Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Casado recibe el alta y abandona el hospital

Tras pasar 15 horas ingresado en observación por un fuerte golpe costal, las pruebas médicas descartan cualquier lesión grave del lateral del Real Zaragoza.

Casado, en un lance del juego en La Romareda.
Casado, en un lance del juego en La Romareda.
Guillermo Mestre

Jorge Casado ya está en casa después de pasar 16 horas hospitalizado en observación como consecuencia de un fuerte dolor costal que le ocasionó un encontronazo con un rival del Real Oviedo al final del partido del domingo ante el Oviedo en La Romareda. Los médicos no han encontrado ninguna dolencia grave, como se temió en un principio, y el futbolista del Real Zaragoza permanecerá pendiente de evolución en los próximos días antes de su reincorporación al trabajo con el resto de sus compañeros, por lo que su convocatoria el próximo fin de semana de cara al partido ante el Rayo Vallecano está en el aire y es bastante improbable.

Casado fue ingresado en el Hospital Quirón tras abandonar los vestuarios de La Romareda en la noche dominical y allí fue sometido a diferentes pruebas para evaluar el origen del intenso dolor que sufría en la zona afectada y que generó una alarma seria en un principio, por cómo se produjo la dolencia en el costado del lateral madrileño. 

El '3' del Real Zaragoza salió al campo en el minuto 88, ya al final del duelo ante los asturianos, en sustitución de Lanzarote. Apenas pudo tocar cuatro balones en los 5 minutos reales en los que participó en el juego, pero fueron los suficientes para recibir un doloroso traumatismo en la parte derecha de su cuerpo en un choque con un rival tras un salto en la disputa de una pelota aérea en el centro del campo. Enseguida, Casado se echó mano al costado y pareció quedarse sin respiración. La jugada siguió mientras el zaguero zaragocista se quedaba parado y privado de poder correr. El partido continuó y el futbolista se reincorporó paulatinamente al discurrir del mismo, defendiendo como pudo los dos últimos ataques del Oviedo sobre el área de Irureta.

Cuando el árbitro pitó el final, Casado se quedó clavado en el campo, evidenciando que ese golpetazo le había hecho mucho daño en la zona de recepción del mismo. Tras la ducha, el cuerpo médico del Real Zaragoza no dudó en llevarlo al Hospital Quirón para verificar lo que sucedía, algo compatible con un problema de costillas o, incluso, en la zona renal.

Por fortuna, todo ha quedado en un gran susto y, con reposo y el paso de los días, el lateral zaragocista podrá volver a la normalidad si no surgen adversidades no previstas tras las diferentes pruebas médicas a las que ha sido sometido desde que concluyó el duelo ante el Oviedo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión