Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ASCENSO A SEGUNDA

Comienza el segundo asalto

El Huesca inicia la disputa de su segunda fase de ascenso en el campo de los catalanes. Los azulgrana buscan un buen resultado para sentenciar en la vuelta en el Alcoraz.

Meses de trabajo, dos entrenadores, altos y bajos, los 20 goles de Roberto… Todo desemboca en los dos próximos partidos de la Sociedad Deportiva Huesca. Y, es de esperar, en otros dos más. Comienza la fase de ascenso a la Segunda División, y el enorme salto cualitativo que ha dado el club azulgrana en los últimos meses permite que se trate de la segunda consecutiva. Un lujo al alcance de muy pocos que se debe valorar en su justa medida. El año pasado se eliminó al Palencia y el Córdoba detuvo el sueño; ahora, espera en la primera eliminatoria el Gavá. La ida se juega hoy en el campo de La Bóbila (19.00) y todo se decidirá el próximo domingo en El Alcoraz (18.30).

Al menos, esa es la idea del técnico Onésimo Sánchez, que se muestra convencido de que nada quedará sentenciado esta noche. El Huesca acude en busca de un buen resultado y anuncia que saldrá desde el inicio a por el triunfo. Si sirve de algo lo acontecido en la liga regular, los oscenses perdieron a domicilio en campos de estrechas dimensiones y ante rivales aguerridos, una característica que no acompaña a los conjuntos catalanes. Bien lo saben los altoaragoneses, que se presentan en el instante decisivo en un buen momento anímico tras los dos últimos triunfos. Olvidado parece el bache que casi les arranca del "play off".

Los azulgrana partieron ayer a las 16.15 desde el Alcoraz y la pasada noche durmieron en Castelldefels. La expedición la componían 17 jugadores ya que se unió a ella el defensa Paco Borrego. El andaluz iba a ser en principio baja junto a Rigo, Dorado, Neny y Pereira pero ayer se entrenó con relativa normalidad. No obstante, Castán comparecerá en el centro de la defensa junto a Corona. El resto del once será el de gala.

Mientras, el Gavá destila optimismo. Se ampara ese sentimiento en su buena trayectoria en casa, donde solo ha perdido un partido y acumula ocho sin recibir un gol, y en vídeos como el del Huesca-Lemona (0-3), ese partido en el que según Onésimo se jugaba a las seis y el equipo llegó a las seis y cuarto. Pero los catalanes, terceros en su grupo, poseen otros buenos argumentos. Un equipo veterano con futbolistas de experiencia en categoría superiores como Unai y el peligro arriba de Gerard Bordas, Manga y Joel. Su campo, La Bóbila, cuenta con gradas laterales y una pista de atletismo. No suelen acudir más de 800 espectadores, aunque el club se ha encargado de atraer la atención de sus aficionados.

El que no estará solo es el Huesca. Más de 500 aficionados respaldarán a los suyos por medio de cuatro autocares y multitud de vehículos particulares. Los autobuses parten a las 9.30 de la Estación Intermodal y la "Marea Azulgrana" tratará de provocar el mismo efecto positivo que el de los partidos de Tafalla o Pamplona. Más lejos habrá que ir si se supera esta eliminatoria; esperarán en la definitiva el Deportivo B o el Écija, que se enfrentan esta tarde en La Coruña (18.00).

Etiquetas