Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza golea 0-4 al Calahorra en un partido de gran superioridad

Pombo, Igbekeme y Dwamena (2) anotaron los goles de un choque bien jugado en ataque por los aragoneses, que no sufrieron apenas en defensa.

Otro amistoso de verano, otra goleada del Real Zaragoza, otra muestra de afán atacante del equipo de Víctor Fernández, esta vez ante el Calahorra, de Segunda B, al que derrotó por 0-4 en su campo de La Planilla. Un paso adelante más en la preparación para la liga, que aguarda a solo 17 días vista. Víctor Fernández apostó por un once inicial basado en la gente del año pasado y dejó en reserva a varios de los nuevos fichajes. Pero, sobre todo, llamó la atención la escasa participación de Pep Biel, cuya salida del club aragonés está negociándose en las últimas horas en formato de traspaso con buenos réditos dinerarios.

Apabullante en ataque fue el inicio del partido del Real Zaragoza. A los 12 minutos ya ganaba 0-2 y su renta, en ese corto tiempo, bien pudo ser el doble. Con un hiperactivo Pombo, el único transferible que sigue jugando con Víctor Fernández a estas alturas del verano, las ocasiones ante el portero Zabal se acumularon sin parar. Fue precisamente Pombo el que abrió el marcador en el minuto 3, mano a mano y a placer, tras un toque sutil de Linares como asistencia al borde del área. El 0-2 lo firmó Ibekeme en el 12, después de una penetración sobresaliente de Soro por la derecha y un pase a la primera, del citado Pombo, que culminó el nigeriano con un chut raso certero. Entremedias, Linares, en el 8, forzó a Zabal a echar a córner un remate en el área chica; y Pombo, en el 10 y el 11, punteó más tantos con remates venenosos, uno que envió el guardameta local a saque de esquina con enormes apuros y otro, de rosca, que rozó el palo por fuera.

De repente, con una alineación zaragocista donde solo había un fichaje nuevo, Atienza atrás, el viejo Zaragoza del año pasado había decantado el partido hacia su lado con enorme solvencia. El Calahorra, que venía de empatar 0-0 en los dos anteriores amistosos ante el Huesca y el RZD Aragón (filial zaragocista), no pudo mostrar su solvencia atrás en esos antecedentes. Y el cuadro de Víctor puso en marcha un tramo de partido basado en el control, las combinaciones sencillas, en las que la profundidad ya no era lo prioritario. Los locales, aturdidos por el rodillo avispa (así vistió de nuevo el equipo aragonés en esta pretemporada), apenas llegaron al área de Cristian Álvarez en un córner sin peligro final. No hubo noticias en ataque del Calahorra durante toda la primera parte. Crstian Álvarez ni se despeinó hasta el último instante previo al descanso, en un remate flojo de José Ramón, sin riesgo.

Ros mandó en el centro siempre, excelente al corte bien secundado por Guti e Igbekeme. Los laterales, Delmás y Nieto, galoparon la banda cuando fue menester con intención. Por delante, un buen Soro y el ya ponderado Pombo abrieron el campo con naturalidad siempre. Faltó durante largos minutos más conexión en el área con un aislado Linares. Siempre se buscó el disparo lejano, por medio de Guti, de Delmás, y pocas veces llevar el balón dentro. Soro, en el 31, reactivó las ocasiones claras de los aragoneses, pero su chut a media altura, a pase de Guti, se marchó fuera por centímetros, cruzado. La segunda línea tardó una inmensidad en encontrar a Linares, que no asomó en el guión hasta el minuto 36 para envíar al poste un remate a bocajarro tras asistencia de Igbekeme. Fue el preámbulo de otro despertar súbito del instinto ofensivo zaragocista, pues Nieto se quedó delante del portero un minuto más tarde, también en un pase profundo del africano, pero su remate se estrelló en el cuerpo del portero de los riojanos.

El intermedio llegó con la sensación de haber vivido la mitad de un duelo muy desequilibrado, pues el Real Zaragoza fue infinitamente mejor y mas rentable que el Calahorra en todas las facetas del juego. Y, por la secuencia de los goles, tan tempraneros, la historia del choque fue muy líneal, sin hallar puntos de oposición firme en el adversario de Segunda B. Si Víctor Fernández, con su planteamiento de once inicial, pretendía que su defensa fuese presionada y exigida mínimamente más que en los fáciles días anteriores, el resultado no fue ese sino el inverso. A los Delmás, Atienza, Clemente y Nieto, en su rol de contención, los calagurritanos no les generaron dificultades jamás.

En el arranque del segundo tiempo, Atienza se quedó en la ducha y entró el filial Jesús Álvarez. Fue el único cambio de Víctor Fernández. En frente, Miguel Sola (ex jugador del Athletic de Bilbao y del Osasuna), el entrenador del Calahorra, tampoco varió en exceso su plan e introdujo solo tres sustituciones en la zona de medio campo. Y el juego se reanudó con los mismos ademanes que en el inicio del duelo. El Real Zaragoza salió mandando con poderío y Guti estuvo cerca del tercer tanto tras un centro al segundo palo de Nieto que el centrocampista remató de volea, a la primera, alto con todo a favor. Enseguida, Soro desperdició otra opción clara con un mal control in extremis en el punto de penalti, solo ante el arquero local. Y a continuación, en otro arreón tremendo de los avispas, Igbekeme forzó a Zabal a salvar el gol con un despeje a dos manos con un disparo desde el borde del área. El Zaragoza no daba oxígeno al Calahorra en ningún momento. El balón era solo de los aragoneses.

En el minuto 56, con algo más de media hora por delante, Víctor empezó a mover el banquillo y dio entrada a los esperados Dwamena y Luis Suárez. Además, puso a Nieto de central ante la merma de gente para ese puesto en estos momentos del verano. Y el efecto no tardó en llegar. Porque en el minuto 59, en el primer balón que tocaba, el ghanés Dwamena dejó su sello particular con el 0-3. Le hizo el desmarque al hueco a Pombo para que este le asistiera al espacio y el africano, mano a mano, con flema, batiera por debajo de las piernas al portero. Un golazo de los que se adivinan unos cuantos este año.

El Calahorra, abatido, cambió a todos sus hombres de tacada. Y Víctor fue goteando las permutas, dejando para el final llamativamente a P. Biel, cuyo traspaso está en la olla hirviendo en las últimas horas dentro de ese apartado de ‘indeseados’ del que ya advirtió el presidente Lapetra en Boltaña hace unos días. El partido bajó el pistón claramente. Como mandan las pautas de cada pretemporada. A Dwamena le quitaron la opción de repetir gol en el minuto 64 con un fuera de juego que no era por 3 metros. Increible el linier. La acción vino después de la única llegada con olor a gol del Calahorra, por medio del recién entrado Benito, al que se adelantó en su salida Cristian Álvarez con valentía.

El ensayo fue muriendo poco a poco sin sustancia destacable. El hilo de continuidad lo perdió progresivamente el mutado Real Zaragoza de la última media hora y todo se dio por bueno con lo visto con anterioridad, que fue bueno y vistoso por momentos. Pero, de ese estado de calma chicha, surgió una joya de gol, el 0-4, anotado de nuevo por Dwamena en otra muestra de su repertorio. Salió de campo propio en un pase largo pegado a la banda izquierda a toda velocidad. El portero Alegría fue a la búsqueda del balón dividido, pero el zaragocista fue, con diferencia, mucho más rápido y se lo llevó por encima del guardameta local. Tras controlar, a 45 metros y escorado, el ‘11’ del Real Zaragoza colocó la pelota rasa dentro del marco. Bello tanto para poner el punto final a un buen partido.

El equipo de Fernández, de medio campo hacia arriba, da muestras de creatividad, de buen manejo de la pelota, de olfato dentro del área. Otra cosa es lo que pueda dar de sí atrás. Ahí, seguimos sin noticias fieles por falta de fortaleza en los contrincantes elegidos para los partidos de pretemporada.

Ficha Técnica

CD Calahorra: Zabal (Alegría, 60); Cristian Márquez, Alberto Glez. (Echaide, 60), Rojas (Arana, 60), Morgado (Arellano, 60); Lozano (Cristian Fdez,, 46), Parla (Meoqui, 60); José Ramón (Yasin, 46), Goñi (Carralero, 46), Jorge Fernández (Benito, 60); y Chaco (Manjón, 60).

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Delmás, Atienza (Jesús Álvarez, 46), Clemente (Lasure, 56), Nieto; Javi Ros (P. Biel, 70), R. Guti, Igbekeme (Bikoro, 62); Soro (Luis Suárez, 56), Pombo (Baselga, 70); y Linares (Dwamena, 56).

Árbitro: Sánchez Murcia (Riojano). No mostró tarjetas.

Goles: 0-1, min. 3: Pombo. 0-2, min. 12: Igbekeme. 0-3, min. 59: Dwamena. 0-4, min. 83: Dwamena.

Incidencias: Tarde agradable en Calahorra, con 28 grados. El césped de La Planilla presento unas buenas condiciones. En las gradas, alrededor de 700 espectadores. El Real Zaragoza vistió de avispa. El Calahorra, camiseta roja y pantalón azul con medias rojas. El segundo tiempo se jugó con luz artificial.

Etiquetas
Comentarios