quizá deben revisarse, futbolistas en otros clubes que finalizan contrato..., ¿en qué escenario está trabajando de cara a la próxima temporada? ¿Con un Zaragoza en Segunda o en Primera?

En este momento, el único escenario que me puedo plantear es un Zaragoza en Segunda. Es el más real. Estamos intentando trabajar, buscando cosas que nos puedan ayudar la próxima temporada, aun con la cortapisa que nos impone la LFP. Tampoco te puedes tirar a la piscina, menos en Segunda. Si al final tenemos suerte y nos metemos arriba, el jugador que venga, al menos, debe servir para una plantilla de 25 en Primera, que dé la talla para competir ahí con otros.

¿Qué valoración realiza del cierre del mercado invernal?

A principios de enero, pensábamos que no podríamos traer a nadie. Hicimos a Natxo Insa, que será importante en la segunda vuelta. Creemos que la plantilla ha mejorado un poco. Hay que confiar. Ir a muerte con lo que tenemos. Hay mimbres con la calidad suficiente para competir arriba.

No se pudo traer a un delantero ni acordar la baja con Tato...

Queríamos darle otra vuelta a la plantilla. Al final, no pudo ser. Ahora, son todos igual de importantes. Quien lo juega todo y quien no va convocado, todos hacen que el equipo tenga estabilidad y unión.

Hay posiciones en las que el equipo apenas tenía competencia interna. ¿El fichaje de Natxo Insa descubre que hacía falta algo más y diferente en el centro del campo?

Sí. Natxo nos dará un plus en esa zona. Es importante eso que dice. Que haya competencia para que el futbolista, cuando se duerma un poco, sepa que le pueden quitar el sitio. Ayuda a tener siempre los ojos abiertos. Es bueno cuando un jugador siente que le aprietan un poco. Aunque en ese sentido somos unos privilegiados, porque todos trabajan con el ánimo de jugar el domingo.

Llamó la atención hace unos días la contundencia con la que desestimó la idea de fichar en defensa. ¿No colisiona esto con sus palabras anteriores de que el equipo ha tenido bajas atrás?

Es un zona donde tenemos gente que puede jugar en cualquier momento. El mismo Dorca actuó de central en el Murcia durante algunos partidos. Pensamos que al sacar a Diogo debilitábamos el lateral derecho, pero hay jugadores que pueden cumplir ahí (Vallejo). Luego, Cabrera puede jugar en el lateral izquierdo, Rico de central... Y con Natxo Insa ya podemos también tirar a alguien hacia atrás, como Lolo o Dorca. Creo que hay gente suficiente para formar un once competitivo.

¿Le preocupa la irregular evolución de los problemas físicos de Mario?

Mario ya está para jugar. La lesión la ha curado. Le queda una pequeña tendinitis. Pero si el entrenador quiere contar con él, está disponible. Ha estado dos meses parados, le falta ritmo de partido y entrenamientos, pero puede jugar.

¿Le ha sorprendido Jesús Vallejo?

Cuando lo conocí: su personalidad, su carácter... Está claro que es un jugador que va por delante de su edad en cuanto a cabeza. Eso lo diferencia de los demás. Es un chico maduro, responsable, vive para el fútbol, se entrena de maravilla, sabe bien lo que tiene que hacer, tiene las cosas claras... Sabiendo esto, cuando ves el nivel que está dando en los partidos, pues te deja de sorprender. Tiene mucho que mejorar y aún le queda recorrido, pero tiene nivel para jugar todos los partidos en este Zaragoza, que no es algo fácil.

Willian José se ha ido diluyendo. Ha caído del equipo y es público que es un chico de una personalidad especial. ¿Le preocupa que se pierda en su actual situación?

Popovic está gastando mucho tiempo con él para ayudarle. Es verdad que es un jugador muy especial por su forma de ser y su carácter, pero tiene unas condiciones extraordinarias para ser futbolista. Va a depender un poco de él. Creo que el entrenador está como loco por darle partidos, porque sabe que es un futbolista que marca las diferencias. Dependerá de cómo termine Willian de adaptarse al nuevo entrenador y a su nueva situación. Queremos que sea igual de importante que al principio. Que vuelva a tener protagonismo. No tiene el gol de Borja, no tiene esa obsesión, pero posee otras condiciones que tenemos que aprovechar. Benzema no tiene el gol de Cristiano Ronaldo, pero hace buenos a los demás. Las comparaciones, se dice, son odiosa, pero con Willian ocurre eso. Tiene condiciones. Ahora, él debe saber lo bueno y lo malo que posee, no obsesionarse, por ejemplo, con cosas como el gol.

Para usted, ¿es punta o un complemento de un delantero centro?

Yo, en este momento, por condiciones, lo veo más cómodo detrás del nueve. Me da esa sensación. Pero si un día falta Borja, Willian puede jugar perfectamente de nueve.

A Ruiz de Galarreta le condicionaba el plan de juego de Víctor Muñoz. Es un chico que venía de dos lesiones. Que está gustando en La Romareda. Y al que ahora se le alterna de posición. ¿Cómo evalúa su temporada. ¿Le encaja más de mediocentro organizado o en la mediapunta, con menos juego de cara?

Lleva una trayectoria equilibrada. No le veo problemas para trabajar en una u otra posición. Dependerá mucho de los momentos.

¿Cómo ha observado los debates y el cambio en la portería entre Bono y Whalley?

Tenemos unos porteros muy capacitados. Es el entrenador quien decide. Óscar realizó una primera vuelta muy buena. Es muy difícil jugar de portero con 20 años. No sé si Óscar jugó siquiera trece partidos en Tercera. Ni en Segunda B ha participado. Tiene mucho mérito. Creo que no se le ha dado la importancia real a sus primeras jornadas, cuando salvó varios uno contra unos, situaciones extremas... El entrenador optó por un cambio para intentar dar la vuelta a la dinámica de goles encajados. Ahora, hay que estar a muerte con Bono. Whalley es nuestro y será importante. Debemos confiar en él. La Romareda es dura, más aún con la portería, según me han contado, pero Whalley ha aguantado bien la presión. Tenemos que pensar en que es un jugador para el futuro.

Etiquetas