Fútbol
Suscríbete

fútbol

De La Romareda, a Pinilla: el fútbol aragonés revitaliza sus estadios

No solo el Real Zaragoza espera obras en su campo. A la renovación de La Romareda hay que añadir la prevista en Pinilla o las que anteriormente se acometieron en Tarazona, Barbastro o Utebo.

El boceto del nuevo diseño ha sido presentado por el CD Teruel y el Ayuntamiento se encargará de redactar el proyecto y de la ejecución
El boceto del nuevo diseño ha sido presentado por el CD Teruel y el Ayuntamiento se encargará de redactar el proyecto y de la ejecución

El fútbol aragonés evoluciona a la par que sus instalaciones. El Real Zaragoza y la SD Huesca -máximos representantes de la Comunidad- no son los únicos clubes que han remodelado o tienen previsto remodelar sus estadios. Son muchos los equipos que, debido al salto de nivel que han experimentado en los últimos años, también se han visto obligados a renovarse.

De hecho, si todo marcha según lo previsto, antes de que termine la presente década podrá decirse que todos los representantes aragoneses del balompié profesional cuentan con campos modernizados, adaptados a las exigencias -que no son pocas- de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Recreación de la nueva Romareda según el diseño del arquitecto César Azcárate
Recreación de la nueva Romareda según el diseño del arquitecto César Azcárate
HA

Además de La Romareda, que debería estar lista en la primavera de 2028, la siguiente gran obra prevista es la del Teruel, en Pinilla; pero el otro aragonés de la Primera RFEF, el Tarazona, igualmente le ha dado un lavado de cara al municipal.

Esta remodelación, ejecutada por el Ayuntamiento a través de un presupuesto que rondó los 575.000 euros, implicó el cambio de césped -del artificial se pasó al natural-; la ampliación del aforo, llegando hasta los 4.000 espectadores que requiere la RFEF; e instalación del perímetro de vallas publicitarias.

El municipal de Tarazona se estrenó en el derbi aragonés.
El municipal de Tarazona se estrenó en el derbi aragonés.
HA

El campo se estrenó, precisamente, en el derbi autonómico frente al CD Teruel, apenas 15 días antes de que en la ciudad mudéjar se presentase el proyecto del que será el nuevo Pinilla, campo que igualmente será reformado de manera integral para cumplir con las imposiciones federativas.

Según el boceto que sacó a la luz el Ayuntamiento turolense, este recinto ampliará su capacidad, pasando de 2.000 localidades a 3.300, y renovará sus vestuarios y la sala de prensa, ya que tanto el terreno de juego como la iluminación están en buen estado.

Las obras, que se cubrirán con un presupuesto de entre 3,5 y 4 millones de euros financiado por el Gobierno de Aragón y el propio Ayuntamiento de Teruel, comenzarán a finales de 2024 y se ejecutarán en tres distintas fases, con intención de que el equipo pueda seguir jugando allí.

Así, se espera que los rojillos estrenen campo en 2027. Ojalá que en Primera RFEF, aunque, a pesar de la reacción demostrada por el bloque desde la llegada de Raúl Jardiel al banquillo, la amenaza del descenso sigue acechando.

Sea como sea, nadie pone en duda la progresión experimentada por el Teruel en los últimos tiempos, con el ascenso a esa exigente Primera RFEF. Y tampoco se puede obviar el avance de los clubes de Segunda RFEF, con resultados deportivos y transformación de sus infraestructuras.

El Utebo, que marcha cuarto y con todas las opciones de disputar el ‘play off’ de ascenso, cambió recientemente el verde del campo de Santa Ana. Los trabajos fueron desarrollados por una empresa alemana (Polytan GMBH) por un importe de 270.900 euros, que permitió que la instalación cumpla los parámetros establecidos por la FIFA.

Xavi examinó el verde del municipal de Barbastro

Del mismo modo, la hierba natural del municipal de Barbastro también fue renovada el pasado verano por la empresa Green Nature. El mismísimo FC Barcelona de Xavi Hernández comprobó, en esa histórica eliminatoria de Copa en la que los altoaragoneses pusieron contra las cuerdas al conjunto culé, el buen hacer de un jardinero (Jorge Larrosa) que se hizo famoso por esas fechas y que trabaja para más equipos, entre ellos el Huesca.

Aspecto del césped del municipal de Barbastro, este jueves por la tarde.
El municipal de Barbastro renovó su verde el pasado verano.
HA

Allí, la última gran reforma se acometió en 2018. Tras el ascenso a Primera, el estadio fue remodelado casi en su totalidad para adaptarse a las necesidades de la máxima categoría y casi duplicar su capacidad (de 5.500 a 9.100). La obra, además de los graderíos, incluyó mejoras en los palcos de autoridades y los espacios VIP, la sala de prensa, la zona mixta, los bares y los aparcamientos.

Ahora, es el Real Zaragoza el que se prepara para esa revitalización de La Romareda que también debe suponer un impulso hacia el ansiado regreso a Primera.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión