Despliega el menú
Deportes

EUROBASKET

Cumbre para despejar las dudas

Presidente de la FEB, seleccionador y capitán mostraron su optimismo y unidad tras el inoportuno tropiezo ante Turquía.

La selección española de baloncesto se entrenó ayer al completo pensando en el partido de hoy contra Lituania y en la confianza de que, según el capitán Juan Carlos Navarro “todo va a ir bien a partir de ahora”. Pero desde la derrota ante Turquía hubo reuniones, diálogos y demás ‘cumbres’ para tratar de despejar las dudas que aparecen en la selección. Ese parece el motivo de que comparecieran ante la prensa el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez, el seleccionador Sergio Scariolo y el capitán Navarro.

“Nos hemos reunido los jugadores y hemos dicho que esto no puede acabar así. Debemos creernos que somos buenos, porque realmente somos buenos”, declaró Navarro.

Sea como fuere, ayer se pudieron apreciar muchas más sonrisas en el rostro de los jugadores. Incluso en los tiros finales del entrenamiento con los piques y las competiciones por grupos que siempre caracterizaron a este equipo. Da la sensación de que la reunión mantenida por los jugadores ha servido para liberar tensiones y para que todos sean más optimistas y crean en sus posibilidades.

Pero lo importante eran las palabras. El presidente José Luis Sáez afirmó en los complicados momentos que vive el equipo nacional que el objetivo “está vivo” y que “el trabajo, compromiso, calidad y talento de los jugadores están fuera de toda duda”.

“El campeonato de Europa está siendo largo y duro, pero nuestro objetivo sigue vivo. Ahora tenemos dos partidos complicados y difíciles y nuestro apoyo y confianza es total tanto en el cuerpo técnico como en los jugadores”, comentó Sáez. “El trabajo, compromiso, calidad y talento de los jugadores están fuera de toda duda. Debemos seguir trabajando dentro del concepto de unión que siempre ha caracterizado a la selección. Estamos en un momento difícil y complicado, pero no definitivo y debemos ir con nuestros objetivos paso a paso”, añadió.

Por su parte, Sergio Scariolo, entrenador de la selección española de baloncesto, se ratificó en la decisión tomada en los últimos segundos contra Turquía de que se la jugara Sergio Llull. Comentó que “los fallos y la presión han cargado la mochila” del equipo y afirmó que el camino “es ahora más difícil pero sigue abierto”.

“El equipo no está jugando como esperábamos”, dijo de entrada Scariolo, “pero hemos tenido una difícil preparación y no hemos podido ensayar cosas que teníamos que hacer en la pista. No es una excusa y menos después de una derrota”.

“Tenemos que esforzarnos todos un poco más. Tenemos que intentar correr un poco más forzando al rival. Tenemos que mejorar la fluidez del juego a través de un mejor uso del pase. No hemos podido probar, pero ahora es momento de hacerlo con consistencia”, añadió el técnico.

“Quizá hemos malinterpretado el aspecto psicológico. En la preparación jugamos sin presión, con chispa y alegría. Cuando hemos llegado al campeonato ha llegado la presión y los fallos en los tiros y se nos ha cargado la mochila”, indicó Scariolo.

Las declaraciones de Marc Gasol, nada más terminar el partido, al respecto de que el balón decisivo no debía jugarlo un joven recién llegado y de Pau Gasol, respecto al trato arbitral de unos y otros jugadores, crearon cierta polémica.

“Ambos jugadores me han dado una explicación de que sus opiniones nada tienen que ver con la decisión técnica tomada. Acepto, respeto y entiendo las explicaciones que también han hecho extensivas a sus compañeros”, observó.

 

Estos incidentes pueden dar una imagen equivocada de falta de comunicación o de confianza dentro del equipo. “En ningún momento ha habido falta de confianza o de comunicación en el seno del equipo, pero tampoco podemos correr detrás de todos los rumores que haya al respecto”, comentó.

“Por clasificación y calendario estamos en plena disposición de seguir hasta el final. Viendo a nuestros rivales, si conseguimos mejorar, no veo a ninguno al que no podamos ganar. Todos confiábamos en tener más victorias a estas alturas, pero ahora debemos centrarnos en ganar más partidos”, declaró.

“No hay problemas internos”

Mientras, su capitán Juan Carlos Navarro, capitán de la selección española de baloncesto, apoyó públicamente la actuación de todos, entrenador y jugadores, en el partido contra Turquía, reconoció que el “equipo no estaba jugando bien” y afirmó que creían ser merecedores del “beneficio de la duda”, con vista a los próximos compromisos.

“No tenemos ningún problema interno y sigue existiendo el buen rollo habitual. Ahora es cuando debemos demostrar si somos un buen equipo o no, pero creo que en estos últimos años nos hemos ganado el beneficio de la duda. Tenemos que jugar con más chispa”, subrayó Navarro.


Etiquetas