Despliega el menú
Deportes

CAI ZARAGOZA

El puzle va tomando forma

Al CAI le quedan por fichar al base y al 'cinco' titular, además de otro pívot. El equipo se va perfilando.

Cuatro seleccionables como mínimo y dos extracomunitarios como máximo. Esas premisas con las que todo equipo de ACB debe confeccionar su plantilla, hacen que el CAI ya vaya perfilando su puzle una vez que ha contratado a tres jugadores en lo que va de verano. La llegada de Miso, Toppert y Riera, unida a los cinco hombres que se mantienen de la campaña pasada (a expensas de lo que ocurra con Roberto Guerra), hacen que el club aragonés solo necesite tres refuerzos más. Eso sí, son fichajes más que importantes, puesto que restan por contratar el base y el 'cinco' titulares, además de otro hombre alto. De esos tres, solo uno podrá ser extracomunitario y otro, presumiblemente un pívot, tendrá que ser obligatoriamente español.

La mayor de las incógnitas que quedan por resolver en el conjunto zaragozano es en qué puesto se 'gastará' la otra plaza de extracomunitario. Con la continuidad del australiano Barlow, que ocupa uno de esos puestos de extranjero, el otro será o bien el base o bien el pívot titular. Debe ser una figura desequilibrante y, por ello, la entidad rojilla sigue dándole vueltas a la decisión.

Y es que todo apunta a que esa apuesta se tomará por descarte. Es decir, si la Dirección Deportiva encuentra un director de juego o un 'cinco' de garantías que sea comunitario, entonces la plaza de 'extranjero' se gastará en el otro puesto. De esta manera, es casi seguro, salvo sorpresa, que el otro refuerzo interior será un pívot nacional, ya que el CAI necesita otro seleccionable para cubrir el cupo.

Por puestos la cosa está clara. De momento el equipo solo cuenta con un base, con Joan Riera, quien llega como segundo director de juego. De esta manera, a Abós le hace falta un líder que dirija los movimientos del grupo. No será nacional y deberá acaparar un gran número de minutos. Dependiendo de su nombre y del rendimiento de los bases, el escolta Andrés Miso podría ejercer de 'uno' si las circunstancias y el entrenador lo consideran conveniente.

En el juego exterior es donde está todo decidido. Miso y Toppert llegan para completar junto a Paolo Quinteros y David Barlow un perímetro en el que hay un poco de todo. Hay un 'uno-dos' como Miso, un 'killer' como Quinteros, un tirador nato como el americano con pasaporte alemán y un 'tres' alto capaz de jugar al poste como Barlow.

Guerra o un cupo seleccionable

Todo apunta a que el quinto alero será un 'cupo', es decir un jugador seleccionable cuya participación parece que será testimonial. El club ya ha comunicado que no cuenta con Roberto Guerra, pero si el jugador no encontrara una salida podría ser él. En el caso de marcharse, el más lógico, se ficharía un nacional o se otorgaría esa ficha a un joven vinculado.

En cuanto al juego interior es donde más refuerzos deben llegar. Actualmente el conjunto de Abós solo cuenta con los renovados Rafael Hettsheimeir y Darren Phillip, más lo que pueda aportar Barlow, por lo que falta un 'cinco' de referencia y otra ayuda en el poste bajo.

El primero de esos fichajes, pieza clave en el futuro zaragozano, podría ser extracomunitario siempre que el base titular sea comunitario, o a la inversa. El otro, sin embargo, deberá ser español, ya que únicamente hay tres seleccionables: Miso, Riera y Guerra (o su sustituto).

El puzle va tomando forma y las características de los que faltan se conocen bien. Ahora se trata de acertar con los nombres.

Etiquetas