Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

S. D. HUESCA

En la élite, 50 años despues

El pulso de la ciudad lleva varias semanas acelerado, en espera de que hoy el balón adquiera protagonismo con el arranque de la Liga para la Sociedad Deportiva Huesca. El equipo se estrena en Segunda frente al CD Castellón. El Alcoraz puede registrar el primer lleno de la temporada

El pulso de la ciudad lleva varias semanas acelerado, en espera de que hoy el balón adquiera protagonismo con el arranque de la Liga para la Sociedad Deportiva Huesca. Un remozado Alcoraz puede dar cabida a 5.000 fieles, en el que sería el primer lleno de la temporada. Enfrente, el Castellón de Abel Resino, un convidado con peso específico.

La ciudad respira alegría por el retorno de su equipo a la división de plata del fútbol español. Un regreso que se va a materializar a las seis y media de la tarde. Muchos son los aficionados que no quieren perderse el estreno. Más de 3.500 seguidores constituyen, de momento, la masa social de la entidad azulgrana. Datos que hacen presagiar un lleno en el estreno de la campaña.

El técnico Antonio Calderón tiene su once perfilado, después de unas semanas en las que ha dado mil vueltas a la pizarra para estudiar la amplitud de todos los perfiles. En la portería, todo hace indicar que será Eduardo su primer inquilino. La línea que menos dudas ofrece es la defensa, en la que Camacho, Chechu Dorado, Corona y Roldán aparecen como primeros moradores. Todo ello sujeto a que Dorado se encuentre en plenitud de condiciones. En caso contrario, tanto Sobregrau como el propio Borrego se presentan como alternativas válidas.

Un eje bien definido

El eje de la línea medular también parece tener dueño y más con la lesión de Sorribas y a la espera de lo que ocurra con Luis Helguera. Sastre y Erice se entienden bien. E primero tiene la virtud de simplificar el fútbol, de elegir casi siempre lo mejor. Y Erice, que también domina tácticamente esa zona del campo, asume con mucha lógica cuándo debe ayudar a crear o aportar equilibrio.

Las bandas han sido la zona más abierta del plantel. Rodri podría haberle ganado la partida a José Vegar por la izquierda, mientras que Lalo, Vara y Ramón pelean por el flanco derecho, quizá con más opciones para el primero.

Arriba y, sobre todo en casa, el dúo Roberto y Rubén Castro admite poca discusión. De la capacidad de retroalimentación entre ambos depende buena parte el futuro del Huesca. Son dos jugadores, a priori, extraordinariamente complementarios. Si las lesiones les respetan y ellos se van creciendo, el año puede ser precioso.

El Castellón, con Abel Resino en el banquillo y cuatro bajas en sus filas, mantiene en buena medida el bloque de la temporada pasada. Mario Rosas es el cerebro del equipo albinegro y Gabi Uranga, uno de sus hombres más incisivos en la mediapunta. El año pasado estuvieron cerca de meterse en la lucha por el ascenso a Primera, pero no llegaron a coger la estela de los Numancia, Real Sociedad y Málaga.

Etiquetas