Despliega el menú
Real Zaragoza

Real Zaragoza

Con otra mirada

El Real Zaragoza afronta el duelo de este sábado ante el Barcelona con la tranquilidad su buena línea y el 'colchón' que mantiene con el descenso.

Llega el Real Zaragoza a la cita de este sábado en el Nou Camp con la cierta tranquilidad de ver el descenso con la perspectiva, desde lo alto; con la mirada que le ofrecen sus cinco puntos de ventaja. Que no es poco.

El conjunto aragonés va a dejar atrás sus dos citas en esos campos siempre descontados de antemano -el Bernabéu y el Nou Camp- apartado de los infiernos. Lo que da tranquilidad y, sobre todo, ventaja con respecto a otros rivales directos que tengan que cumplir con ese singular trámite.

El equipo aragonés no va renunciar a nada. Porque nada tiene que perder y porque jugará sus bazas para intentar sacar tajada del difícil escenario azulgrana.

Es verdad que no se encuentra envuelto en esa batalla que dirimen los grandes y que la desprorpoción presupuestaria impide disputar al resto; pero sabe que se adentra en un territorio donde ilusionarse y disfrutar.

El conjunto de Manolo Jiménez jugó con propiedad sus cartas en Chamartín, en donde sucumbió a medias por sus fallos de concentración puntuales y la pegada bárbara de los merengues.

Como hace dos semanas, el reto ilusiona. Desembarca el conjunto aragonés con el respaldo moral de una línea llamativa y con nueve puntos en los últimos cuatro partidos, avalado por los triunfos en Granada, y ante el Sevilla y el Dépor, y cedidos sólo los puntos del Bernabéu. Además, el equipo mantiene una trayectoria ascendente que ni el Madrid -a pesar de la goleada- ni el irregular arranque ante el Deportivo han logrado frenar.

¿Qué equipo vamos a ver ante el Barca? El cuadro blanquillo se ha mostrado fiel a si mismo en los últimos partidos. Y este es, sin duda, un mérito esencial en la linea del equipo. Otra cosa será ver de lo que es capaz el Barcelona; o de si el Real Zaragoza puede frenar su juego. En buena parte, es lo que marcará la suerte del partido.

De momento, el zaragocismo sabe que se trata de una nueva cita para disfrutar, para ilusionarse. La noche del sábado lo merece.

Etiquetas