Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

fútbol

Iván Azón encuentra la llave

El ariete aragonés llamó una y otra vez al picaporte del Fuenlabrada. Se cobró el penalti que significó el empate del Real Zaragoza y llevó siempre peligro a la portería rival 

Aficionados zaragocistas en Fuenlabrada se acercan hasta el acceso a vestuarios para saludar a Azón.
Aficionados zaragocistas en Fuenlabrada se acercan hasta el acceso a vestuarios para saludar a Azón.
Sergio Reyes/LOF

Por fútbol, por méritos, tuvo que ganar el Real Zaragoza. Pero como el marcador no siempre lo determinan los méritos y sí los goles, el equipo del león solo arrancó un punto en Fuenlabrada cuando mereció los tres. Eso sí, punto currado, sudado, punto de ley, ganado a pulso. Lo capturó merced a un penalti transformado por Vada y cobrado por Azón, una vez más el futbolista más trascendente, más diferente, más determinante, más relevante, más importante del Real Zaragoza. Creó mucho y lo falló todo el conjunto que gestiona Jim. Todo, menos el penalti extraído de la nada por Azón, que luego elevaría al marcador Vada. Cuando todos la buscaban, la llave la encontró Iván Azón.

Tres goles firmó el juvenil Iván Azón el pasado curso: en Cartagena para empatar (1-1), en Zaragoza para atrapar un triunfo absolutamente vital ante el Almería (2-1) y otro golito para abrochar la permanencia ante el Castellón (3-0). Además, dio al menos tantas asistencias como goles marcó y rascó un par de penaltis. Incluso por encima de su aporte estadístico, su contribución táctica. Iván Azón fue y es el hombre que estira al Zaragoza. Y a la hora de defender, el primer y el mejor defensor, el hombre que inicia la presión, el que condiciona la disposición defensiva rival.

Este curso arrancó como titular. Falló un par de goles en Pucela y Jim lo retiró en el descanso en el Nuevo Zorrilla. En la segunda mitad, el Zaragoza no falló ningún gol: ni tiró a puerta… Después, Iván Azón fue convocado por la selección española sub-21 junto a Francés y Francho, para los encuentros oficiales ante Rusia en Extremadura y ante Lituania junto a Báltico. Con Iván Azón viajando de Almendralejo a Vilnius, el ariete no pudo comparecer ante el Cartagena ni el pasado domingo en Alcorcón. Luis de la Fuente le hizo debutar en Lituania. Regresó a Zaragoza y en la misma tarde de la vuelta, ya estaba entrenando en la Ciudad Deportiva. Después, a darle al Álgebra y al Cálculo Infinitesimal, que el chaval, además de hacer feliz al zaragocismo, estudia Ingeniería. Un par de entrenamientos, y a jugar a Fuenlabrada. Ayer, el Zaragoza se marcó unos 25 primeros minutos de lujo. Caviar. Ocasiones y más ocasiones. Pero el que marcó fue el Fuenlabrada, en un córner mal defendido. Después, un gol anulado a los locales. Y un penalti señalado a favor del Fuenla e invalidado por el VAR. Con casi todo perdido después de haber merecido tanto, a la hora saltó al prado Iván Azón, en un triple cambio que también integraron Vada y Borja Sainz. Reaccionaba el Zaragoza, pero la expulsión de Fran Gámez, con una segunda amarilla en una falta innecesaria a Konate en el centro del campo, parecía sentenciarlo.

Pero no. Con Iván Azón en el campo siempre pasan cosas. Unas veces las falla, otras veces las mete, pero siempre va, siempre busca. Así, buscó un remate, por supuesto remató, el balón no se sabe bien dónde iba, pero fue al brazo de Pulido. Peritaje del VAR y penalti. Vada, hombre de sangre caliente, demostró que también tiene sangre fría. Importante registro térmico éste. Temperatura de pelotero grande. Y barómetro: rendir bajo presión. Los del Fuenla molestando y Vada ni se inmutaba. "Piii", silbó el colegiado Gorostegui. Jaula de Vada.

Quedaba más de un cuarto de hora. El Zaragoza, en inferioridad numérica, pero valiente y con Iván Azón. Según el Álgebra y el Cálculo Infinitesimal, siguen siendo diez y no once; pero con Iván Azón, con el Iván Azón de ayer y de casi todos los días, son más. Ahora fuerza una falta, luego un córner, después se cae y no se levanta para que los compañeros respiren. Y después, ya al final, ese gol anulado que tanto valor debe tener en el futuro. Cuando el rival no podía respirar, el oxígeno seguía llegando al cerebro de Eguaras y a los pulmones de Iván Azón. Pase genial con el exterior de Eguaras al espacio. En el espacio no hay nadie pero al espacio llega Iván Azón. Sí, cuando todos los delanteros la quieren al pie, Iván Azón va al espacio. Sigo. Penetra en el área y cruza al palo largo con precisión de cirujano. Golazo. El VAR, que antes había sido favorable al Zaragoza, anuló el gol por fuera de juego. Gol anulado. Gol no sumado, pero anuncio de muchos goles. Como la acción de ayer, la llave del tesoro en forma de punto logrado en Fuenlabrada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión