Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza-málaga

Real Zaragoza: sin goles no hay paraíso

23 remates, 9 entre los tres palos, y 34 centros al área necesitó el Zaragoza para marcar un gol al colista de la categoría. La ceguera en ataque es alarmante.

Simeone se lamenta de una ocasión fallada ante el Málaga.
Simeone se lamenta de una ocasión fallada ante el Málaga.
Mestre/Galán

Da igual el número de rivales que tenga enfrente. Tampoco importa la cantidad de atacantes que Escribá sitúe sobre el césped. El Real Zaragoza es un equipo prácticamente incapaz de hacer gol. Este sábado, frente al colista de Segunda División, el conjunto aragonés volvió a poner de manifiesto un grave problema que, a pesar de no ser algo novedoso, sí es ya alarmante. Contra al Málaga, que solo había dejado su portería a cero en dos ocasiones esta temporada, el Zaragoza necesitó rematar hasta 23 veces, nueve de ellas entre los tres palos, para batir a Yáñez, guardameta visitante que firmó un encuentro casi inmaculado.

Con el partido a punto de bajar el telón después del inesperado tanto visitante, Giuliano Simeone fue el único capaz de batir la portería del Málaga. Lo hizo en el minuto 87, con un disparo cruzado que tocó en la pierna del visitante Bustinza, para rescatar un punto y evitar que el chandrío fuese aún mayor. Así encontró el punta argentino la recompensa después de otra tarde (una más) de infatigable trabajo como referente ofensivo.

Con un futbolista más desde el minuto 13, la noche se presumía favorable para el debutante en liga Escribá. Muy pronto, en el 5, Gámez dio el pistoletazo de salida al desafortunado festival rematador. Aquel disparo, alto y muy desviado, fue el primero de los 23 que ejecutó el Zaragoza sobre el portal de Yáñez. A partir de ahí, le siguieron Simeone, Bermejo... hasta Lluís López pudo marchar anoche.

Dicen varios entrenadores que no se preocupan cuando sus equipos no marcan goles, que su verdadero quebradero de cabeza sería no generar ocasiones. El Zaragoza de Escribá las fabricó de todos los colores: con la derecha, con la izquierda, de cabeza, desde la frontal del área, a escasos metros de la línea de gol... Pero no había manera. Nadie parecía ser capaz de encontrar la fórmula de batir a un Málaga que, más allá de jugar prácticamente 80 minutos con uno menos, ofreció un nivel muy pobre en La Romareda.

Simeone y Bermejo fueron los dos futbolistas que más próximos estuvieron al ansiado gol. Pero donde no llegaba Yáñez emergía la madera, donde el conjunto aragonés estrelló hasta dos remates. ¿Cuánta parte de mérito tenía el portero del Málaga y cuánta de responsabilidad los atacantes del Real Zaragoza? Cuando un equipo necesita disparar nueve veces a la portería del rival para celebrar un gol, mala señal...

Otro dato preocupante: el conjunto aragonés envió hasta 34 centros al área malacitana. Ni uno, ni dos, ni tres: 34. Y ni aún así encontró el gol. Muy poco antes de que Haitam adelantara a los de Pepe Mel, Lluís López -completamente libre de marca- remató con la frente desde la frontal del área pequeña. Es decir, a cinco metros de la línea de gol. El envío de Eugeni, desde la esquina, era un caramelo. Pero tampoco así encontró el gol.

Solo el Racing marca menos

Con Azón lesionado y a la espera de que alguien nos explique qué hace Gueye en Zaragoza, los números en ataque del conjunto aragonés son tan preocupantes como deficientes. Solo 10 goles ha celebrado la plantilla zaragozana en las 16 primeras jornadas. Unos dígitos insuficientes, no ya para soñar con cualquier aspiración de ‘play off’, sino para pelear por mantener la categoría.

En la actual Segunda División, únicamente el Racing de Santander (8), que todavía tiene que jugar este domingo, marca menos que el actual Zaragoza. Las 10 dianas aragonesas solo las iguala el Oviedo, pero las superan, por ejemplo, los cuatro equipos que ocupan zona de descenso a Primera RFEF:Lugo, Mirandés, Ibiza y Málaga.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión