Deportes

REAL ZARAGOZA

Fría acogida de la promoción de entradas para el Getafe

Lo que intentó ser una iniciativa por aunar fuerzas y apoyo al equipo ha quedado en segundo plano tras la dimisión del equipo de trabajo encabezado por Salvador Arenere.

Fría acogida de la promoción de entradas para el Getafe

Las entradas para presenciar el crucial encuentro que el Real Zaragoza disputará el próximo sábado en La Romareda, a las 18.00, ya está a la venta. Con un precio que oscila entre 5 y 15 euros, siempre que la localidad sea retirada por un abonado, la iniciativa ha tenido un escaso éxito en su primer día de funcionamiento. A penas una veintena de personas aguardaban su turno en la apertura de las oficinas del club, situadas en el número 6 de la plaza de Eduardo Ibarra. Lugar en el que se despacharán los 'tickets' hasta el próximo viernes.

La intención de llenar el estadio municipal y brindar apoyo al equipo, sumergido en una devastadora racha que se traduce en la consecución de un pírrico punto de los últimos 30 disputados, se ha visto totalmente superada por el cisma creado en la institución tras la dimisión del equipo de trabajo encabezado por Salvador Arenere. El que fuera consejero delegado de la entidad blanquilla por un periodo de diez días aterrizó en el cargo con el firme propósito de lograr la unión de todos los sectores del zaragocismo en pos de la salvación. Un discurso en el que incluyó, como una de sus prioridades, generar en el vetusto campo de fútbol zaragozano “una caldera insoportable” para el rival.

Con el ex consejero delegado ya fuera del órgano rector y la más que probable organización de un acto para mostrar el enfado de la afición aragonesa ante los últimos acontecimientos acaecidos, la atención se centra en saber si la previsible mayor afluencia de público serviría para lograr una mayor concentración de zaragocistas críticos. Como era inevitable, el debate sobre la actualidad del club amenizaba la corta cola de espera por el papel.Atmósfera esperada

Alfonso y Carlos, dos abonados que acudieron a primera hora a comprar su entrada para el sábado, organizaron una pequeña tertulia a la salida de las oficinas del Real Zaragoza. Los dos seguidores coincidían en un planteamiento, a pesar de la escasa repercusión que la promoción ha tenido en su primera fecha conseguirá llevar más gente de la habitual a La Romareda. “Al final la gente acaba viniendo”, subrayaban ambos seguidores.

Sus diferencias, sin embargo, radicaban en el ánimo que esperaban para el sábado. Carlos, más crítico, creía que la dimisión de Arenere serviría como detonante para que la gente mostrara su enfado por la situación general. “Cada día hay una noticia peor y todo el mundo acaba hartándose”, esgrimía. Alfonso, por su parte, reconocía sentirse “apenado” por el devenir de la situación aunque se resignaba ya que, en su opinión, “la empresa es de Agapito y, al final, es el que hace y deshace porque es suyo”.

De lo que parecieron olvidarse ambos contertulios era de la supuesta intención de la promoción, el sumar apoyos al equipo. La mala imagen ofrecida en Santander y la ausencia de fichajes han minado seriamente la moral zaragocista, que ve el futuro deportivo negro. “Hay ganas de que ganen, pero no sé como acabará todo esto...", apuntó Carlos.

Etiquetas