Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

VOLEIBOL

El sello de Abel

El central Abel Bernal es un consumado especialista en el arte del saque. Su aportación sobresalió en el duelo contra el Cuneo que cerró la 'Champions'.

Bernal se eleva poderoso ante el bloqueo de Mastrangelo.
El sello de Abel
CEV

Al balón hay que mimarlo, acariciarlo, domarlo. Y al servicio de un enérgico pegador, la pelota responde como quiere el amo: se clava. Suerte, casualidad, destreza, arte? "Muchas horas de entrenamiento", confiesa Abel Bernal. El central madrileño ha pulido en su trayectoria deportiva uno de los fundamentos más determinantes del juego del voleibol, el saque. Y su confianza en el golpeo del esférico fue vital para el rendimiento global del CAI Teruel en Cuneo, ante el Bre Banca Lannutti, en la sexta y última jornada de su segunda 'Championes League'. El balón entró en el lugar preciso y dañó la recepción local, especialmente en el primer set que se ganó con un juego sólido, tuteando a todo un gigante del voley internacional. El sello de Abel Bernal quedó impreso en cada bola que llegó a sus manos, como el nombre del CAI Teruel en la lista que anuncia los ocho participantes en la Copa CEV. El conjunto aragonés celebró su vigésimo partido en competición continental con su continuidad en los cuartos de final de la UEFA del voleibol. No cumplió el plan de trabajo inicialmente marcado, un histórico pase a la segunda ronda del torneo que reúne a los grandes, pero su presencia en el segundo campeonato continentel, al que también accedió la pasada temporada, confirma su ansia por seguir madurando como conjunto. Hoy conocerá el nombre de su rival: dos polacos -Zaksa Kzedzierzyn Kozle y Asseco Resovia Rzeszow-, un francés -Arago de Sete- y un turco -Ziraat Bankasi Ankara-. "Sería muy bonito dar un paso más, alcanzar las semifinales. Aunque difícil; a priori, el francés es más asequible; los otros adversarios son atractivos: equipos de ligas competitivas y con aficiones muy entusiastas", valora Bernal.

El CAI abandonó ayer a las diez de la mañana el funcional hotel Navaze-te, de privilegiada panorámica. El despertar con los Alpes Marítimos enfrente resulta más placentero, sobre todo, si el CAI es sabedor de que Europa continuará tiñéndose de naranja. "Pasamos a CEV, que es lo importante. Logramos un punto de oro contra Cuneo en casa, superamos con suficiencia al Kragujevac? Quizá nos quedó una sensación agria por la imagen que dimos contra el Noliko; teníamos que haber hecho más", reconoce Bernal.

Hace diez temporadas que el jugador empezó a pulir su servicio desde la línea de fondo de la pista en la Textil Santanderina de FEV. Sin máquinas de saque, las interminables series en los entrenamientos lo han convertido en un consumado especialista en los clubes que han gozado de su privilegio: Almoradí, Oviedo y, las últimas cuatro campañas, pieza imprescindible en los esquemas del Tarragona SPiSP. Los problemas económicos del club lo colocaron en el mercado. El CAI no dudó en pescar a un hombre tranquilo, observador, camarada de ley, trabajador sin límite y con un potencial tremendo lejos y cerca de la red.

A Bernal no le tembló la mano el miércoles en el Palazzetto dello Sport. "Era un partido par arriesgar porque si le regalas el saque al Cuneo te monta el ataque y te destroza. Me sentía bien con el balón y extramotivado. Cuento con la confianza de mis compañeros, del entrenador, de que lo voy a hacer bien. Jugamos un muy buen primer set: sin presión, alegre, disfrutando del voleibol", detalla el central, que también explota en la red un poderoso remate al primer tiempo. "Al principio estaba un poco desajustado con Guille (Hernán), pero cada vez hay una mayor compenetración porque es un gran colocador", resalta. Y trata que mejorar sus números en una faceta en la que el Cuneo el miércoles lo bordó: el bloqueo. "Sé que no doy tanto como podría, es mi gran hándicap", confirma. Mastrangelo, Gigi, 'il Maestro', el arrogante ídolo italiano, como un chaval como 35 años, se superó: 8 de los 19 bloqueos que hizo el conjunto piamotés (los que culminó el CAI) tuvieron la firma de este artista, elegido MVP, dentro y fuera de la pista. Los italianos son unos virtuosos en presionar a los árbitros. "Protestaron bastante nuestro saque. El árbitro marcó un aviso por demora; son ocho segundos para colocarte y servir. Apuro un poco, pero no se suele pitar. Luego sacaron la tarjeta a Óscar (Novillo)...", desarrolla Bernal. Gestos, miradas desafiantes, desplantes... El CAI no remató los finales de set; el Cuneo, sus estrellas, 'Mastro', no perdonaron.

La niebla envuelve la autopista hacia Milán. El chófer del autobús, siete años conduciendo al Cuneo, recuerda los tiempos pretéritos, gloriosos, de la escuadra piamontesa con otro monstruo del voleibol internacional: el opuesto Rafa Pascual. El aeropuerto de Malpensa espera al CAI que hoy conocerá su nuevo destino europeo para febrero. El presente tiene nombre, Vecindario. La Superliga que le ha colmado de felicidad regresa mañana en la localidad grancanaria. Un partido que volverá a exigir el mejor repertorio de Bernal y sus compañeros ante el anfitrión de la Copa del Rey.

Etiquetas