La hora de Mario

El central del Real Zaragoza podría regresar a la titularidad después de más de dos meses.

Mario –en el centro–, ayer, en el regreso del Zaragoza a los entrenamientos
La hora de Mario
Asier Alcorta

El último día que Mario Abrante fue titular con el Real Zaragoza, en Los Pajaritos, el entrenador todavía era Víctor Muñoz y la Segunda División estrenaba la decimocuarta jornada. Más de dos meses después, en la jornada 23, y con Popovic como técnico, el central podría volver a jugar de inicio. Todavía no lo ha hecho desde que llegó el serbio, quien se encontró con las bajas de Mario, Vallejo (ambos se lesionaron en el mismo encuentro) y Rubén, tres de sus cuatro centrales.

En los ocho partidos que ha estado al frente, Popovic ha tenido que improvisar para llenar el hueco del centro de la defensa con Lolo, Rico e incluso Dorca, pero por fin podrá contar con el que hasta su llegada había sido el gran líder de la defensa zaragocista. El central, que se lesionó el 22 de noviembre, debería haber vuelto mucho antes, pero sufrió una inflamación en el tendón y tuvo que seguir al margen varias semanas más de lo previsto.

Mario entró por fin en una convocatoria hace dos semanas, para el partido frente al Leganés, y ya jugó unos minutos frente a los madrileños. La pasada jornada, ante el Recreativo, Popovic ya indicó que el jugador podría incluso jugar de inicio. "Mario está para ser titular. Veremos si mañana empieza o lo dejamos para otro partido para que gane el fondo físico adecuado para competir. Seguro que estaría para empezar, pero no estoy seguro de que esté para 90 minutos", aseguraba el serbio. Finalmente, el canario comenzó de nuevo en el banquillo y entró en el minuto 88 sustituyendo a Vallejo.

Este domingo (12.00, Canal+) podría volver a ser titular. Lo haría en un campo en el que su figura es más necesaria que nunca. Como decía el martes su compañero, José Fernández, en un "partido para hombres". Pero Mario, además de hombría, aporta solidez y confianza a la defensa zaragocista, además de una enorme capacidad de cortar los ataques del rival, lo que permite a los jugadores ofensivos armar unas contras en las que son letales.

Además, el regreso de Mario le da nuevas opciones a Popovic, que hasta ahora ha tenido que construir la línea defensiva con lo que tenía, o incluso adaptando sus recursos. Ahora, con tres centrales, tiene tres opciones para el centro de la zaga (Mario-Vallejo, Mario-Cabrera y Vallejo-Cabrera), así como la posibilidad de que Vallejo o Cabrera puedan entrar en los laterales para cubrir cualquier baza en esas posiciones. O, incluso, por estrategia, ya que Víctor Muñoz ya decidió en varias ocasiones dejar a Rico en el banquillo para que el urugayo jugara en la banda.