Despliega el menú
Deportes

S. D. HUESCA

El Huesca planifica la próxima temporada

Confirmada la permanencia, el club azulgrana ataca varios frentes; entre ellos, la identidad del entrenador o las renovaciones.

Joaquín Sorribas se saluda con una aficionada en el regreso del Huesca de tierras gallegas.
El Huesca planifica la próxima temporada
RAFAEL GOBANTES

El final de esta temporada no conlleva que el Huesca se marche de vacaciones. Ni mucho menos. La planificación de la próxima campaña ya está en la cabeza de todos y desde ya se encuentran abiertos todos los frentes. Dentro de un mes, en torno a la fecha del 20 de julio, está fijado el comienzo de la pretemporada y, para entonces, se deben haber cerrado apartados fundamentales que atañen al cuerpo técnico, renovaciones, bajas y, por supuesto, fichajes. Por no hablar de la campaña de abonados, presupuestos y otros aspectos de importancia capital para la tercera campaña en la categoría de plata.Entre las prioridades se halla la identidad del próximo entrenador: Antonio Calderón o un sucesor. La continuidad del gaditano parece muy en el aire a raíz de sus propias declaraciones; ha insistido en que le queda un año de contrato, si bien podría hacer uso de una cláusula que le dejaría libre. A falta de que club y entrenador pongan en común sus puntos de vista, han saltado algunos nombres de futuribles, caso de Eusebio Sacristán, ex del Celta, Onésimo, entrenador del ascenso, o Pepe Mel, cesado este año en el Rayo, club para cuyo banquillo sonó además el propio Calderón.

Si contar con entrenador es un primer paso, luego hay que centrarse en el capítulo de las renovaciones y bajas. Casi todo el plantel termina contrato el 30 de junio: Miguel, Doblas, Larrosa, Robert, Paco, Corona, Dorado, Helguera, Sorribas, Vegar, Gallardo, Moisés, Neru y los brasileños Gilvan y Rodrigo. Vicente tenía opción de otro año más. Por su parte, Sastre, Camacho, Víctor Pérez y Mikel Rico firmaron hasta 2011 y regresarán a sus clubes los cedidos Juanma y De la Vega (Rayo), Iriome (Tenerife) y Rubiato (Cádiz).

El Huesca ha de establecer una lista de prioridades con el agravante de que es probable que algunos clubes de superior envergadura intenten llevarse a algunos de los futbolistas más destacados. El más claro ejemplo es el de Doblas, cuya salida es segura ante el interés de Real Zaragoza, Betis, Xerez o Levante. Uno de los que terminan contrato, el intocable Dorado, está en la agenda del Tenerife y parece que también está fuera, mientras que se ha hablado en el entorno azulgrana de la posibilidad de que Camacho, Rico o Gilvan puedan cambiar de aires. Lo mismo sucede con Lluís Sastre, natural de Binissalem y que aparece en la órbita del Mallorca, o con Borrego, que también abandonará el Huesca, posiblemente con destino a Chipre.

Asimismo, se ha de dilucidar el futuro de veteranos como Robert, Corona, Helguera o Moisés. Ante la eventualidad de la marcha de Doblas, aparece un nombre clásico, el de Jesús Cabrero, que ha rayado a gran nivel en el Albacete y termina contrato. Puede ser la oportunidad de que culmine su deseado regreso. Otro ex cuyo nombre ha aparecido en los mentideros sería el del delantero Roberto García, ahora en el Nástic.

Por otro lado, el club azulgrana ya conoce los rivales a los que se enfrentará la próxima temporada después de que ayer confirmaran su ascenso el Barcelona B y el Alcorcón, que se suman así a Granada y Ponferradina. Han bajado de Primera el Valladolid, el Tenerife y el Xerez.

Etiquetas